La industria sigue en caída: Tres grandes empresas despidieron personal

Tres grandes empresas de consumo masivo despidieron personal. La alimenticia Arcor despidió a 42 trabajadores de su planta de San Luis, que emplea a un total de 444 personas. «La gente salía hoy de vacaciones, todo el personal tenía una semana de vacaciones, y nos encontramos con esta mala noticia. Entre los operarios despedidos, hay gente con más de 20 años de antigüedad”, dijo Gustavo Sosa, secretario gremial del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación de San Luis. Por su parte, la multinacional Unilever cerró su planta de mostaza, kétchup y salsas de La Rioja, lo cual deja sin empleo a 120 personas. También se conocieron 25 despidos en otra alimenticia de gran tamaño como Alco Canale.

Según los últimos datos de la consultora Scentia, el mercado de consumo masivo registró en septiembre una caída del 9,4 por ciento frente al mismo mes del año pasado, es la segunda peor caída desde julio de 2018. Esta merma se monta sobre una caída del 3,7 por ciento en septiembre de 2018 frente al mismo período de 2017. La fuerte caída del consumo en el mes pasado se explica por la baja de todas las categorías. Bebidas sin alcohol bajó 15,3 por ciento, seguido de limpieza de ropa y hogar (-12,4 por ciento), perecederos + frío (-12,0), bebidas con alcohol (-10,0), desayuno y merienda (-8,5) y alimentación, que cayó un 7,3 por ciento.

El derrumbe del mercado interno es el factor principal que explica el achicamiento prácticamente generalizado de todas las grandes empresas del país en los sectores más diversos de la producción y de los servicios. También opera la restricción crediticia que impide aliviar la carga financiera y la devaluación del peso, que multiplicó el peso de las deudas en dólares.

Unilever comunicó este martes el cierre de su planta de Arisco en La Rioja, en donde se elaboran mostaza, ketchup y salsas. La decisión implica el despido de 120 personas. “La industria alimenticia está atravesando un período de estancamiento desde hace varios años debido a la caída generalizada del volumen de producción, como consecuencia de la desaceleración local en los niveles de consumo. En este contexto, las compañías debemos afrontar procesos de reingeniería de las operaciones industriales, a fin de mantener la viabilidad y sustentabilidad del negocio”, dice la multinacional Unilever, una de las empresas denominadas “formadoras de precios” en el segmento de limpieza e higiene personal. Unilever fabrica marcas de alimentos como Knorr y Hellmann´s junto a Sedal, Axe, Cif, Ala, Drive, Lux, Dove y Confort. “La compañía ha buscado alternativas ante contextos adversos. Esta es una medida de última instancia que se toma con suma responsabilidad luego de haber analizado y agotado todos los cambios y adaptaciones en otros aspectos de la operación”, siguió Unilever.

También Arcor, otro gigante del consumo masivo, comunicó despidos. Fueron 42 despidos de su planta de San Luis, «Nos preocupa la situación de los despedidos, la rechazamos y vamos a pedir la reincorporación; pero también nos preocupa la situación en la que quedan los compañeros que tienen que seguir trabajando en la planta», señaló Gustavo Sosa, del gremio de la alimentación. “En los últimos años, la planta de Arcor ubicada en la localidad de San Luis ha implementado cambios en sus líneas con el objetivo de contribuir con la competitividad y sustentabilidad de la operación. En este marco, se incorporaron líneas como el caso de toda la producción nacional de la temporada de pascua y la línea de tabletas de chocolates. Por otra parte, se discontinuaron algunas líneas de baja utilización, principalmente las vinculadas a la producción de golosinas. Esta planta no es ajena al contexto general de la economía y debido a la caída generalizada de consumo ha sufrido una merma importante y permanente en su nivel de actividad, con un grado de ocupación promedio por debajo de los últimos años”, dijo Arcor, y confirmó el despido de 42 personas sobre una plantilla total de 444 trabajadores.

Por su parte, Alco Canale presentó un procedimiento preventivo de crisis y despidió a 24 trabajadores de la planta que tiene en Valle Viejo, Catamarca, sobre un total de 120 empleados. Así lo confirmó José Ocampo, titular de la delegación provincial del Sindicato de la Alimentación. La empresa cerró el año pasado su planta de Llavallol.

Página 12


Related posts