Fondos comunes de Inversión: ANSES reacia a participar

Los fondos comunes de inversión cerrados creados a partir del blanqueo de capitales están en la recta final para conseguir suscriptores. Algunos de los que ya fueron aprobados y están comenzando su etapa de colocación encontraron ciertas resistencias de la ANSeS, el jugador institucional por excelencia, a participar de sus proyectos.

«ANSeS no va a poner plata para ningún fondo», comentó resignado el ejecutivo de una administradora. La participación institucional es clave: la ley de sinceramiento fiscal impone una cuota mínima de u$s 250.000 para ingresar en estos fondos y la mayoría de ellos tiene un piso de u$s 10 millones para comenzar a operar. Esta semana, el fondo de energía Gainvest postergó su fecha límite de suscripción para poder llegar al piso deseado.
Demoras y contratiempos en cuanto a reglamentación y puesta en marcha de estos instrumentos hicieron que el optimismo inicial de la industria comience a diluirse y ahora los fondos que ya cuentan con el visto bueno oficial buscarán competir fuerte antes de se termine el plazo para adherirse al último tramo del blanqueo.

A mediados del año pasado, cuando el éxito del blanqueo prometía la reactivación de la industria de fondos local, se esperaba que el Fondo de Garantía de Sustentabilidad acercara parte de su cartera de $ 720.000 millones, por fuera de la experiencia del blanqueo.

Pero la falta de discusión en el Congreso de la Ley de Mercado de Capitales que, entre otras cosas, revisa la carga impositiva que actualmente tienen estos productos, y el recambio de autoridades en el Fondo de Garantía de Sustentabilidad, a partir de la salida de Luis Blaquier en diciembre pasado, diluyeron esa posibilidad.
Ahora, las administradoras de fondos que ya han presentado sus proyectos al organismo que dirige Emilio Basavilbaso encuentran una tibia respuesta del lado oficial.

«Estamos viendo mucho interés de inversores privados no blanqueadores», marcó Juan Politi, vicepresidente de Allaria. El fondo tiene un piso de suscripción de u$s 50 millones. Por su parte, Juan Cruz Elizagaray, CEO de Compass coincidió en el diagnósitco y agregó: «Hacia fines del año pasado, cuando se vió que la ley de Mercado de Capitales no iba a salir, muchas aseguradoras decidieron mantenerse al margen de los fondos cerrados. Pero ahora vemos un cambio de tendencia y creemos que van a terminar suscribiendo, aunque con montos menores a los esperados».

El Cronista

Comparte:

Noticias relacionadas