El Gobierno de San Juan utilizará fondos mineros para terminar obras iniciadas

Diputados aprobó ayer dos leyes para darle más funciones a los fideicomisos de Pascua-Lama y Gualcamayo.

Con el objetivo de allanar el camino para que el Gobierno use fondos para obras clave en Jáchal e Iglesia, la Cámara de Diputados aprobó ayer dos proyectos enviados por el Ejecutivo. Las iniciativas apuntaron hacia el mismo objetivo: habilitar los recursos que contienen los fideicomisos mineros de Pascua-Lama y Gualcamayo para más obras. Así, por primera vez se podrá usar plata de la minería para tareas ya empezadas, algo que hasta el momento no estaba permitido. Incluso, se podrán cofinanciar proyectos con fondos que provengan de otras áreas. Los cambios se dieron por la baja de recursos que tiene la provincia y la necesidad de buscar aportes genuinos que permitan no demorar trabajos y que éstos se concluyan. En ese marco, una de las primeras construcciones beneficiadas será el hospital de San Roque, en Jáchal, que tiene un 70 por ciento de ejecución y restan 450 millones de pesos para su finalización.

Los dos Fondos Fiduciarios de Infraestructura fueron creados hace 10 y 13 años, respectivamente, los cuales se conforman con aportes que hacen las empresas mineras Barrick y Minas Argentinas, por fuera de las regalías. La aplicación de los fondos está establecida para el departamento en el que el proyecto minero tiene influencia y el dinero tiene un destino específico: obras hidráulicas, viales, de salud, para la agricultura y el turismo, entre otros. La necesidad de instalar un cambio en las normas radica en que el anterior texto no permitía que los fondos se destinaran a obras ya comenzadas y tampoco la cofinanciación. Además, por la pandemia, aquellos recursos que estaban previstos a principio de año para obras de infraestructura, dentro del Ministerio de Obras Públicas, fueron girados a atender las urgencias generadas por el coronavirus, como la atención sanitaria, la seguridad y la asistencia social. Los únicos que no tuvieron cambios fueron los de salud, como hospitales y los centros sanitarios. Incluso, el titular de la cartera, Julio Ortiz Andino, había confirmado que, frente a todas aquellas obras que quedaron sin financiamiento producto de la reestructuración del presupuesto, «la idea es buscar que se puedan financiar con recursos de la minería, con el objetivo de que se puedan ejecutar con la menor demora posible». Una situación particular es la de la Parroquia de Jáchal, ya que «se encuentra en una etapa en la que la obra no se puede frenar», aseguró el funcionario. Además, explicó que tiene un avance del 50 por ciento y le pedirán al fideicomiso unos 160 millones de pesos para su finalización.

Otra obra a financiar, y que ya está comenzada, es el hospital de San Roque, en Jáchal. Ortiz Anido dijo que solicitará todos los fondos que hagan falta para terminar las tareas. Como el plazo de ejecución se estira hasta marzo del año que viene, solicitará unos 220 millones para este 2020 y una cifra igual en 2021. Además, destacó que están en carpeta la Escuela Normal de Jáchal y obras de pavimentación. Por el lado de Iglesia, uno de los fondos aportará 150 millones de pesos para la ejecución del hospital de Rodeo, cifra que cubrirá el 30 por ciento del total. También hay obras de pavimentación en carpeta. Si bien se trata de recursos públicos y que parte de su administración está en manos del Ministerio de Minería, que conduce Carlos Astudillo, desde la repartición no pudieron indicar con qué cantidad de fondos cuenta cada uno de los fideicomisos. Fuentes consultadas hablan que entre los dos suman unos 700 millones de pesos

Diario de Cuyo


Related posts