Empresas siguen usando Repros, mientras buscan adaptarse para competir

En lo que va del año, el Ministerio de Trabajo lleva entregados unos 47.000 Repros a empresas para sostener la plantilla de personal con el beneficio de recibir por un año un equivalente de un salario mínimo vital y móvil (smvm) mientras la firma acredite una crisis. Sin embargo, según el Gobierno, el número actual es inferior al promedio de 60 a 70 mil por año.

Al mismo tiempo, otro programa, en el que abrevan a la vez las compañías que buscan reconvertir su estructura para poder competir en el nuevo modelo económico, menos proteccionista, derivó en que apenas unos 900 empleados hayan sido cubiertos por Producción.

La cantidad de Repros actuales es inferior al promedio de 60 a 70 mil que se dan por año: este año se están otorgando más que en 2016 (29.085), pero menos que lo abonado en 2015 (más de 97.897).

Según Trabajo, se trata de una herramienta que sirve para apoyar a las empresas en crisis, pero se trata de un número menor frente a los 6,2 millones de trabajadores registrados en el sector privado: «El verdadero debate es que el empleo en el sector privado está estancado hace tiempo»

«El Repro no es una solución de fondo, pero ayuda a pasar el momento mientras se corrige el momento difícil de la industria. Mientras el consumo siga débil, apalanca», dijo un empresario algodonero.

En tanto, el Programa de Transformación Productiva, que funciona desde diciembre de 2016, tiene bajo su ala a unos 900 trabajadores, 150 de los cuales ya se reinsertaron en otra empresa.

El programa del Ministerio de Producción se utiliza como puente entre las empresas con problemas de competitividad (unas 13 compañías, entre las que se encuentran las sedes de Alpargatas en Florencio Varela y Villa Mercedes, Banghó, BGH, Ingredion, Lagomarsino) y las que están con procesos de inversión que recibieron a esos trabajadores (Accenture, Ribeiro, Aladdin, Fibran Sur, Kalop, Plastiferro, Visuar).

Los trabajadores que están en entrevistas reciben un seguro de desempleo similar al smvm por seis meses. En tanto, a los que son reinsertados en las nuevas empresas, el Estado les paga el smvm por nueve meses, luego de lo cual la empresa debe conservar el puesto por un año.

«Hay mucha menos demanda de Repros que antes», dijo Alvaro Galli, socio del estudio Beccar Varela. «Noto que hoy las empresas toman medidas más a largo plazo y el Repro es una ayuda transitoria e insuficiente, que pudo haber sido útil durante una época, pero normalmente no es una herramienta que sirva para generar soluciones de fondo si las empresas necesitan desvincular gente».

La prórroga de este año ya no obliga a mantener la dotación total de personal al momento de la solicitud. En tanto, se crearon los Repros Exprés para los sectores textil y calzado. Pero se recuerda que durante el kirchnerismo los Repros eran una herramienta política: las empresas no despedían personal por miedo a las represalias del gobierno y el logro del beneficio dependía de la llegada del sindicato a Trabajo.

«El sistema de Repros es más ejecutivo, para compensar los ciclos y minimizar los costos. El esquema de transformación productiva implica más esfuerzo y una visión de largo plazo, es más lento», dijo Mariano Lamothe, economista de Abeceb. «Se acabó la economía cerrada donde lo importante era tener el producto y despachar. Las empresas tienen que buscar la forma de ser sustentables en el tiempo. Reenfocar su negocio, quizá con más plantilla aún».

Cronista

 

Comparte:

Noticias relacionadas