La CGT hará su propio acto el 17 de octubre, sin el Presidente ni Cristina

Lo decidió la conducción para evitar quedar entrampada por la interna oficialista y a par contener las diferencias internas. Será una celebración solo de los gremios en el estadio de Obras Sanitarias, y apuestan a lanzar su propio espacio político dentro del PJ.

La conducción de la CGT resolvió avanzar en los preparativos de un acto propio y de neto corte sindical para celebrar el próximo 17 de Octubre el Día de la Lealtad, sin la participación del presidente Alberto Fernández ni de Cristina Kirchner. La decisión supone un intento de la central obrera por escenificar un gesto de autonomía en medio de las diferencias que dividen al Frente de Todos y a la par preservar la débil unidad interna tras los cruces de los últimos días que colocaron a la entidad al borde de una ruptura.

La idea de avanzar con una demostración propia de cara a la fecha más emblemática de la liturgia peronista, para evitar quedar entrampada en la pulseada entre los diversos actos que se debaten puertas adentro del oficialismo, fue madurando en las últimas semanas entre la primera línea cegetista mientras escalaban los cortocircuitos entre la dirigencia de la cúpula de la central.

Finalmente este miércoles los referentes de la «mesa chica» en un encuentro ampliado definieron acelerar y darle forma a la propuesta de una celebración solo de los gremios sin el auspicio ni de la Casa Rosada ni del kirchnerismo. Y aprovechar el escenario para lanzar un espacio político propio dentro de la estructura del Partido Justicialista. «Una especie de Mesa Nacional Sindical Peronista», adelantó uno de los jefes cegetistas a Clarín.

«El Día de la Lealtad haremos un acto solo del movimiento obrero. No vamos a ir a ningún otro acto ni de uno ni de otro», confió a su turno otro de los sindicalistas que participó de la reunión en la que se decidió el evento, que se concretará el mismo 17 de octubre desde las 16 en el estadio de Obras Sanitarias. Los detalles de la celebración se terminarán de ultimar en un encuentro que representantes de todos los sectores de la conducción cegetista mantendrán el martes próximo en la sede del gremio de la Uocra.

Los caciques sindicales optaron por avanzar con una puesta en escena propia después de los sondeos que recibieron en los últimos días tanto desde el Gobierno como del kirchnerismo para acompañar los respectivos actos que alentaban para el 17 de octubre. Desde el entorno de Alberto Fernández deslizaron la propuesta de una celebración en la provincia de Tucumán, que este jueves quedó finalmente descartada, mientras que entre sectores K alentaban un festejo masivo en un estadio de fútbol en el conurbano bonaerense con Cristina Kirchner como única oradora.

«No podemos entrar en ese juego ni dejar que nos lleven de las narices, la CGT tiene que recuperar su fortaleza», planteó otro miembro de la cúpula sindical molesto por el rol al que, según interpreta, quedó reducida la central en medio de la fuerte disputa entre los principales actores del Frente de Todos.

Por eso, además de la señal de cara al oficialismo, la apuesta del acto cegetista también constituye un intento por empezar a articular un espacio político propio y a la vez calmar las aguas de su interna para evitar un desenlace de ruptura. Ese escenario generó fuerte inquietud a principios de la semana cuando el camionero Pablo Moyano amagó con renunciar a su cargo como miembro del triunvirato de conducción, que integra junto a Héctor Daer y Carlos Acuña, molesto por haber sido marginado de la cena que la mesa chica mantuvo el lunes con el Presidente en Olivos.

Finalmente, el rechazo de su padre Hugo Moyano y de sus propios gremios aliados a romper con la central sumado a la invitación de Alberto Fernández para compartir una comida conjunta, la que se concretó la noche del miércoles también en Olivos, forzó la marcha atrás de Pablo, aunque la tensión interna está lejos de haberse disipado.

La crisis interna fue analizada en la reunión de mesa chica de este miércoles que resolvió avanzar con el acto. Allí, además de Daer y Acuña, estuvieron los dirigentes Andrés Rodríguez (UPCN), Gerardo Martínez (Uocra), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Armando Cavalieri (Comercio), Roberto Fernández (UTA) y Luis Barrionuevo (gastronómicos), entre otros. Coincidieron en la necesidad de contener las diferencias internas y acordaron convocar al moyanismo al encuentro del próximo martes pensado para terminar de definir los detalles del acto.

La intención es resolver allí si habrá discursos en la celebración o se optará por la difusión de un documento con los planteos políticos y laborales principales de la central, como ocurrió durante la movilización del 17 de octubre. «El objetivo es un acto nuestro sin invitar ni dirigentes políticos ni funcionarios», aclaró un gremialista aunque admitió que tampoco la entidad le va a cerrar la puerta a nadie. E insistió: «No vamos a movilizar ni le vamos a armar el escenario a nadie».

https://www.clarin.com/

Comparte:

Noticias relacionadas