El subsecretario de Minería de Chile cree que no existe la posibilidad de reactivar Pascua Lama

El subsecretario de Minería de Chile, Edgar Blanco, dijo que la industria minera de la Argentina “tiene que dejar de mirarse hacia adentro y debe empezar a levantar cabeza”. En cuanto al Proyecto Pascua Lama, el funcionario chileno aseguró que no ve en el mediano ni largo plazo que exista la posibilidad de reactivarlo.

Edgar Blanco es el encargado de elaborar una política minera hasta 2050 plasmada en el Plan Nacional de Minería que tiene 78 metas y cuya elaboración involucró a más de 3.000 personas. Dicho plan está actualmente en consulta ciudadana, con la intención de que esté listo a fin de año. El subsecretario de Minería de Chile fue entrevistado en el programa radial “Creación Renovable”, que se emite los sábados por la CNN Radio San Juan.

“La minería argentina está en una etapa de crecimiento y hay desafíos que tomar desde el punto de vista ambiental y social que son importantes para que no tengan complicaciones como las que, a lo mejor, hemos tenido nosotros. Yo creo que las participaciones tempranas, que la comunidad conozca lo que se quiere hacer y que los proyectos se desarrollen en conjunto, incluso en algunas etapas, es fundamental para el buen término de las iniciativas. Creo que la minería tiene que dejar de mirarse hacia adentro, que es lo que nos pasaba a nosotros, y debe empezar a levantar cabeza y mirar su entorno. También mirar a las regiones y países vecinos para ver cuáles son las buenas políticas que se pueden implementar sin cometer los mismos errores. El desafío que tiene la mayoría va más allá de lograr el desarrollo propio del país, va alineado con disponer los minerales necesarios para la transición energética”, señaló Blanco.

“Yo creo que están en un buen camino y tienen la posibilidad de mirar hacia el lado y ver que se han equivocado, pero tiene que existir un compromiso fuerte de la industria y de los gobiernos regionales para desarrollar iniciativas en conjunto”, comentó la autoridad minera del país vecino.

La amenaza de un período de sequía de inversiones sostenido por la inseguridad jurídica fue uno de los temas abordados durante la entrevista radial. Una consulta puntual fue que reacción tuvieron ante la noticia de que el Grupo Lundin decidiera no apretar el botón de las inversiones para expandir su operación en Chile, y apostara de lleno a su Proyecto Josemaría, ubicado en la Provincia de San Juan.

“Es lógico que no nos gusta que la empresa no llegue a Chile, pero también somos conscientes de que existe un desarrollo de industria minera en muchos lugares fuera de nuestro país. El poseer la mayor cantidad de reservas no garantiza que las inversiones te lleguen.  Chile le debe mucho a la minería y no todos los chilenos saben cuál es la realidad de la industria y ese es también uno de los desafíos que tenemos como Ministerio porque es parte de la política pública. Decisiones como esa nos hace seguir avanzando, trabajando y nos hace tratar de encontrar la estabilidad. Pero también somos súper conscientes de cuáles son las características positivas que tiene Chile para atraer inversión extranjera. Espero que se pueda analizar en un futuro y vamos a trabajar para atraer esa u otras inversiones a nuestro país”, respondió Blanco.

Ante la consulta de cómo ven en el horizonte al Proyecto Pascua Lama, si cercano o lejano, el subsecretario de la cartera minera de Chile respondió: “Al Proyecto Pascua Lama se le revocó su autorización para funcionar y hoy está llevando adelante un plan de cierre. Así que no veo en el mediano y en el largo plazo que exista la posibilidad de reactivar ese proyecto. No ha ingresado ninguna solicitud tampoco y creo que, lamentablemente, no va a tener en el mediano plazo la posibilidad de volver a operar. No lo tenemos considerado, por lo menos, en ninguno de los planes de desarrollo”.

La legislación ambiental en Chile es bien clara con respecto a cuáles son los procesos que los proyectos tienen que llevar adelante para obtener su calificación ambiental. La relación entre Minería y Medio Ambiente tiene que ser de comunicación constante y transparente con el objetivo final de entregarle mayor valor al país. Cada uno defiende sus propias metas o lo que mueve a cada Ministerio, pero no nos olvidamos cuál es el fin último que es el desarrollo del país y para eso tenemos que trabajar en conjunto”.

En Chile, planean generar un plan integral de educación minera al 2022 y el funcionario explicó que, principalmente, “consiste en llegar a los de edad temprana con información de qué significa la minería, cuál es el propósito que tiene, cuál es la tecnología que se ocupa, cuál es el verdadero valor agregado o dónde se encuentra el verdadero valor agregado que está entre la mina y la concentración y no en las etapas finales de fundición y desarrollo de productos finales, ver o mostrar cómo la inteligencia artificial está siendo utilizada. La idea es ir eliminando o derribando paradigmas que existen con respecto a la industria y que entendamos que, a través de la minería, se ha podido posicionar el país en un estatus distinto a los otros países de la región”.

PLAN NACIONAL DE MINERÍA

“Esto parte porque Chile, es un país que tiene una industria minera desarrollada desde hace muchos años y no tenía una política pública que guiara cuáles son los destinos de la minería de aquí a los próximos 30 años. Por eso construimos este proyecto que fue liderado por el Ministerio y participaron más de 3.500 personas. Buscando qué es lo que la ciudadanía espera de la principal industria del país alineamos todos los desafíos en cuatro ejes: social, medioambiental, económico e institucional, lo que tiene que ver con el rol del Gobierno en el apoyo de la minería. Estamos viendo cuáles hitos, metas y propósitos indicaban las personas como importantes y cuándo los podíamos ir cumpliendo”, explicó Edgar Blanco.

REGLAS CLARAS

“Nosotros planteamos mantener de aquí en adelante la participación mundial de la industria del cobre que es de un 28%. Entendiendo que la industria del cobre va a crecer un 40% en los próximos quince años, tenemos que encontrar producción nueva cercana a los 2 millones de toneladas ¿Cómo se logra eso? Primero hay que tener los yacimientos y, segundo, las condiciones para que la inversión se haga, porque esto no va a ser solamente ampliaciones de yacimientos existentes. Por lo tanto, el desafío institucional es importante pensando que la minería es una industria de largo plazo, que tiene costos de inversión tremendamente altos y que requiere estabilidad en las instituciones, reglas claras en la tributación y un gobierno que esté dispuesto a recibir industrias y empresas que harán inversiones cumpliendo con toda la normativa.  Hoy no solamente tenemos elecciones presidenciales a la vuelta de la esquina, sino también una Convención Constituyente que está redactando un proyecto o una propuesta en una Constitución. Además, teníamos hace unas semanas atrás un proyecto que aumentaba, de manera importante, la tributación de la industria minera. Es un escenario no muy atractivo para la inversión y hemos visto cómo se ha frenado un poco o las empresas han estado observando si desarrollan los proyectos en Chile o no. Lo que tenemos que tratar de hacer como gobierno es entregar la tranquilidad o estabilidad necesaria para que las inversiones lleguen. Hoy lo vemos con preocupación y estamos tomando las medidas para entregar certezas lo más rápido posible porque sabemos que las inversiones, necesarias para las metas que nos planteamos en minería y para todos los encadenamientos que vienen posterior, son tremendamente importantes. Si bien es importante mantener una estabilidad política y tributaria, el país todavía tiene otras características que son atractivas para la inversión. Tenemos una industria que está completamente desarrollada y madura, infraestructura de conectividad, puertos y las posibilidades de desalar agua y llevarla hacia las faenas a corta distancia. Hay muchos otros factores que siguen siendo atractivos y por eso Chile debe seguir manteniendo la posición que tiene”, señaló el subsecretario de Minería de Chile.

EL AGUA

“Hay que entender que esto no es una crisis temporal, sino que estamos frente a un fenómeno que va a ser permanente. El cambio climático hace que en los sectores donde teníamos cierta cantidad de lluvias ya no la tengamos o sean muy intensas en un periodo muy corto que no permite capturar esa agua. Entonces, las soluciones tienen que ser estructurales y debemos ir arreglando un poco de mitos que existen con respecto a la industria minera y a su consumo de agua. En Chile, la minería consume menos del 3% del agua continental que se consume en el país, es un número muy bajo comparado con el agua que consumen otras actividades industriales. La problemática es que las industrias se concentran principalmente en el Norte donde hay desierto y menos disponibilidad de agua. Entonces, la industria está tomando dos caminos: migrar hacia el uso de agua desalada o directamente el uso de agua de mar en su proceso. Las energías renovables no convencionales han permitido que el bombeo de agua a 200-250 km, que es la distancia en que se encuentran las mineras de la costa, sea factible. Esperamos que de aquí a los próximos diez años tengamos un 50% del agua que abastece la minería proveniente del mar, y aumente la eficiencia en el uso y recirculación de agua en los procesos. Hoy estamos en torno a un 70-75% de utilización de agua global en la industria y debería estar cercano al 90% de los próximos años para que solo ingrese agua para suplir las pérdidas en el proceso y el resto se siga reutilizando”, precisó Blanco.

TRIBUTACIÓN MINERA

“La tributación minera está en torno al 40-41% de tasa marginal que es lo mismo que tenemos en Perú, en Australia, en algunas regiones de Canadá, Estados Unidos y México. Pero también estoy consciente de que la minería tiene el desafío de tener alguna conexión en el desarrollo de las comunidades. Y eso se puede resolver no solamente a través de impuestos, sino a través de apoyo a la comunidad resolviendo problemas, a lo mejor históricos, que las comunidades tienen y que el Estado no ha podido resolver. Existen herramientas que pueden bajar la tensión que posiciona el pensamiento de que la minería no aporta al desarrollo del país. Es distinto plantear un aumento de impuestos porque, al final, se va al tesoro nacional”, expresó Edgar Blanco en el programa radial de la CNN Radio San Juan.

El funcionario dijo que “hoy el proyecto de royalty salió de la Cámara de Diputados y es un proyecto poco practicable porque hablaba de una tasa marginal que podía llegar al 30% e iba a cancelar cualquier tipo de inversión minera. Se está discutiendo en la Cámara del Senado. El royalty partió como una necesidad de captar más recursos para poder financiar la lucha contra la pandemia y ya no tiene sentido un proyecto que puede generar tanto daño a la industria. El Senado tiene una renovación de la mitad de sus miembros en marzo y la Cámara de Diputados se cambió completa, entonces hay una situación que le quita premura a la discusión que se estaba llevando hace semanas atrás”.

EL LITIO

Según Blanco, “el litio va a triplicar su demanda en los próximos 15 años. Sabemos que es uno de los minerales principales para la electromovilidad y para luchar contra el cambio climático. El litio en Chile posee el 44% de las reservas mundiales y tenemos una producción cercana a las 350.000 toneladas por año. Por lo tanto, no queremos perder esa posición ni la oportunidad que significa la industria del litio a nivel internacional. Dada la condición de mineral estratégico y no concesible que tiene el litio en Chile, llevamos adelante una licitación por cuotas de explotación cercana a las 400.000 T de litio metálico en los próximos 30 años. El proceso de licitación está en curso y debe tener un adjudicatario por la segunda semana de enero. Estamos muy conscientes de la importancia de este mercado y también del rol que queremos que Chile juegue en el mercado del litio en los próximos años”.

Escuchá la entrevista completa acá: https://www.youtube.com/watch?v=Hw2B_LkGOl8

Cámara Minera de San Juan


Related posts