El bajo precio del cobre y los efectos del COVID-19 golpean a Codelco

Un difícil primer trimestre tuvo Codelco, teniendo que enfrentar el bajo precio del cobre y los efectos del COVID-19.En este contexto, durante los primeros tres meses del año, la minera estatal reportó excedentes (resultados antes de impuestos a la renta e ítems extraordinarios) por US$54 millones, lo que representa una caída de 85,5% en comparación con los US$372 millones del lapso enero-marzo 2019.

La estatal explicó mediante un comunicado que los excedentes estuvieron fuertemente afectados por los efectos económicos derivados de la crisis sanitaria, a través de un menor precio del cobre de casi 10% (US$2,49 la libra promedio en el primer trimestre de 2020 contra US$2,72 en el mismo período de 2019) y del precio de subproductos, como el molibdeno, que disminuyó un 18,1%, al pasar de US$26 el kilo a US$21,3 este año”.

“Una mejor gestión y la mayor continuidad operacional de las instalaciones lograron compensar, en parte, el mal escenario económico mundial, por lo que la estatal, finalmente, generó US$54 millones de excedentes en el primer trimestre”, añadió Codelco.

Respecto al complejo escenario actual, el presidente ejecutivo, Octavio Araneda, enfatizó que “en Codelco estamos con el pie en el acelerador para seguir transformándonos y ser más competitivos. Continuaremos concentrados en proteger la salud y la seguridad de nuestros trabajadores y trabajadoras, y mantendremos el foco en las nuevas formas de operar que estamos impulsando y en la continuidad de marcha, con dos objetivos fundamentales: aumentar nuestro aporte al país y velar por la salud financiera de nuestra empresa para darle sostenibilidad por otros 50 años”.

Producción

En medio de la pandemia del COVID-19, Codelco ha mantenido la continuidad operacional en sus operaciones, pero adoptando estrictas medidas de seguridad. Lo anterior, se ha traducido en la disminución de sus dotaciones en faenas, la implementación del teletrabajo y la sanitización frecuente de los espacios comunes. Además, dispuso el distanciamiento en todas las áreas, el uso permanente de mascarillas o respiradores, el control preventivo de la temperatura y la realización de una encuesta de salud por parte del personal en el inicio de cada turno.

Bajo este escenario de continuidad operacional y un mayor tratamiento en las plantas explican una mayor producción de 5,7% (19 mil toneladas más) respecto al mismo período de 2019, para llegar a 361 mil toneladas durante los tres primeros meses de este año.

En tanto, el costo directo, C1, bajó en 2% al alcanzar 132,7 centavos de dólar la libra (c/lb), cifra que se explica por la mejor continuidad de marcha de las fundiciones, lo que impacta positivamente en la cartera de productos; un dólar más alto, la mayor producción y el incremento en la venta de subproductos.

El costo neto a cátodo, C3, por su parte, tuvo una importante disminución de 26% respecto del mismo período del año anterior, con 182,9 c/lb, que se explica por las mismas razones anteriores, a las que se suman los menores gastos no operacionales. Además, la base de comparación del año pasado incluye los efectos de las negociaciones colectivas realizadas con nueve sindicatos, en las que se alcanzaron acuerdos con una vigencia de 36 meses.

Portal Minero


Related posts