La industria startup ha vivido una fiebre de nuevos «unicornios». Ahora empiezan a ser una rareza

Cuando en 2013 la analista e inversora de capital riesgo Alieen Lee se puso a buscar una etiqueta con la que referirse a startups que superaban los 1.000 millones de dólares sin haber pasado siquiera por el parqué se le ocurrió el término “unicornio”. Tenía bastante sentido. El término sintetizaba bien sus valores: eran firmas poco frecuentes, fascinantes y casi míticas, con altísimas valoraciones que más que en ingresos o beneficios reales enraizaban en las estimaciones a futuro y capacidad.

Durante un tiempo los unicornios se convirtieron en un símbolo que se extendió más allá de Silicon Valley, hasta Europa e incluso España, alentando una auténtica fiebre. A las puertas casi de 2023, los vientos parecen haber cambiado, al menos en Estados Unidos, y asistir al nacimiento de un unicornio tecnológico empieza a ser de nuevo algo no tan frecuente como hace un par de años.

El aparente cambio de vientos lo capta bien este reportaje de The Washington Post, en el que se desgranan algunos datos para reflexionar. Quizás los más esclarecedores son los aportados por la consultoría CB Insights, que muestran, entre otras cosas, una clara caída en su registro.

Cifras para la reflexión

“En el tercer trimestre de 2022 solo nacieron 25 unicornios en todo el mundo, lo que supone un descenso del 71% en términos intertrimestrales y el menor número de nacimientos desde el primer trimestre de 2020”, recoge la compañía en su informe State of Ventures, si bien incide en que Estados Unidos sigue liderando la creación, con más de la mitad de los nuevos unicornios.

La gráfica elaborada por sus técnicos muestran con claridad la curva descendente: tras una tendencia al alza entre finales de 2020 y el último cuatrimestre del año pasado, cuando llegaron a documentarse 141 nacimientos de unicornios, el dibujo apunta ahora en sentido contrario, con 25 «alumbramientos» durante el último trimestre frente a 87 el segundo y 125 el primero.

De esos 25 unicornios, solo tres se habrían registrado en Europa; Asia suma siete, Latinoamérica uno y Estados Unidos gana otros 14. El descenso se registra en todos los territorios, sin excepciones. A lo largo del anterior trimestre, en Europa se habían documentado 16 “nacimientos”. La foto global de CB Insights muestra al cierre del tercer trimestre 1.192 unicornios en todo el mundo.

El dato llega acompañado por otros igual de significativos. La firma PitchBook Data calcula por ejemplo que la cantidad de fondos de capital riesgo que se dedican a nuevas empresas en etapa avanzada descendió durante el tercer trimestre alrededor de un 50% si se compara con los tres meses anteriores. Otra cifra igual de interesante es la deriva del propio Nasdaq 100, un índice bursátil clave en el sector tecnológico: en lo que va de año ha descendido cerca de un 30%.

Más allá de los porcentajes, balances y estudios, quizás el mejor ejemplo lo deja —detalla TWP— la popular BeReal, una red social con millones de descargas y que incluso ha obligado a mover ficha a TikTok. Un informe reciente la valoraría en alrededor de 600 millones, considerablemente por debajo de la categoría de “unicornio” que sí lograron otras firmas con un contexto diferente.

El actual llega marcado, entre otros factores, por la preocupación a una recesión y una subida de tipos de interés que afecta también a la contratación e inversión de las firmas. El escenario y el alza de las tasas de interés tampoco favorece que grandes fondos apuesten por el capital de riesgo.

Los datos registrados por CB Insights llegan también después de que el propio sector constatara valoraciones de empresas que resultaron estar muy por encima de lo que se cotiza hoy. También hay excepciones, por supuesto, como la de Stability AI que ha recaudado algo más de 100 millones de dólares con una valoración, precisa Bloomberg, de alrededor de mil millones.

https://www.xataka.com/

Comparte:

Noticias relacionadas