La empresa estatal jujeña JEMSE busca inversores para meterse de lleno al mercado del litio

La portabilidad y la reducción de las emisiones de dióxido de carbono son el futuro de la tecnología y las baterías de litio van a jugar un rol central en el desarrollo de nuevas tecnologías móviles y los autos eléctricos de fabricación masiva. Por eso, Jujuy ve una oportunidad clave en su inserción en las cadenas de valor mundial a partir de sus salares.

Desde Jujuy Energía y Minería Sociedad del Estado (Jemse), la empresa provincial que promueve el desarrollo económico de la provincia con alianzas público-privadas, Gerardo Morales busca impulsar la producción de litio a través de diversos proyectos conjuntos con Jujuy Litio.

No es la primera industria no convencional que Morales busca hacer despegar en la provincia para diversificar la matriz productiva, fuertemente ligada a la minería, el turismo y el tabaco. Semanas atrás inauguró el primer laboratorio estatal de aceite de cannabis.

Al fin y al cabo, los salares del Noroeste argentino forman parte del Triángulo dorado del Litio, junto a Chile y Bolivia -al que recientemente se sumaron los países de Brasil y Perú como productores de litio, por sus nuevos proyectos- y la infraestructura minera que Jujuy ya tiene establecida le da una ventaja estratégica. Y Jemse cuenta con alrededor de 10.500 hectáreas de propiedades mineras en salares para formar alianzas estratégicas para desarrollar exploración greenfield.

En los últimos años el litio se ha convertido a nivel mundial en un insumo clave en la transformación energética en los últimos tiempos, siendo una de las principales materias primas para la industria del almacenamiento de energía y vehículos eléctricos. Con el motor de combustión en vías de extinción en Europa, la provincia apela a diversificar su economía con una inserción en la cadena de valor de los nuevos autos eléctricos.

La idea es superar la etapa estrictamente extractivista. Por eso, Jemse también destaca el proyecto de conversión de buses diesel a buses eléctricos del sistema de transporte público de San Salvador de Jujuy, con la asistencia técnica del Centro Tecnológico Aeroespacial (CTA) de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y también la fábrica de Baterías de Litio – Jujuy Litio SAPEM, que tiene como principal objetivo agregar valor en la cadena de producción del carbonato de litio, generando un desarrollo de proveedores locales e inversión internacional en la provincia.

«Jujuy presenta un modelo interesante para inversión de litio, ya que es una provincia minera por excelencia, cuenta con pasos internacionales, gasoductos y oleoductos, líneas de alta tensión cercana a los salares, accesos por rutas nacionales pavimentadas, proveedores locales ya desarrollados en cercanías a procesos productivos, universidades, laboratorios, entre otros aspectos, donde actualmente ya cuenta con minas en funcionamiento y exportando carbonato de litio, con bajos costos de producción», explicó Gabriel Márquez, Presidente de Jujuy Litio.

Desde Jemse detallan que Jujuy cuenta con un proyecto en operación en el salar de Olaroz (Sales de Jujuy S.A.), otro en finalización de la construcción de la planta en el salar de Cauchari (EXAR S.A.), un proyecto en etapa de análisis económico avanzado en el salar de Cauchari (South American Salars S.A) y otros 5 proyectos en etapa de exploración en diversos salares como salar de Jama, Salinas Grandes y Laguna de Guayatayoc. El salar de Olaroz-Cauchari presenta recursos medidos de más de 4.600 millones de metros cúbicos de salmuera rica en litio.

«El litio aporta un nuevo paradigma: en el futuro cercano se espera que la demanda del litio siga creciendo, impulsada por diversos aspectos, como ser medioambientales, avances tecnológicos, el compromiso en la reducciones de emisiones y control del calentamiento global, la disminución de los costos de baterías de litio para almacenamiento de la energía y las perspectivas de crecimiento de vehículos eléctricos», señaló Felipe Albornoz, presidente de JEMSE.

«Hoy la provincia es tenida en cuenta por los inversores internacionales para el desarrollo de energías renovables y nuestro compromiso es fortalecer a la empresa como herramienta para promover el desarrollo económico productivo de la provincia con participación integrada», agregó.

Se cree que para el 2040 pueda haber déficit de litio, dada la poca oferta mundial y teniendo en cuenta los proyectos existentes y planificados para estos próximos 20 años, como la prohibición de los autos de combustión en Gran Bretaña a partir de 2030 o la producción de un millón de vehículos eléctricos que tiene Francia por objetivo para 2025.

Desde Jemse subrayan que el proceso de producción del litio es sostenible y amigable con el medio ambiente ya que consiste en evaporar en piletas las salmueras súper saturadas, aprovechando la evaporación natural por medio de las energías del sol y del viento, para que precipiten sal y se concentre litio o potasio en la salmuera para que sea tratada y producir cloruro de potasio o carbonato de litio.

Actualmente el gobierno de Francia dispone de un presupuesto de 1.430 millones de dólares para incentivar la compra de vehículos eléctricos, con subsidios de hasta 13.000 dólares para los compradores de autos eléctricos o híbridos. Mientras que Alemania los compradores de autos eléctricos pueden recibir hasta 6.600 dólares de subsidio por comprar autos eléctricos -cifra que subirá hasta los USD 10.000 si el fabricante también contribuye. Dinamarca también prohibirá la venta de autos a nafta o diésel a partir del 2040 y a partir de 2030 van a incrementar los impuestos a los combustibles fósiles y subsidiar la compra de vehículos eléctricos.

Lapoliticaonline.com


Related posts