Homenaje a Perón con Alberto Fernández como orador central

Hubo presiones del Gobierno para que los gremios no cancelen el acto de pasado mañana; “no le podemos quitar el respaldo”, argumentaron.

La cúpula de la CGT debatió anoche el impacto político de cancelar el homenaje por cumplirse 48 años de la muerte de Perón que uno de sus jefes había comenzado a organizar a partir de una charla informal e intimista con Alberto Fernández. Hoy, después de varias idas y vueltas y bajo una fuerte presión del Gobierno, la central obrera ratificó el acto de pasado mañana en Azopardo al 800, un escenario que el Presidente imagina como un punto de encuentro con sectores del PJ que hasta hace poco lo respaldaron en su disputa interna con Cristina Kirchner. Como titular del partido, Fernández hará un audaz llamado a la unidad del oficialismo que se desconoce si tendrá efecto.

Cuando la discusión sindical tomaba anoche temperatura, un mensaje del equipo de ceremonial de Presidencia llegó al teléfono de Jorge Sola, a cargo de la prensa y la organización de los eventos en la CGT. Sin nada certero para contestar, Sola evitó una respuesta apresurada y con el silencio ganó un poco más de tiempo. La mesa chica de la CGT se reunió esta tarde de urgencia en la sede de UPCN y reflotó el acto que estaba en duda, y que había sido acordado de maneral preliminar por Héctor Daer y el Presidente, la semana pasada. “Si cancelábamos, el Presidente podía volar por las aires la semana que viene. No le vamos a quitar el poco respaldo que tiene”, dijo a LA NACION uno de los sietes dirigentes que participó de la cumbre en el gremio estatal.

“Todo se manejó de manera muy desprolija. Daer organizó todo y después se fue a Brasil. La gente de ceremonial nos están invitando a nuestra propia casa, eso no puede ser. El hecho en sí ya tiene un impacto político. Debemos cuidar al Presidente, que además es el presidente del partido”, dijo a LA NACION otro influyente dirigente de la CGT que negoció con sus colegas del consejo directivo para reactivar el acto, previsto para pasado mañana, a las 17.30, en el salón Felipe Vallese.

“El acto se va a hacer”, dijo Daer a LA NACION desde Brasil. Lo confirmaron también dos dirigentes de peso que participaron de la cumbre de urgencia que se activó esta tarde. Desde el Gobierno, dos funcionarios de alto rango y el equipo de ceremonial metieron presión antes del encuentro sindical. Es más, Claudio Moroni, ministro de Trabajo, participó en persona de la reunión en UPCN en el que se reflotó el acto para sostener a Alberto. El ministro fue testigo de la catársis sindical, que distingue a un Presidente débil.

Divide hoy a los gremios mostrarse otra vez como anfitriones de Fernández en medio de la disputa intera que mantiene con la vicepresidenta. “No vamos a jugar en contra de Alberto, pero tampoco a favor”, dijo la semana pasada un sindicalista camaleónico, que anhela con que Daniel Scioli o Sergio Massa aparezcan como alternativa electoral posible ante el resurgir de Cristina.

La postura más rígida la tuvieron los estatales Andrés Rodríguez (UPCN) y José Luis Lingeri (Aysa), quienes endurecieron su resistencia a medida que crecía la presión del equipo de ceremonial de Presidencia para ajustar detalles. Terminaron aceptando ante la intervención en persona de Moroni y un llamado telefónico de Santiago Cafiero.

El moyanismo y su tropa de gremios que comulga con el kirchnerismo se mantuvieron siempre al margen de las negociaciones. “No tenemos claro en el secretariado que sucedió. Nosotros recibimos correos de Presidencia de la Nación invitándonos a participar a un acto que se iba o se va a realizar el viernes en nuestra central. Nos llamó la atención que el propio secretariado no nos había notificado ya que tenemos las redes y todos los instrumentos para comunicarnos”, dijo Omar Plaini, uno de los aliados de Moyano, en radio El Destape. Pablo Moyano no fue hoy a UPCN. Asistieron Rodríguez, el anfitrión, Lingeri, Gerardo Martínez (Uocra), Sergio Romero (UDA), Jorge Sola (Seguro), Armando Cavalieri (Comercio) y Carlos Acuña (Estaciones de Servicio).

Daer y Cristina

Después de haber estado cara a cara la semana pasada durante dos horas con Cristina Kirchner, Daer viajó a Fortaleza, Brasil, a un congreso sindical. Antes de ir al Senado había estado con Fernández. “Buscó acercar posiciones”, dijo un allegado al jefe del gremio de la Sanidad. A pesar de su cordial reencuentro con Daer y de haber cruzado saludos hace una semana con Pablo Moyano, Cristina nunca estuvo en la lista de invitados al acto en CGT.

Los gremialistas esperan recibir a gobernadores e intendentes del PJ y habría dos butacas reservadas para Fernando “Chino” Navarro y Emilio Pérsico, los dos dirigentes del Movimiento Evita señalados por la vicepresidenta por el presunto manejo irregular de la ayuda social. “Ellos ayudaron mucho a mantener la paz social durante la pandemia”, los defendió un gremialista casi con el mismo argumento que había utilizado el Presidente.

Hay diferentes versiones sobre el encuentro de Cristina con Daer, referente del sindicalismo clásico y un aliado de Fernández. La senadora Juliana Di Tullio, una de las legisladoras de mayor confianza de la vicepresidenta, contó durante su viaje a Suiza con otros dirigentes sindicales que fue Daer el que pidió la entrevista. Di Tullio participó del congreso de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Ginebra por ser la presidenta de la comisión de Trabajo y Previsión Social de la cámara. Su versión no coincide con lo que dicen otras fuentes sindicales, que comentaron que el llamado fue de la vicepresidenta para conocer de primera mano cómo uno de los jefes de la CGT pensaba sobre la reforma en el manejo de los planes sociales y el estado del mercado del trabajo. Según reconstruyó LA NACION a partir de otras dos fuentes sindicales, la vicepresidenta y el dirigente de Sanidad se comprometieron a mantener la unidad del Frente de Todos camino al año electoral. “Hablaron de los planes sociales, de la situación económica, del funcionamiento interno del Gobierno, del mercado del trabajo y de la posibilidad de que avance una reforma laboral si gana la oposición”, dijo un dirigente de confianza de Daer.

https://www.lanacion.com.ar

Comparte:

Noticias relacionadas