El año de Alberto Fernández en números: dólar, salario y tarifas

Tal como explicó el economista Gustavo García Zanotti, la dinámica de precios relativos es una herramienta clave para conocer la distribución del ingreso entre capital y trabajo lograda por el gobierno de turno, en el marco de las disputas sectoriales, y también del excedente económico entre los distintos sectores del capital.

Esta semana, Eco Go publicó un cuadro en el que mostró la dinámica de los precios relativos entre 2001 y 2020. Aunque solo llegó hasta noviembre del 2020, el trabajo de la consultora dirigida por la economista Marina Dal Poggeto permitió comparar los desempeños de los distintos gobiernos durante ese período.

Dólar hoy e inflación post Cambiemos

La gestión Fernández mostró dos cosas, además de una caída relativamente leve del salario en un marco de pandemia en el que el PBI llegó a caer 25% entre marzo y abril, y una mejora también leve en las jubilaciones: por un lado, una clara intención de pisar las tarifas, que cayeron 14,7% contra la inflación. Por el otro, una dinámica del tipo de cambio que buscó cierta sostenibilidad, más allá del crecimiento brutal de la brecha cambiaria, en el que hubo una apreciación leve, de 1,5%.

El politólogo y docente de Flacso, Hernán Herrera, señaló: «Creo que aplicó el peronismo posible. A pesar de la pandemia, se buscó pisar tarifas y subir jubilaciones mínimas, cosa que  por otra parte es imposible de lograr sin crecimiento de la actividad. La realidad lo obligó a no atrasar el dólar y en este caso no fue ancla de la inflación. Con el macrismo, el dólar sufrió los shocks externos producto de las inconsistencias macro y de la volatilidad dada por la especulación. Y las tarifas volaron».

Tarifas y especulación en el gobierno de Macri

El trabajo publicado por Eco Go mostró en ese sentido que durante el período 2015-2019, bajo el gobierno de Cambiemos, las tarifas crecieron 8,2 veces, más que duplicando la suba de la inflación, que fue de 3,96 veces. El dólar también creció por encima, con un incremento de 5,24 veces. Pero hacia dentro del período se observa una dinámica interesante: en la primera mitad, entre 2015 y 2017, el dólar cayó 11,5% contra la inflación, lo que permitió la mencionada especulación financiera.

Con el dólar quieto y tasa positiva, se reactivó la bicicleta financiera. Luego, la «inconsistencia» generada por el atraso del dólar y el crecimiento de los pagos de intereses de deuda externa, con una fuga desbocada, como parte final de la bicicleta, generó la devaluación. El salario terminó mostrando una caída de 20,7% entre 2015 y 2019. Y la jubilación otra de 17,4%, siempre según los números mostrados por Eco Go.

Herrera agregó al respecto: «Una pregunta interesante es qué politica se hace para llevar adelante la estructura de precios relativos. Si el Gobierno es liberal, se van a disparar las tarifas, lo cual es perjudicial para el conjunto. Si eso está acompañado con un shock de deuda, que no es infinita, en un punto va a explotar. Si son inconsistentes, los precios relativos van a punto disfuncional para fines productivos. Es lo que le paso al macrismo. Los precios relativos deben generar consumo, que es el motor del crecimiento. Pero hay que lograrlo sin pasarse. En esa discusión política estámos y los actores juegan».

Algo de eso parece haber ocurrido durante el kircherismo entre 2006 y 2015. La mejora salarial fue extraordinaria en el período: alcanzó el 48,5% real, según la estimación de Eco Go. La jubilación mínima creció 43,8% real. Pero las tarifas cayeron 54,8% y el dólar se atrasó 33,4%. Ganaron los ingresos fijos y perdieron los de las empresas exportadoras y de servicios públicos. Actores que luego se vieron beneficiados durante el período 2005-2019.

Baenegocios.com


Related posts