El nuevo presidente de la UIA local quiere paritarias regionales

El flamante presidente de la Unión Industrial de San Juan (UISJ; Hugo Goransky, sorprendió con el concepto de paritarias regionales para el sector privado, algo que propone desde el grupo de los industriales sanjuaninos. «Tenemos que trabajar con la gente del sindicato porque creemos que va a beneficiar tanto al trabajador como al empresario para que el marco de lo laboral sea el adecuado al tipo de empresa, a su facturación, a la cantidad de empleados que tiene. Los salarios no pueden ser iguales en una compañía de Buenos Aires que en una de San Juan, el costo de vida no es el mismo, son escenarios distintos incluso el de Mendoza con el de San Juan, por eso hay que trabajarlo”, señaló Goransky.

Dijo que el planteo está hecho pero que saben que no será fácil: los sindicatos se manejan desde Buenos Aires. «Hay que plantearlo como tema de fondo al oficialismo y a la oposición y buscar el consenso sano para todos”.

Pero antes de hablar de su empresa y de su nuevo cargo como presidente de la UISJ, recordó a su abuelo, Abraham Goransky, que huyendo de la milicia en la Rusia zarista buscó poner la mayor distancia posible con su patria. Cuando llegó a Argentina se tomó un tren y donde terminaron las vías le dijeron ‘hasta acá llegamos’. Estaba en San Juan.

La misma charla terminaría con Goransky hablando nuevamente de su familia y haciendo hincapié en la inclusión de su esposa, Ana María, y su hijo Nicolás, en la firma La Platense. «Es una nueva etapa para esta empresa familiar que fundó en 1957 mi padre, Saúl, la primera fábrica de oxígeno de San Juan», dijo.

Hugo lleva 15 años dentro de la UISJ y es ésta es su primera presidencia. «Tengo 60 años, desde que nací la empresa estaba arraigada en mí y desde los 20 años trabajé con mi padre. A la UISJ entré porque creo que es una herramienta valiosa para que los industriales sanjuaninos trabajemos en metas comunes o fijar agenda y analizar problemáticas del sector. Los esfuerzos individuales son importantes pero estas entidades ayudan a solucionar los problemas del sector en general», dijo.

Hoy, su fábrica de oxígeno funciona en un predio de 6 hectáreas, en Chimbas, con tecnología de última generación; mientras que el punto de venta se ubica sobre la calle 9 de Julio. «Hemos atravesado varias crisis pero somos orgullosos industriales”.

El fundador, Saúl Goransky, fue Ministro de Economía cuando Américo García fue gobernador de San Juan, del ‘58 al ’62. Fundó La Platense cuando por un problema de salud de uno de sus hijos se dio cuenta de que San Juan dependía del oxígeno que se producía afuera. Saúl fue uno de los autores de la ley del compre sanjuanino que ahora están tratando de mejorar.

«En San Juan, la ley que actualmente está vigente es principalmente para licitaciones provinciales. Se está trabajando en un proyecto para una ley más amplia y creemos que pronto vamos a tener una nueva ley de compre sanjuanino que tenga un efecto importante para la provincia. Tenemos que pensar que el compre sanjuanino no tiene que ser un certificado que se obtiene por trámites, sino para empresas que son genuinamente sanjuaninas, radicadas acá, con empleados locales y no que fortuitamente se vienen acá. Hay que trabajar en algo serio, que no genere mayores costos a la provincia pero que las empresas compren en San Juan y se queden acá”.

-¿Por qué su foco en la UISJ está puesto tres ejes?

-En esta nueva gestión tengo la suerte de continuar con muchos miembros de la anterior y ponemos énfasis primero en la Responsabilidad Social Empresaria, significa que seamos amigables con el medio ambiente, sustentables, en este siglo XXI hacernos eco de la frase del Papa del ‘cuidado de la casa común’. Esto significa que si no cuidamos el lugar donde vivimos les estamos dejando una herencia muy pesada a nuestros nietos. El segundo eje es la competitividad, tema no menor. La problemática que tenemos son los altos costos impositivos, esto distorsiona los precios para ser competitivos a nivel local e internacional. Que la gente vaya cada vez más a comprar a países limítrofes habla de que las cosas que se producen acá, el efecto del impuesto genera una distorsión muy grande. El tercer punto es trabajar en un marco legal con las autoridades provinciales para el fomento de la industria, tratar de que las industrias que vinieron con la promoción industrial no se vayan. Que con la problemática que genera la distancia con los lugares de consumo y de traer materias primas y lo que significa el flete, podamos generarle algún tipo de beneficio como lo hizo Mendoza o Salta para incentivar que se radiquen nuevas empresas y las que están puedan ampliarse.

-¿Cómo está impactando el aumento de la energía en la industria?

-Es grave. El 50 % de una factura de luz es impuesto, si sabíamos que no se podían seguir manteniendo los costos energéticos que se manejaban, pero este impacto en forma tan brusca nos ha creado un problema importante. Si bien desde la Nación se están estableciendo mecanismos para ayudar, como la ley de Pymes o algunos créditos, el problema es en lo inmediato, en cómo hacemos para llegar a que este tipo de beneficio le permita a las industrias que hoy tienen el problema con el ingreso de productos importados, con la energía y el costo flete, podamos ayudar a que tanto el empresario como el empleado puedan mantenerse.

Las Pymes y las grandes empresas estamos todas en apuros por los aumentos de la energía. Tengo un estudio que señala que desde enero de 2016 a marzo de 2017 hubo un aumento del 270 % en la factura de la electricidad. Como está la quita del subsidio hablan que el aumento no fue tanto, pero cuando se quita el subsidio hace que el impacto sea mucho. Esto no es un problema menor y genera una dificultad muy grande. En esto también estamos trabajando con autoridades de la provincia. Algunas empresas, como en el caso de la mía, hemos adquirido una miniturbina para generar nuestra propia energía, tratando de buscar una solución a esta coyuntura. Creo que fue un error del gobierno nacional el aumento porque tendría que haber sido más atenuado y en función del mapa nacional.

-Además de la crisis del mercado interno está la de la exportación, ¿cómo le ha pegado a la industria local?

-Las cifras oficiales no las tengo, pero sí sé que hay empresas que están exportando a pérdida para mantener los mercados, otras que están acopiando material para ver si alguna de las medidas que se están tomando, como los reintegros a las exportaciones, pueden aliviar. Tengo amigos en la Cámara de Comercio Exterior y el costo interno es lo que más los golpea. Hay que buscar la manera de parar la inflación que es lo que ha comido el sueldo a los empleados y la renta a los empresarios.

-La Unión Industrial Argentina salió a criticar el Plan Empalme atendiendo a la crisis que atraviesan las Pymes. ¿Qué tan difícil puede ser para el empresario captar esa gente?

-No es fácil incorporar al mercado laboral a la gente que está cobrando un subsidio y que nunca trabajó, necesita capacitación y por más beneficio que se le dé a la empresa no es tan fácil. Estamos tratando de superar esta situación. Tenemos que trabajar todos, cámaras y sector sindical.

-¿Cómo mejoró la institución el grupo de jóvenes?

-Es fundamental. La comisión joven realiza charlas en forma permanente con distintos temas. Desde hace un tiempo la UISJ dejó de ser una institución que acompañaba actos públicos para tener un protagonismo importante, ahora no sólo planteamos dificultades sino soluciones. En la comisión actual los cargos son circunstanciales, hay un equipo homogéneo que trabaja y todos los directores trabajamos igual y tenemos la misma representatividad. Con Ivan Grgic, que es secretario ejecutivo, hemos profesionalizado determinadas áreas.

-¿Qué significa ser presidente de la UISJ?

-Este compromiso mío en cuanto asumir un cargo es porque obliga el estatuto, pero yo siento que mis pares empujan y trabajan a la par. Creamos un Consejo Consultor donde están empresas como Loma Negra, Arcor, Minas Argentinas, Industrias Jaime, Juan Arce (Saeta), grandes y chicas, porque esta UI tiene de todo. Otro hecho importante es que la EMA volvió a nuestro directorio y Patricia Carmona nos acompaña. Hay diversidad de pensamiento político y se respeta todo, pero priorizamos el buen dialogo con el gobierno provincial y nacional. Creemos que el gobernador Uñac está trabajando en esa orientación, buscar que a los sanjuaninos y a los argentinos nos vaya bien. Tenemos que pensar que si no nos va bien a todos el que gobierne circunstancialmente ¿qué va a gobernar? ¿Un país que genere pobreza? Hay que tener una visión de generar políticas de Estado.

Tiempo de San Juan

Comparte:

Noticias relacionadas