El Gobierno prorrogó la conciliación obligatoria para Sanidad y se enciende el conflicto con los trabajadores

Después de que la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (Fatsa), que conducen Carlos West Ocampo y el cotitular de la CGT Héctor Daer, convocara a un paro nacional de 24 horas a partir de la medianoche del jueves en pedido de la recomposición de los salarios para el sector, el Gobierno dispuso una prórroga de la conciliación obligatoria para contener el conflicto. Ante esto, los gremios calificaron la medida de «injusta e ilegítima» y continuarán con las movilizaciones el próximo 4 de agosto.

La huelga estaba prevista por los trabajadores de clínicas, sanatorios, laboratorios y geriátricos privados que demandan una inmediata mejora del 45% en sus ingresos, pero frente al avance del conflicto, el ministerio de Trabajo estableció una prórroga de la conciliación obligatoria para el sector por cinco días hábiles.

La cartera laboral dictaminó por primera vez la conciliación obligatoria el 30 de junio pasado por un período hábil de 15 días, que venció el 22 de julio y, a causa de las manifestaciones que estaban a punto de realizarse, decidieron postergar la medida por unos días más para alcanzar un acuerdo.

La medida establece sostener por ese período la conciliación obligatoria para la Fatsa, sus sindicatos adheridos y las empresas representadas por las cámaras del sector. De esta manera, se exhorta a las partes a mantener la mejor predisposición y apertura para continuar negociando.

Sin embargo, al conocer esta decisión, desde el sindicato dieron a conocer una carta en la que calificaron la medida como «injusta e ilegítima» y ratificaron la continuidad de las medidas. «No es posible impedir la realización de medidas de fuerza cuya única finalidad es conseguir la actualización de los salarios básicos de todos los compañeros del sector asistencial cuando hace más de dos meses que nos encontramos negociando de buena fe y los empresarios se niegan a formular una propuesta«, expresaron en un comunicado.

«Vamos a seguir presionando y vamos a potenciar las medidas de acción sindical», indicaron. Y sostuvieron la continuidad del paro para el próximo miércoles 4 de agosto, cuando marcharán por distintos puntos de la Ciudad de Buenos Aires.


Related posts