El Gobierno presentó tres herramientas para financiar obra pública en el año electoral

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y el presidente del Banco Nación, Javier González Fraga, presentaron un plan de obras públicas y tres medidas de financiamiento para la infraestructura que asegurarán iniciativas generadoras de empleo desde octubre hasta el final del año electoral de 2019, al tiempo que dejará una herencia de importantes obras iniciadas con viabilidad asegurada al próximo gobierno.

La primera de las medidas financieras es la creación de un fideicomiso para articular el financiamiento a los seis corredores viales ya licitados bajo el régimen de Participación Público Privada (PPP). El Banco Nación hará el primer aporte con una cifra que definirá esta semana el directorio de la entidad pero que estará entre u$s 200 millones y u$s 300 millones, a una tasa también a determinar por la cúpula del banco.

De esa forma, el Nación actuará como «inversor ancla» mientras otros bancos privados nacionales y extranjeros ya están «explorando» la conveniencia de aportar también al fideicomiso para los PPP.

Según pudo saber El Cronista, los transcendidos en el mercado sobre esta iniciativa durante la semana pasada ya tuvieron un impacto concreto sobre las consecuencias que se venían sintiendo en las empresas concesionarias de los seis corredores que ya están adjudicados y que deben iniciar las obras de mejoramiento entre octubre y noviembre, según explicó Dietrich en una conferencia de prensa.

El debate llegará en breve a la Legislatura. El Gobierno porteño pretende que sean condiciones obligatorias del servicio. Habrá un año para ajustarse a los cambios que buscan detener la sangría de pasajeros hacia otras alternativas no reguladas.

Es que durante las semanas pasadas, fondos buitre habían comenzado a tentar a la pata financiera de los proyectos licitados para comprarles su participación con descuentos. Pero después de conocerse que se crearía el fideicomiso con un primer aporte del Banco Nación subieron los precios internacionales de esas participaciones, por falta de oferta. Esto quiere decir que ningún banco internacional se quiere ir de los PPP argentinos.

La causa de los cuadernos

Esa primera etapa de los PPP involucra unos 3000 km de rutas seguras y autopistas como la de la ruta  nacional 3 entre Buenos Aires y Azul, y según Dietrich había quedado en un cono de sombra porque «la causa de los cuadernos ha creado incertidumbre en el comienzo y continuidad de las obras».

Dietrich se ufanó de haber firmado los contratos, a pesar también de la incertidumbre cambiaria, exactamente en la fecha estipulada, con una demostración de que lo previsto se cumple «para todas las firmas internacionales que perdieron y que pudieron pensar que venía un empresario nacional a pedir 30 días de prórroga y se lo concedíamos».

El fideicomiso busca calzar a las constructoras de la infraestructura en el corto plazo mientras logran orquestar su propio financiamiento de largo plazo en los mercados internacionales, explicó José Morea, secretario de Participación Público Privada en la conferencia de prensa.

El fiduciario de este fideicomiso es el BICE que depende del Ministerio de la Producción.

Créditos del Nación

La segunda herramienta financiera es una nueva línea crediticia del Banco Nación de $ 30.000 aproximadamente, a tasa también a determinar por el directorio de la entidad, para todo el resto de la obra pública ya en marcha, dirigida a grandes empresas, según indicó González Fraga, quien añadió que sigue los lineamientos de la OCDE. En concreto, las áreas de Cumplimiento de Normas Éticas, Lavado de Dinero y Negocios, entre otras, están trabajando en un instrumento que asegure que la adjudicación de estos créditos.

El ministro Dietrich dijo que en Transporte hay diversas mesas de diálogo, y una de ellas es con bancos estatales, y de la misma surgió que también el Banco Ciudad y el Provincia otorgarán líneas de crédito similares al del Nación para grandes empresas de la construcción que se dediquen a la obra pública.

Certificados de obra para el pago de asfalto

Y la tercera y más a largo plazo transforma a los certificados de finalización de obras que el Estado entrega contra la concreción de cada etapa de la infraestructura comprometida por la empresa en un elemento ágil para ser descontado en los bancos o subdividido en partes para poder ser aplicado parcialmente al pago del asfalto vial a las petroleras.

Para que el certificado de obras no sufra un aforo o recorte por parte del banco en el que se quiere descontar, que hoy puede ir del 15% al 60% de su monto según la constructora, se quitó un párrafo que permitía a vialidad o al instituto provincial o municipal de obras viales practicar descuentos en el momento en que se presentara el certificado para el cobro.

Ahora cualquier descuento por mala praxis de la constructora en la obra se hará antes de emitir el certificado y luego ya se supondrá neto de cualquier recorte salgo retenciones y percepciones impositivas, dijo Manuela López Menéndez, secretaria de Obras Públicas.

El certificado de finalización de obras es un instrumento como un cheque diferido, que se puede endosar y se puede transferir, aclaró López Menéndez, y agregó que «hay interés en el mercado». De hecho, el cambio en la forma de emitirlo surgió en una mesa de diálogo del Ministerio de Transporte con bancos privados que operan en la plaza local.

En cuanto a la emisión parcial de un certificado 1 y 1 bis, de 30% y 70% del monto total, por ejemplo, la Secretaría de Obras Públicas ya está en conversaciones avanzadas con YPF, ya que el asfalto vial es un ítem que aumentó mucho, dijo López Menéndez, y añadió que así la petrolera tendrá riesgo soberano y no riego empresa.

Impulso para las elecciones

Con todas estas medidas y algunos acuerdos con privados, el Gobierno se asegura que a partir de octubre o noviembre, cuando empiece las obras de los primeros corredores viales licitados por el régimen de PPP, haya trabajo en grandes iniciativas de la construcción durante todo el año electoral.

A pesar del recorte en el Presupuesto, que Dietrich reconoció que sufrirá para el año próximo, dijo que estarán durante el primer semestre del año próximo también infraestructura aeroportuaria acordada con la empresa concesionaria de los aeropuertos y también obras en las autopistas del Sol y el Acceso Oeste, a cargo exclusivamente de los concesionarios.

Cronista


Related posts