Fabricantes de motos proyectan un aumento de ventas del 30 por ciento

«Estamos viendo un incremento de ventas en lo que va del primer trimestre. Tan sólo en los primeros dos meses del año aumentó un 40% el patentamiento respecto de 2021 y este año es posible llegar cerca de las 500.000 motos, que es una cifra normal para un país con la población de la Argentina», dijo Stefanutto a Télam.

En lo que respecta al nivel de actividad del sector, Stefanutto afirmó que «la integración local del 94% de las motos que se venden en la Argentina llegaron al punto del 9% de componentes nacionales para 2022 y 2023» que establece el Decreto 81 de enero de 2019 que exime de aranceles a las motos incompletas para ser ensambladas localmente, con el objetivo crear empleo y producir motopartes en el país.

Se trata de un esquema arancelario progresivo, estructurado por cilindrada, que apunta a favorecer el ensamble local de las gamas baja y media, gravando con una alícuota superior a las motos de estas gamas que vengan completas y terminadas desde el exterior (CBU), y una alícuota inferior para las motos desarmadas (CKD), con una discriminación a favor aún mayor para las incompletas (IKD) que vayan a integrarse con partes locales.

«Lo que estamos hablando es que el Gobierno haga una prórroga del decreto, porque si se termina en 2023 muchas empresas empiezan a dejar de hacer inversiones al no tener el beneficio a la vista. Se requiere un horizonte más lejano para seguir desarrollando productos locales que exceden los 20 meses de vigencia de la norma», dijo el directivo.

El titular de Cafam expresó que se están «discutiendo alternativas ya sea mediante la prórroga del decreto o una ley para la integración que refleje el espíritu del decreto y los mismos valores de integración».

Para Stefanutto, la vigencia del modelo de incentivo «permitió una incipiente industrialización: el 9% en partes más el montaje local representa entre las dos, cerca de un 30% en valor en motos de mayor volumen y de menor precio»

«La idea es contar con una herramienta previsible como ocurre en Colombia, Brasil o en Paraguay porque entonces ya no hay un horizonte que se termina a 4 años, sino que sus objetivos se van ajustando con el tiempo», precisó.

A la luz del decreto vigente, Stefanutto resaltó que «hay marcas japonesas y europeas que no tenían integración y en los últimos años la están teniendo, pero además hay proyectos de otras casas que quieren incorporarse al mercado local si el esquema tuviera al menos otros cinco años mas de vida».

Baenegocios.com

Comparte:

Noticias relacionadas