El Bicentenario a puertas abiertas

El gigante cultural que por meses estuvo dormido, en velo y envuelto en total misterio a los ojos del espectador, abre su corazón para todo aquel curioso que alguna vez se preguntó cómo sería. De este modo y mediante un programa de visitas guiadas, el Teatro del Bicentenario invita a su recorrido.

Este monstruo artístico, acompañado por una inmensa fuente, la ex estación San Martín, una plaza pública, un anfiteatro a cielo abierto y el monumento al holocausto, despierta cada día para el deleite de visitantes coterráneos y extranjeros. Perfil Industrial, en diálogo exclusivo con Gonzalo Díaz, guía del lugar, tuvo la oportunidad de iniciar este camino.

“La visita guiada consiste en ocho estaciones, comenzamos en el hall principal, es una sala multiuso donde se observan creaciones artísticas conformadas por partituras en desuso donadas por el Teatro Colón. Fueron realizadas por Gabriela Graffigna del grupo GHM. Mas allá tenemos una línea del tiempo contando la historia del arte”, comentó Díaz.

El sendero continua por el foyer, punto de encuentro y distribución, donde los ojos de los visitantes quedan asombrados por cuatro maravillas suspendidas en el cielo, a los brazos de dos escaleras imponentes “Son arañas, que no llegan a pesar 50 kilos, fueron diseñadas por un argentino llamado Pablo Pizarro. Están creadas en policarbonato y aluminio. No sólo cumplen una función estético sino reflectario como de lupa”, explicó el guía.

De este modo, siguiendo los pasos del anfitrión, el público se detiene para ver el primer vídeo de tres proyecciones, donde se observa cómo fue realizada la acústica del lugar. Luego sigue su camino hacia el centro, el punto donde los sentidos se pierden en la majestuosidad de la sala principal. El corazón donde artista y espectador se funden en una sola emoción. Allí, todo es color, luz, y armonía.  “: Estamos en el palco bajo, aquí  podemos observar lo que es palco medio y palco alto. El único diferenciado es el palco presidencial que se encuentra en la mitad del palco medio y que junto con lo que es platea son los únicos que poseen butacas fijas, los demás son sillas para que el espectador las pueda acomodar a su disposición. La capacidad de la sala es para 1129 espectadores, 558 en butacas, en platea, 33 en el palco presidencial y los demás distribuidos en lo que son los palcos restantes”, prosiguió Díaz

El visitante, después de quedar extasiado ante tanta belleza prosigue su camino hacia la sala auxiliar del teatro, pero antes detiene su marcha atónito por el material cobrizo de las paredes externas del lugar  “Este revestimiento tan debatido por los sanjuaninos es un acero que se llama acero corten, que tiene un proceso de oxidación limite donde forma una película en el mismo material y lo auto protege. Es solo un aislante térmico” explicó Gonzalo Díaz

Luego el sendero,  cercado por el verde jardín, conduce a la sala auxiliar, parecida al auditorio, rectangular en su superficie e independiente del teatro con 196 butacas numeradas alfabéticamente y numéricamente como la sala principal “Es una sala preparada para el teatro independiente, ciclos de cine, eventos, conferencias. Realizada con materiales inicuos y un escenario más chico, continuó relatando Díaz.

Después, continua el guía “volvemos y pasamos al sector de apoyatura que apoya justamente todo lo que es la puesta en escena. En ese sector se encuentran varias salas como la de caracterización” donde el visitante tiene la oportunidad de convertirse en ese personaje tan preciado.

Luego el recorrido continua hacia las salas de estar, lugar de descanso de los artistas, donde se pone a rodar las siguientes proyecciones que cuentan sobre el aspecto técnico y los recursos humanos del teatro. A continuación, la visita prosigue por una de las salas de ensayo donde el guía interroga al público “. ¿Podemos hacer un juego o si hay un artista entre ustedes que toque algo? » y así comprobar la acústica de la sala.

Finalmente la visita culmina en el escenario, donde el público se transforma por unos segundos en ese artista que lleva dentro.

De este modo, y por el término de una hora el visitante puede conocer una de las joyas más preciadas de San Juan.

Para quienes aun no registraron su visita pueden hacer la reserva al sitio www.teatrodelbicentenariosanjuan.org

 

 

 

Comparte:

Noticias relacionadas