La CGT toma distancia del Gobierno y va por su cuenta al 17-O y a un armado electoral

Una mesa ampliada de la central, sin Pablo Moyano, resolvió ayer establecer un ámbito propio de gestión política para las elecciones del año que viene.

La CGT resolvió explorar un camino propio de construcción política alejado del Gobierno. Ese intento, que ayer se decidió por mayoría pero en ausencia del sector de Pablo Moyano, tendrá como primer hito la presentación de un espacio de gestión de políticas y proyección de candidaturas propias para las elecciones del año que viene en un acto que se hará el 17 de octubre en el estadio de Obras Sanitarias. Con esa presentación la central reemplazará la convocatoria que había consensuado con Alberto Fernández para ese día, clave en el calendario peronista, en la provincia de Tucumán, y que había sido desacreditado por Cristina de Kirchner y su entorno.

La estrategia se delineó ayer durante una extensa reunión de la “mesa chica” ampliada de la central obrera en la sede del gremio de la construcción, Uocra. Participaron dos de los secretarios generales, Héctor Daer (Sanidad) y Carlos Acuña (estaciones de servicio) y una veintena de dirigentes guiados por los “gordos” de los grandes gremios de servicios y los “independientes” de buen vínculo con todos los gobiernos. Entre los ausentes se destacaron, además de Moyano, el mecánico Mario Manrique (Smata) y el Frente Sindical que conduce el camionero; Abel Furlán, de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), un sindicato históricamente animador de las iniciativas de la CGT, y la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) que orienta el bancario Sergio Palazzo.

Las presencias y los faltazos pusieron una vez más al descubierto la crisis sin retorno que atraviesa la principal expresión del sindicalismo argentino, y que la semana pasada estuvo a un paso de cristalizarse en una fractura con la salida del camionero del triunvirato de conducción. Moyano, a quien “gordos” e “independientes” habían marginado de una cena en la quinta de Olivos con Alberto Fernández, no fue llamado ayer al convite en Uocra. De hecho los espacios más tradicionales de la central dan por sentado que el camionero y los espacios que lo apoyan se subordinarán el año que viene a Cristina de Kirchner en su eventual armado electoral.

Los que sí participaron ayer, con Daer y Acuña, fueron el mercantil Armando Cavalieri, el gastronómico Luis Barrionuevo, los “independientes” Gerardo Martínez (dueño de casa), Andrés Rodríguez (estales de UPCN y adjunto de CGT) y José Luis Lingeri (Obras Sanitarias); Guillermo Moser (Luz y Fuerza), Oscar Mangone (personal del gas), Sergio Romero (docentes de UDA), Rodolfo Daer (Alimentación) y representantes de dos sindicatos clave del transporte, Unión Tranviarios Automotor (UTA, colectiveros) y La Fraternidad (maquinistas de trenes), que no están alineados con la central manejada por los Moyano, la CATT, entre otros.

En la cima de la CGT explicaron que la iniciativa no implica una ruptura o corrimiento respecto del PJ nacional sino la intención consensuada por los dirigentes de validar el peso específico de las organizaciones sindicales en los armados electorales con independencia de la voluntad de la estructura partidaria por reconocérselo.

Algo tardío el diagnóstico: en los últimos años cada elección del peronismo fue diseñada casi en soledad por Cristina de Kirchner y a la hora de ubicar a postulantes desde el sindicalismo ignoró por completo a los espacios más tradicionales de la central a expensas de otros sectores menos conspicuos del rubro, como la CFT o la CTA de Hugo Yasky.

Agregaron que tampoco representa un demérito para las históricas 62 Organizaciones, ese sello del sindicalismo peronista que tuvo en Lorenzo Miguel su máxima inspiración y juego político en los años 80. En los últimos años el sello languideció hasta caer en la absoluta intrascendencia luego de la muerte de Gerónimo “Momo” Venegas, heredero de Miguel en la materia, y en la actualidad subsiste dividido en tres expresiones sin peso alguno que reportan a sendos sectores de la interna de la CGT.

Tal como fue planteado ayer en la reunión en la Uocra el próximo 17 de octubre promete un escenario dividido para la CGT. En paralelo con el acto rediseñado ahora en Obras Sanitarias por los grupos más tradicionales, el Frente Sindical de Moyano prepara su propia convocatoria callejera en la avenida 9 de Julio o bien a la Plaza de Mayo.

http://www.ambito.com/

Comparte:

Noticias relacionadas