Estas son las 7 formas en que el sector minero puede prepararse para la próxima era económica

La industria minera y metalúrgica se enfrenta a un cambio de paradigma sin precedentes al comenzar a aplicar nuevas tecnologías y, al mismo tiempo, a gestionar los desafíos climáticos y sociales. Mediante la sensibilización sobre estas cuestiones y centrándose en nuevas soluciones digitales, la creciente demanda de materiales y las presiones de los inversores, la industria puede reforzar su papel fundamental en una economía mundial en rápida evolución.

A la luz de la pandemia de COVID-19, y para aplicar con éxito este enfoque, hay siete áreas clave a través de las cuales la industria minera debe crecer y mantenerse centrada.

1. Aprovechar las normas de ESG

Para que las empresas mineras y metalúrgicas puedan operar con éxito en el mercado mundial, es necesario que haya una mayor transparencia y que se fomenten los principios ambientales, sociales y de gobernanza (environmental, social and governance, ESG).

El conocimiento de estos principios ha avanzado mucho desde que las mayores empresas mineras del mundo crearon el Consejo Internacional de Minería y Metales (International Council on Mining and Metals, ICMM, por sus siglas en inglés) para ayudar a la industria a mantener su licencia social para operar (social license to operate, SLO).

La presentación de informes SLO se ha desarrollado a través de diferentes métodos y marcos, todos buscando ayudar a la industria a transmitir las métricas claves.

El concepto de una SLO ha evolucionado más allá de la aprobación y cooperación local; la naturaleza multinacional de la extracción, el transporte y la producción significa que las empresas deben ahora atenerse a las normas mundiales.

2. Intensificar el análisis de datos, la IA y la innovación

La industria minera suele considerarse relativamente anticuada, pero la aplicación de nuevas tecnologías puede crear avances apasionantes. El uso de camiones autónomos, carga, transporte, descarga (LHD, load, haul, dump) y máquinas de perforación no son necesariamente nuevos, pero las empresas han mostrado un mayor interés a medida que la tecnología se va familiarizando y las ventajas competitivas se hacen evidentes.

La llegada de COVID-19 también ha acelerado la adopción de equipos mineros automatizados, ya que las empresas han comenzado a estudiar la posibilidad de mantener los niveles de producción ante la pandemia y la disminución de las leyes de los minerales. Con un número cada vez mayor de camiones, equipos y maquinaria LHD que ahora están equipados con sensores y equipos de seguimiento, la digitalización y evaluación general de los datos de la minería se ha convertido en la base técnica para aplicaciones más complejas.

Utilizando los datos reunidos, la eficiencia general de la minería aumentará y beneficiará a los modelos operacionales, la evaluación de riesgos, la planificación de la minería, la integración de nuevas tecnologías y prácticamente todos los aspectos de los procesos mineros y metalúrgicos.

3. Cambio desde dentro: una nueva fuerza de trabajo

Las nuevas tecnologías requieren una fuerza de trabajo adaptada para operar maquinaria cada vez más compleja y evaluar los datos. Encontrar a las personas más idóneas para desempeñar esas funciones podría ser relativamente difícil para la industria minera y metalúrgica, ya que a menudo se ha esforzado por sustituir a su fuerza de trabajo envejecida y ahora tendrá que competir con las empresas de tecnología desestabilizadora.

La percepción negativa del público y las preocupaciones sobre el futuro de la industria son especialmente prominentes durante los ciclos de quiebra de la minería, y con la desaceleración de COVID-19 en la economía mundial, sólo unos pocos productos básicos, como el oro y el hierro, están experimentando cambios positivos en los precios.

Dado que la pandemia también puede impulsar la adopción de tecnologías renovables, y que estas tecnologías se están volviendo mucho más intensivas en materiales que nuestro actual sistema energético, la industria minera debe considerar su enfoque hacia la creación de una fuerza de trabajo interdisciplinaria y técnica.

7 formas sector minero proxima era economica grafica 9563

Figura 1. Con la excepción del oro, los precios de los metales han caído este año. Fuente: PwC Mine 2020 Report

4. Seguridad de la cadena de suministro y geopolítica

COVID-19 ha obligado a muchos países a darse cuenta del alcance de su dependencia de las importaciones de metales y minerales, y esto ha cambiado la forma en que algunos de ellos consideran los proyectos de minería y metales.

Las estrategias críticas en materia de minerales y el desarrollo de la industria local siempre han sido temas importantes para quienes se ocupan de la política industrial, pero la escasez, las crisis económicas y la fragilidad de las cadenas de suministro han hecho que muchas de estas cuestiones se hayan convertido en un tema central.

5. La minería, los metales y la transición energética

El aumento de la demanda de energía y de tecnologías con bajas emisiones de carbono impulsará la demanda de minerales y metales, y el sector debe estar preparado para satisfacer esas necesidades.

Los modelos que examinan la futura demanda y composición de la energía hasta el año 2040 muestran que las energías renovables son la fuente de energía de más rápido crecimiento.

Tres de las tecnologías de energía renovable más comunes – vehículos eléctricosenergía solar fotovoltaica y turbinas eólicas – tienen necesidades materiales significativas y diversas.

Una industria extractiva no preparada podría tener dificultades para satisfacer el rápido aumento de la demanda y posiblemente frenar la integración de la tecnología renovable. Por lo tanto, es importante recordar que los factores clave que limitan la extracción de minerales no son las limitaciones físicas, sino más bien los desafíos sociales, ambientales y económicos.

6. Los activos mineros y el riesgo climático

A medida que el mundo se transforma en una economía con bajas emisiones de carbono y que los efectos del calentamiento mundial son cada vez más pronunciados, es necesario considerar los activos mineros en el contexto del riesgo climático.

La caída de las leyes de los minerales que empujan los proyectos mineros a lugares más remotos, la tensión hídrica en las regiones mineras activas y los desastres naturales pueden crear nuevos desafíos para la industria minera y metalúrgica a medida que se recupera de COVID-19 y se enfrenta al inminente aumento de la demanda de minerales de la industrialización y las tecnologías renovables.

La industria de la minería y los metales es también un objetivo natural de las iniciativas y la legislación en materia de reducción de las emisiones; los proyectos pueden verse inhibidos por los impuestos sobre el carbono, la necesaria reestructuración de la cadena de suministro y la falta de préstamos de los inversores que tratan de reducir al mínimo su propio riesgo climático. Muchas de las mayores empresas de gestión de inversiones del mundo ya han anunciado su aversión a los proyectos con alto contenido de carbono, y es probable que esta tendencia continúe.

7. Inversiones en minería y metales y COVID-19

La pandemia ha causado estragos en la industria minera y metalúrgica, pero también presenta una oportunidad para que las empresas reevalúen sus estrategias y reconstruyan mejor. No se puede negar que la pandemia ha paralizado los proyectos de expansión necesarios y ha obstaculizado los esfuerzos por alcanzar los objetivos de desarrollo a largo plazo, pero es importante aprovechar al máximo la oportunidad de reajustarse.

Desde el punto de vista económico, la inversión en operaciones mineras no era particularmente fuerte incluso antes del accidente. Se prevé que los presupuestos de exploración se mantengan bajos, ya que las empresas se preparan para la volatilidad.

Es posible que los ingresos de los últimos años hayan aumentado en general gracias a las mejoras operacionales, y la actividad de fusiones y adquisiciones ha mostrado signos saludables, pero los precios de las acciones no han reflejado esos puntos fuertes.

Cuando se combinan con la transición energética, las preocupaciones de la cadena de suministro, las innovaciones técnicas y las demás tendencias que configuran la industria minera, las empresas deben interiorizar sus necesidades y pensar en cómo se ve realmente el futuro de la minería para ellas mismas.

worldenergytrade.com


Related posts