La Inteligencia Artificial aborda uno de los problemas más antiguos en minería

 En una pequeña ciudad cerca del lago Balkhash, una minera de oro kazaja confía en la inteligencia artificial para anticipar cuándo una planta de mineral está a punto de exceder su capacidad.

JSC AK Altynalmas se ha asociado con la start-up de tecnología Intellisense.io, cuyo software utiliza sensores integrados en la planta para crear un modelo de proceso de triturado y avisar de problemas antes de que ocurran. Es una aplicación cada vez más valiosa, ya que las minas de la empresa producen mineral con niveles más bajos de oro, lo que ejerce una presión adicional en las operaciones de procesamiento.

“Creo que la industria está madurando en cuanto a comprensión de lo que pueden hacer nuestros tipos de sistemas”, dijo Sam Bose, líder ejecutivo de la empresa con sede en Cambridge, que forma parte del llamado grupo tecnológico Silicon Fen en el Reino Unido. “Hemos visto que las empresas mineras empiezan a confiar en este tipo de sistemas de inteligencia artificial”.

Si bien la adopción de la IA es lenta respecto a otros sectores, los problemas que conllevan la disminución de las leyes del mineral de metales, como el cobre y el oro, están empujando a más empresas mineras a estudiar con mayor detenimiento esta tecnología. En lugar de gastar más en exploración, firmas emergentes como Intellisense.io están ayudando a los productores a maximizar el metal extraído de las minas que ya poseen.

El software de IA se puede adaptar a otros procesos de minería, como la perforación y el bombeo de agua. También puede poner a prueba escenarios alternativos sin tener que incurrir en el riesgo y el coste de alterar una mina.

En julio, Intellisense.io se asoció con BASF SE, la mayor química del mundo, para crear un modelo basado en inteligencia artificial que se puede aplicar en toda una mina. Tiene como objetivo optimizar la eficiencia desde una sola plataforma en seis procesos de minería, incluido el control de existencias y el bombeo de tuberías.

La IA también puede ayudar a controlar las operaciones mineras de forma remota y alejar a los trabajadores de emplazamientos subterráneos potencialmente peligrosos, según Bose, quien fundó Intellisense.io en 2014.

La tecnología de otra startup de IA de Cambridge, Conundrum, se está probando en sitios de oro y carbón en Rusia y Australia, respectivamente. La IA de la compañía, que ajusta los procesos de triturado de acuerdo con la información de los sensores virtuales, permitirá a los ingenieros de minas cambiar su enfoque de las operaciones diarias a una estrategia a largo plazo para optimizar el rendimiento, dijo el líder Konstantin Kiselev.

“Una mina se convertirá en un lugar similar a una oficina, porque no será necesario estar en el sitio con frecuencia”, señaló. “Lo veremos muy pronto, tal vez en dos o tres años”.

Infobae.com


Related posts