El duro momento que atraviesa una industria clave para Mendoza

El integrante del CEM y gerente general de Chirca OVC, Juan Chirca, analizó en MDZ Radio el presente complicado y sensible que atraviesa la industria vitivinícola.

Con 17 tipos de cambios vigentes en el país y la eliminación de las licencias automáticas de importaciones de algunos bienes, el integrante del Consejo Empresario Mendocino (CEM) y gerente de operaciones de Chirca OVC S.A., Juan Chirca, comentó en MDZ Radio que la industria vitivinícola está viendo un momento «complicado y sensible».

Chirca contó que se dedica a «tranquilizar tanto a sus clientes como a sus proveedores cuando el Gobierno nacional dispone de medidas que atentan contra la importación de insumos para producir mercancías. “Sectores como el vitivinícola, que se han posicionado en el mundo con mucho esfuerzo, están viviendo una situación muy sensible debido a que necesitan insumos para producir sus productos. Estas empresas deben importar para poder comercializar sus mercancías, porque esos insumos no se encuentran en nuestro país”, describió el entrevistado.

Además, el empresario señaló: “También tenemos que darle explicaciones a los proveedores que están del otro lado del mundo, y decirles que las condiciones de pago varían no por disposición del empresariado, sino por el país que cambia la previsibilidad. Ahí está el peligro del sector productivo, porque el mundo no nos está esperando para vendernos”.

Al respecto de las restricciones que implementó el Ministerio de Economía para controlar la fuga de dólaresChirca apuntó que los cepos cambiarios «están achicando las capacidades de la industria y corta la llegada de nuevos potenciales clientes».

“La industria vitivinícola está generando mucho empleo, pero eso no se está reflejando. Por ejemplo, al no poder importar insumos, estamos perjudicando muchas cadenas de valor que atraen al turismo extranjero”, enfatizó.

Por último, el entrevistado argumentó que el sector vitivinícola necesita que los funcionarios del Gobierno nacional generen políticas que estimulen a la producción, «porque al no hacerlo están poniendo en riesgo a una industria nacional, que es sofisticada en el mundo».

“Realmente necesitamos sensibilizar a los tomadores de decisiones, que optaron por restringir importaciones que no valen tanto, perjudicando a nuestro sector. Por ejemplo, las barricas de roble franceses no están dentro del régimen de las licencias automáticas, porque el monto que requiere para importarla es muy alto y ahí estamos cortando una de las cadenas de valor más sofisticadas del país, que es la producción del vino. Su costo productivo es alto, pero al exportarlo generan mayores ganancias».

https://www.mdzol.com/

Comparte:

Noticias relacionadas