La CGT con menos poder, después de no ser consultada por Alberto Fernández

El Presidente de la Nación tomó la determinación de seleccionar a la nueva ministra de Trabajo sin consultar a nadie, por lo que generó molestias en la cúpula de la Confederación General del Trabajo que ya lo hizo saber.

El comienzo del fin de semana largo fue bastante turbulento para el Gobierno, ya que Alberto Fernández tuvo que modificar y suplantar a algunos ministros, como es el caso del Ministerio de Trabajo.

La molestia de la Confederación General del Trabajo (CGT) es por la designación de la nueva ministra de Trabajo. En cualquier gobierno peronista es habitual que el cargo del ministro de Trabajo sea puesto a consideración de la Central obrera.

El reemplazo de Moroni fue decidido por el Presidente Alberto Fernández en absoluta soledad. La Cámpora se sintió tocada por no haber tenido ni siquiera referencia alguna antes de conocer por los medios la designación de Olmos. En el caso de la cúpula de la CGT, directamente leyeron que el Presidente les restó poder.

Algunos de los cuestionamientos los recibió el titular del gremio de la Sanidad, Héctor Daer, que fue criticado por sus pares por no haber sido siquiera avisado a pesar de la relación cercana que lo une al Presidente.

La nueva ministra de Trabajo, Kelly Olmos, deberá hacerse cargo de las relaciones laborales en un contexto de alta inflación y paritarias que se negocian por arriba del 100 % .

https://www.perfil.com/

Comparte:

Noticias relacionadas