La inflación hizo pico en octubre

De hecho, a partir de los números de la dinámica de precios publicados por el Indec a través del informe del IPC Nacional de octubre, el investigador de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), Martín Rozada, actualizó su Nowcast de pobreza. Afirmó que en el semestre que va de mayo a octubre trepó a una de 42,2%, tras el 40,9% que publicó el propio Indec para enero-junio.

La fuerte aceleración de 1,8 puntos en Alimentos respecto a septiembre, se explicó por los incrementos de Precios Máximos convalidados por el Gobierno y por el impacto de las subas de precios estacionales, en particular el limón, la papa, la manzana y el tomate. Pero, además, tal como destacaron desde el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), los ajustes en los combustibles tienen un efecto sobre los costos de levantar la cosecha y distribuir. Además hubo subas en carnes, que también pueden encontrar explicación en las bajas de retenciones y en la dinámica cambiaria.

Los estacionales definitivamente no ayudaron, más allá de que más de la mitad del incremento de octubre se explicó por la inflación núcleo. Otro rubro que tuvo impacto estacional fue el de Prendas de vestir y calzado, que tiene una importancia de 8,5% en la ponderación del IPC Nacional. De hecho, si bien Alimentos y bebidas fue el que más incidencia tuvo, el mayor incremento fue en indumentaria, con una suba de 6,2%. El cambio de temporada y la reapertura de shoppings fueron parte de la explicación del fenómeno.

Cabe esperar que lo de octubre haya sido un pico, siempre y cuando el BCRA logre estabilizar la dinámica cambiaria. En ese sentido, entre analistas prima la lectura de que la autoridad monetaria debería ajustar más las tasas de interés. Si bien el mismo jueves hubo un movimiento que incrementó en 3 puntos la de los plazos fijos, llevándola a 37%, esa suba tiene sabor a poco en la pelea por intentar mantener el ahorro en pesos. Y es que cualquier inflación que supere el 3%, y para lo que queda del año la expectativa es que lo haga tanto en noviembre como en diciembre, implicará pérdida de poder adquisitivo de los ahorros.

El estratega de Renta Fija de Consultatio Plus, Francisco Mattig, sostuvo que la mayor complicación aparece al notar que se llega al descongelamiento de tarifas de enero con una inflación ya alta: “El de la inflación fue un número muy malo. Mucho tuvo que ver la expectativa de devaluación, dado que la inflación de bienes, en general más transables, fue de 4,6% (mientras que los servicios, menos transables, crecieron solo 1,9%). Algo de esto adelantábamos, cuando veíamos que la inflación mayorista, que en general sigue mucho al tipo de cambio, estaba galopando a un ritmo cercano al 4%, cuando el tipo de cambio oficial lo hacía al 2,5%. La dinámica de los dólares paralelos y la brecha de 120% mucho tuvo que ver. Y todo esto, con la ayuda de la desaceleración de precios regulados. Asique, si llegamos con este ritmo de inflación a enero, cuando supuestamente deban ajustarse algunas tarifas, el impacto sería mucho mayor.”

Lo que viene

La dinámica de los dólares paralelos explicó en parte, vía expectativas y remarcaciones en un contexto de reactivación lenta pero efectiva de la economía, los incrementos de octubre. Además, si bien permanecen los congelamientos de tarifas de electricidad, gas y comunicaciones, las subas en los combustibles, que fueron de 3,5% en el mes, moderó la importancia del ancla que vienen representando los regulados.

Es decir, en el mes subieron apenas 1,5%, bien por debajo de la inflación. Pero por encima del promedio de 0,7% que habían marcado en junio, julio y agosto. Se esperan más subas de combustibles y también se anunció la salida de algunos productos del programa Precios Máximos. Por su parte, los medicamentos aumentarán 3% en noviembre y las prepagas 10% en diciembre. En ese contexto, preocupa que la inercia de precios llegue tan elevada.

Desde LCG afirmaron: “En los meses que siguen, no esperamos que la inflación se ubique necesariamente en los mismos registros elevados de octubre, donde impactó también el incremento de la brecha cambiaria, pero sí será importante considerar que hacia adelante podría impactar el desarme progresivo de algunos programas como Precios Máximos, y la autorización de aumentos a las prepagas durante diciembre. A esto se suma la intención de comenzar a descongelar tarifas, considerando que el Presupuesto para 2021 asume subsidios que se mantienen como porcentaje del producto, y eso implicaría un incremento de tarifas al mismo ritmo que el PBI nominal”.

Números de octubre

El 3,8% de octubre estuvo muy por encima de lo esperado por los analistas. Pese a que se esperaba una aceleración para el primer mes del último trimestre, quedaron por encima del 3,2% que proyectó el promedio de las respuestas del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), que publica todos los meses el BCRA.

La inflación interanual volvió a acelerar, luego de varios meses de buenas señales. Como la inflación de octubre del 2019 fue de 3,3%, ahora el IPC interanual pegó un salto y quedó en 37,2%.

Además de Alimentos y bebidas, que le agregó más de 1 punto a la inflación del mes, otras divisiones con fuertes subas fueron: Prendas de vestir y calzados, con 6,2%, por el cambio de temporada y la reapertura de shoppings; Equipamiento y mantenimiento del hogar, con 4,5%, por cierta influencia de las expectativas de devaluación que generaron remarcaciones en los electrodomésticcos; Transporte, con 4,2%, por los incrementos en los combustibles; y Restaurantes y hoteles, con 3,4%, de la mano de la reapertura de locales. Los precios estacionales tuvieron una fuerte influencia, con una suba de 9,6%.

Pese al fuerte salto de octubre, desde el Ministerio de Economía siguen mostrando una lectura optimista: «El 2020 cerraría con una inflación casi 20 puntos menor a la de 2019, pese al aumento de octubre».

Baenegocios.com


Related posts