Gremios amenazan con hacerle juicio al Gobierno por los fondos de las obras sociales

Las obras sociales de los gremios más poderosos -UOCRA, Comercio, Gastronómicos, entre otros- amenazan con presentar una demanda contra el Estado Nacional por la falta de actualización de los fondos que les gira el Estado por la atención de jubilados y monotributistas. Entre los abogados de los gremios circula un borrador de la demanda. Deben terminar de pulirla. Antes de presentarla, sin embargo, apostarán a una solución política: buscan reunirse con Ignacio Pérez, jefe de Gabinete del Ministerio de Producción y Trabajo.

Los reclamos son, por un lado, por la falta de actualización de la cápita que reciben las obras sociales por atender a jubilados. Esa cápita es de $ 192 y no se recompone desde noviembre de 2012. “A un sanatorio privado, PAMI le paga $ 1.300 por atender a un jubilado”, dijeron las fuentes consultadas. Las obras sociales atienden 350.000 jubilados.

Almuerzo en el que se definió, este martes, iniciar demandas contra el Gobierno si no actualiza los montos que reciben las obras sociales.

“El monto seguirá siendo irrisorio”, dijo un jerárquico de la CGT. Otro agregó: “Hay una solidaridad invertida. Un monotributista con ingresos de $ 50.000 aporta $ 536 y un empleado de la actividad de la obra social, y que gana $ 20.000, aporta $ 1.800”.

Según los gremios, las obras sociales atienden a un universo de 2,4 millones de monotributistas. Un reclamo que se repite en los sindicatos es que deben financiar a sus obras sociales debido a los altos costos por atender a los monotributistas.

También analizan hacer un reclamo por el Fondo Solidario de Redistribución: “El Gobierno pisa el dinero y no lo reparte. Debería haber un mecanismo automático y no discrecional”, dijeron. En la Superintendencia de Servicios de Salud no contestaron ayer las consultas de Clarín.

La decisión de iniciar las demandas se tomó en la comida que varios jefes gremiales compartieron, el martes, en Gastronómicos con Roberto Lavagna. De acuerdo con las fuentes consultadas, el almuerzo había sido en realidad convocado por Luis Barrionuevo para hablar de las obras sociales. Y cuando llegaron, algunos de los dirigentes sindicales se sorprendieron con la presencia de Lavagna.

En la CGT, por otro lado, interpretan la salida de Sandro Taricco de la Superintendencia de Salud como algo relacionado con la partida de Jorge Triaca. “Taricco es de Jorgito”, explicaron. En los gremios reclaman que vuelva a ser pública la información sobre reintegros y subsidios y la recaudación del PAMI y obras sociales. Sospechan que se recaudaría más de lo que se informa.

Clarin

Related posts