Encuesta a Empresarios: Ya no piden más subir dólar sino ganar competitividad vía impuestos

No precisamente por las PASO, pero los empresarios están en una especie de balance de medio término del Gobierno de Mauricio Macri, y en ese examen la votación del rumbo de sus negocios da que es inferior a lo que esperaban, sobre todo en materia de rentabilidad. De todos modos, conservan el optimismo hacia el segundo semestre del año, aunque dependen, en todo caso, del sector de la economía en que actúen.

Esto se desprende de una encuesta de expectativas de ejecutivos que presentó ayer DAlessio IROL para el Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA).

Según el informe, el 67% de los encuestados evalúa como mejor la situación del semestre pasado, pero el 79% considera que el que viene estará moderadamente o mucho mejor. La encuesta on line que respondieron 208 ejecutivos, marca un rumbo diferenciado según quien responda se ubique en el sector de servicios o de la industria. Claramente, los manufactureros son los que peor pronósticos tienen. Por ejemplo, la encuesta detectó un incremento de las empresas que están operando a entre 85% y 100% de producción, que en junio eran el 28% de las encuestadas, contra el 19% de la medición anterior. Un 39% ahora ocupa entre 71% y 85% de la capacidad, también in crescendo, y sólo 33% ahora ocupa entre 50% y 70%. De los que más ocupan capacidad instalada, los servicios son el 35% de los respondentes de empresas de servicios y 17% corresponden a la industria. Por el contrario, de la franja que menos actividad tiene, el 52% corresponde a la industria y el 18% a los servicios.

El director de la consultora Abeceb.com, Dante Sica, quien después de la presentación de los resultados de la encuesta describió en conferencia de prensa el contexto económico, especificó que la tendencia actual no tiene una única dirección: «la mayoría de los sectores productivos hoy está recuperándose, no creciendo aún; pero la percepción de los empresarios difiere según dónde se pare. Los fabricantes de indumentaria, de electrónicos, son los más rezagados, pero los de la pesca, por ejemplo, están volando», indicó.

Respecto de la evaluación, esa especie de PASO de lo que sucede en la gestión para el desarrollo de su negocio y del país, los empresarios consideraron bajo un formato de respuestas múltiples que para aumentar la competitividad en la Argentina, la reforma impositiva es la cuestión más importante (70%), seguida por bajar la inflación (45%), buen funcionamiento de las instituciones y la Justicia (43%), una reforma laboral (35%) y la inversión en infraestructura (29%). Muy lejos de esas prioridades, con un 8% de respuestas aparecieron las políticas de tipo de cambio. «Con la percepción de que no es una política discutible y que no va a tener grandes oscilaciones hacia la depreciación, los empresarios ahora concentran sus preocupaciones en torno de la competitividad. Y en eso se ve claramente el foco en la reforma impositiva», explicó Sica.

Por otra parte, para 48%, el empleo aumentará en el segundo semestre. En materia de rentabilidad, un 44 % pronosticó que aumentará. Respecto a la inversión, el 53% cree que se incrementará en el segundo semestre, y el 48 % piensa que aumentará la dotación de personal. «Es el valor más alto de toda la serie», explicó Eduardo DAlessio.

Además, el sondeo arrojó que para los ejecutivos el principal desacierto del gobierno de Mauricio Macri fue el sistema de «prueba y error» lo cual denota «la falta de experiencia», en tanto consideraron a la «transparencia» como el mayor acierto.

Cronista

Comparte:

Noticias relacionadas