La industria minera como pilar del desarrollo inclusivo y sostenible

La sector genera trabajo de calidad con uno de los mejores salarios del país. Eso se traduce en provincias más fuertes, con más salud, más educación, más investigación científica, más cultura, más infraestructura, mejores obras y mejor calidad de vida.

Cada año conmemoramos el día de la industria minera como reconocimiento a la primera “Ley de Fomento Minero”, sancionada el 7 de mayo de 1813 por la Asamblea Nacional Constituyente, a propuesta de la Junta de Gobierno. Desde la Secretaría de Minería de la Nación saludamos a todas y todos los actores del sector.

La industria minera está entrando a una etapa de expansión en nuestro país por la coyuntura global y la necesidad de una transición energética hacia energías más limpias para el cuidado del medio ambiente, pero también por la convicción y esfuerzo de nuestro gobierno para desarrollar la minería responsable y con estrictos controles y cuidados ambientales.

Hemos trabajado mucho para lanzar la primera Mesa Nacional sobre Minería Abierta a la Comunidad (MEMAC), un espacio de diálogo abierto para trabajar en la construcción de confianza mediante un debate genuino y respetuoso que nos permita avanzar en una visión compartida sobre el desarrollo minero en el país. Herramientas como ésta y el Sistema de Información Abierta a la Comunidad sobre la Actividad Minera en Argentina (SIACAM), nos permiten cumplir con la demanda ciudadana de mayor claridad y transparencia en la información. Es nuestra misión acompañar e incentivar el desarrollo de la industria con mayores y mejores controles, y con una mayor participación por parte de la sociedad.

Tenemos el objetivo de superarnos y generar las condiciones necesarias para que la industria siga creciendo, para desarrollar nuestro potencial bajo estrictos estándares ambientales, diversificar nuestra matriz productiva y seguir impulsando el desarrollo de las comunidades. La minería genera trabajo de calidad con uno de los mejores salarios del país. Eso se traduce en provincias más fuertes, con más salud, más educación, más investigación científica, más cultura, más infraestructura, mejores obras y mejor calidad de vida.

Este objetivo va de la mano de una minería cada vez más sustentable, que respete y promueva un mayor cuidado del ambiente y desarrollo comunitario, que impulse políticas públicas para que sus beneficios alcancen no sólo a la generación presente, sino que dejen un legado que contribuya a la satisfacción de las necesidades de las futuras generaciones.

Queremos una minería más inclusiva que recorra el camino necesario para llegar a la igualdad de género en todo el sector y en cada uno de los puestos de trabajo. La Secretaría está llevando adelante la planificación e implementación de programas que incluyen objetivos claros para acortar las históricas brechas de género en el sector, que generen empleos de calidad y fortalezcan las capacidades. Necesitamos reconocer e identificar las desigualdades existentes para evitar perpetuarlas, y así impulsar un desarrollo con mayor equidad de género. Debemos incorporar una mirada transformadora para promover ámbitos laborales más seguros y cuidados, sin violencias.

El mandato de nuestro Gobierno, que acompañamos junto al Ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, es que la industria minera deje de ser potencial para convertirse en un pilar del desarrollo. Para ello necesitamos de cada una de las personas protagonistas del sector, pero también de la comunidad científica, docente, medioambiental y de los sindicatos, junto a toda la sociedad. Es nuestro mandato trabajar en la comunicación, la empatía y la transparencia que nuestro país demanda, tanto como demanda los minerales que producimos.

Infobae.com

Comparte:

Noticias relacionadas