El Banco Central habilita a bancos a migrar encajes de Leliq a bonos del Tesoro

El Directorio del Banco Central habilitó a los bancos a migrar parte de los encajes que hoy tienen colocados en Leliq a bonos del Tesoro en moneda local con duración mínima de 180 días. Se trata de una medida que apunta a llevar mayor liquidez al mercado de deuda pública, en la antesala de un tercer trimestre en el que el Gobierno enfrenta un abultado calendario de vencimientos por alrededor de $1,3 billones.

“La decisión tomada por el Directorio del Banco Central de la República Argentina, en línea con las prácticas internacionales, busca generar un mercado líquido y profundo para los títulos públicos, fundamental para el óptimo funcionamiento del mercado de capitales”, señaló la entidad en un comunicado.

Ocurre que, en la actualidad, los bancos pueden cumplir con los requisitos mínimos de liquidez que establece el BCRA con fines prudenciales (conocidos como encajes) mediante depósitos en cuenta corriente, Leliq y el bono a tasa fija TY22P. Con esta decisión, el porcentaje de los encajes integrables en Leliq también podrá emplearse de forma voluntaria en la suscripción primaria de bonos del Tesoro en pesos con duración mínima de 180 días.

“Estará en las decisiones de cartera de las entidades financieras hacer o no uso de esta opción que diversifica la composición de sus activos”, destacó la autoridad monetaria. Los encajes integrados en Leliq representan actualmente el 10,3% del total de depósitos en pesos, unos $725.000 millones.

A la fecha, las Leliq tienen un rendimiento nominal anual del 38% y su renovación es mensual. En la última colocación de la Secretaría de Finanzas, por caso, las Letras a Descuento (Ledes) con vencimiento el 30 de noviembre (186 días de plazo) cerraron con una tasa de corte del 40,81% nominal anual. “Es un mecanismo voluntario que, en función de las tasas del BCRA versus las del Tesoro, los bancos evaluarán cuándo y cuánto utilizar”, le dijeron desde Economía a Ámbito. Con todo, en el mercado señalan que se trata de dos perfiles de riesgo distintos para las entidades financieras, por lo que su efectividad dependerá de los intereses que Finanzas ofrezca en adelante.

“Para los bancos es también una posibilidad para evitar el `impuesto Larreta` a las Leliq y sumar un par de puntos de rentabilidad”, dijeron fuentes oficiales a Ámbito. Es que el Gobierno porteño les cobra desde este año a las entidades financieras un tributo del 8% por los intereses percibidos por la suscripción de estas letras.

Además, la autoridad monetaria estableció un mecanismo específico por el cual los bancos, en caso de ser requerido, pueden vender al BCRA los bonos que hayan comprado para integrar los encajes “a los efectos de garantizar que los requisitos integrados tengan liquidez en todo momento”.

La medida busca llevar un mayor flujo de pesos de los bancos a las colocaciones de deuda pública. Con ese mismo objetivo, Finanzas trabaja en el lanzamiento de un programa Creadores de Mercado para dotar de mayor liquidez el mercado secundario, como adelantó este diario. La intención oficial es apuntalar el rollover de los abultados vencimientos por venir e intentar garantizar niveles de endeudamiento neto acordes con la meta oficial de cubrir un 40% del déficit fiscal de 2021 con fondeo en el mercado para minimizar la asistencia del BCRA al Tesoro. Aunque algunos analistas advierten que, al tener un efecto monetario expansivo, la migración de encajes de Leliq a bonos podría ser una forma de asistencia indirecta.

Ambito.com


Related posts