Héctor Laplace reclamó cumplir las leyes evitando “subocupados y tercerizados”

Al participar del Primer Encuentro Nacional de Proveedores Mineros, realizado el pasado viernes, el Secretario General de la Asociación Obrera Minera Argentina deseó “un feliz día y aniversario para los proveedores” del sector minero argentino. En una encendida exposición señaló la importancia de este subsector generado con la puesta en marcha de emprendimientos mineros. Reclamó reglas claras para evitar “trabajadores de segunda categoría” y que para ello se debe “cumplir las leyes vigentes”, rechazando contundentemente la existencia de “personal subcontratado y tercerizados” que usan algunas empresas para abaratar costos. Una situación que AOMA denuncia en forma sistemática desde hace varios años.

Al iniciar su alocución, lo primero que sentenció Héctor Laplace, ante el diverso auditorio conectado en forma virtual, es que “sin trabajadores no hay minería” aseverando además que “los proveedores también son socios estratégicos en la minería y lo ratificamos una vez más en este evento”. Reiterando así su afirmación de días pasados, cuando en un evento similar, resaltó ante el mundo minero que los trabajadores de esta actividad “siempre quieren ser aliados estratégicos” y no sólo cuando las empresas les convienen que lo sean.

En el acto de apertura del evento participaron diferentes autoridades nacionales y provinciales, encabezadas por el Ministro de Producción de la Nación, Matías Kulfas y la Presidenta de la Comisión de Minería de la Cámara de Diputados de la Nación, Lucía Corpacci, entre otras personalidades del gobierno y la actividad minera nacional.

El máximo dirigente sindical de los mineros explicó a los presentes que “sin dudas, cuando uno habla de darle valor agregado a la minería, hablamos, entre otros, de los proveedores”. Resaltó que este sub sector está en la actualidad “cubriendo las necesidades de la actividad minera en un 80% con proveedores locales y nacionales”. Afirmó que, desde AOMA, se sostiene la trascendencia de favorecer a emprendimientos comerciales dando “esta oportunidad a los proveedores locales que, en su gran mayoría, son pymes” aseverando que esta situación “nos pone muy contentos” ya que le aporta dinamismo y credibilidad a la alicaída imagen del sector.

Laplace inmediatamente a ese reconocimiento, fue contundente al expresar, “quiero poner acento en algo que nos preocupa”, especificando que “a veces, las actividades principales las desarrolla el inversor con un a pretensión de tener solamente un 20% o 30 % de su plantel de trabajadores” y el porcentaje restante “son tercerizados o subcontratados que se convierten en un problema”. A continuación, se preguntó “¿Por qué lo menciono hoy?” respondiendo: “porque justamente se trata de proveedores”. Manifestó luego que “con el correr del tiempo esa empresa, que empezó siendo una abastecedora, se termina afincando en el proyecto, y con ello se origina un problema”.

Sustentó sus dichos al especificar que, desde AOMA, se rechaza esta situación dado que, “después, aparecen los trabajadores de primera y de segunda”, agravado por la presencia de personal mal encuadrado. Esto sucede cuando los trabajadores mineros “tienen una Convención Colectiva de Trabajo (CCT) ampliamente discutida – en las reuniones paritarias – y aparecen los trabajadores contratados o subcontratados que se transforman en empleados de segunda, donde no se respeta, en líneas generales, la legislación”, vigente.

Recordó a los presentes que “la legislación dice claramente que la actividad principal es la que determina la CCT aplicable, pero resulta que después nos enteramos que tenemos gente con convenios de construcción, de metalúrgica, de mecánico y afines, de entidades deportivas y civiles, gastronómicos, o estaciones de servicios”, lo que genera serios inconvenientes con otras entidades gremiales, debido a que es ilícito y atenta contra la paz social.

Laplace reseñó a continuación que “cuando se preguntan estas cosas existen los que aseguran que es un problema intersindical”. Ante lo cual sentenció que “quiero decirles que esto no es así, no se trata de un problema entre gremios”, para él esto significa lisa y claramente “hacer mal las cosas”. Ya que, cuando una empresa va a desarrollar su contrato a un proyecto minero, “automáticamente es una empresa minera, porque sino dentro de un proyecto o empresa habría veinte sindicatos” declamando con contundencia que “no deseamos ser como Chile donde en un yacimiento se dividen la representación veinte gremios”, dado que “en Argentina la ley es muy contundente”.

Reflexionó que le resulta positivo y trascedente “poner el acento” en este reclamo ya que AOMA concibe que “los proveedores mineros integran la cadena de valor y productiva”, como mineros. Al mismo tiempo, sentenció que, “un camión que entra y sale de un proyecto minero, no es propio de la actividad y no lo reclamamos, ahora cuando está haciendo el traslado de minerales de la mina, y dentro del yacimiento, pertenece al gremio minero” reafirmando con este ejemplo que “si está dentro de un proyecto” es minero.

En referencia a la coyuntura que se ve amenazada por el coronavirus, señaló que “estamos en una etapa difícil en el mundo y en la Argentina, la pandemia nos tiene en jaque” destacó que “tenemos la oportunidad de trabajar porque hemos sido declarados esenciales” pero también “la desgracia muy cercana de contagiarnos en cualquier momento”. Entonces, “tenemos que ser cuidadosos de que se respeten todos los protocolos”, para lo cual solicitó “encarecidamente que se cuide a los trabajadores, y esto cabe también para los proveedores”. Exigiendo a la vez, que en las minas y canteras habilitadas en el país, se respete la Ley 24.786 de Seguridad e Higiene, y el decreto 249/07 sobre Salud y Seguridad en la industria minera.

Aclaró que “no digo esto para poner piedras en el camino, hago este llamado para que entre todos nos ayudemos, nos cuidemos y podamos seguir desarrollando la minería dentro de la legislación, y la legislación es Argentina”. Rematando sus dichos al expresar que “los inversores podrán venir de cualquier lugar del mundo pero en Argentina hay que respetar la ley” del país.

Puso énfasis en el incumplimiento de la Ley 11.544, “que ya lleva un siglo de vida”, la cual establece la duración de la jornada de trabajo. Al respecto especificó que “cuando uno dice ¿Por qué la Asociación Obrera Minera Argentina trabaja en el 1×1 (un día de trabajo por un día de descanso) con jornadas de doce horas?, es porque somos respetuosos de la ley”, con una jornada pactada en doce horas.

Luego, se preguntó “¿Qué pasa que en Argentina tenemos trabajadores que laboran 2×1 o 3×1?” denunciando que ese mecanismo “está en contra de la ley” advirtiendo que esa situación “es un lujo que no nos podemos dar en Argentina” exigiendo que “no se debe efectuar en nuestra actividad”.

Bregó por la institucionalización de los proveedores. Especificó que AOMA no quiere “a los pícaros que pasan en esas licitaciones algunas tarifas viles, que quizás, le sirven a un empleador”, en particular. Afirmó que se atrevería a decir que de esa irregularidad podría participar “algún gerente”, situación que “no les sirve ni a proveedores ni a los trabajadores, porque no podemos tener gente trabajando por afuera de la ley”. Agregó, que este mismo reclamo, se lo realizó recientemente a las empresas exploradoras mineras que operan en el país nucleadas en GEMERA.

Finalmente, adhirió al establecimiento dentro del sector “de reglas claras” a los efectos de que todos las cumplan “y no como sucede a veces que algunos pocos pícaros” aprovechan artilugios para sacar ventajas, concluyó.


Related posts