La marcha de la CGT tensiona a los movimientos sociales

La UTEP acompañará la marcha de las centrales obreras al Congreso. La Unidad Piquetera se movilizará el mismo día, pero a la Plaza de Mayo y polarizando con la CGT. Malestar por la estigmatización a los beneficiarios del Potenciar Trabajo.

En consonancia con la marcha de la CGT, los movimientos sociales se preparan para volver a la calle este 17 de agosto. La Unión de Trabajadores de la Economía Popular se sumará a la marcha de las centrales obreras del Obelisco al Congreso. A esa protesta, a la que la CGT convocó con la consigna “Hoy más que nunca, primero la Patria” y el espacio de la CTA de Trabajadores y el Frente Sindical por el Modelo Nacional enfocó, en cambio, en contra de los empresarios formadores de precios, la UTEP llevará su reclamo por las leyes de la Agenda Tierra Techo Trabajo. La Unidad Piquetera realizará el mismo día una marcha pero hasta la Plaza de Mayo y para exigir un aumento de salarios, jubilaciones y de la ayuda social, con un tono de desafío a las centrales, a las que calificó de “entreguistas”; esa movida será el preámbulo de otra manifestación anunciada para el lunes 22, cuando se reúna el Consejo del Salario.

Este miércoles, la UTEP va a concentrarse a cuatro cuadras del Obelisco, en la esquina de la 9 de Julio y Avenida de Mayo, para sumarse a los gremios que concentrarán en la Plaza de la República. “Para nosotros esta marcha con la CGT es importante. Queremos dar un mensaje claro a la dirigencia política, empresarial y de los sectores productivos del país sobre la necesidad de afianzar la estabilidad económica, la perspectiva productiva y el trabajo como ordenador social”, dijo a Página/12 Gildo Onorato, secretario gremial de la UTEP.

Si la CGT convoca con la consigna “Primero la Patria”, casi sin demandas concretas –salvo una mención a que el crecimiento económico depende de “recomponer el poder de compra de los salarios, jubilaciones y planes sociales”– y la CTA identifica responsables de la crisis –”Paremos contra los ajustadores, los remarcadores de precios y los devaluadores”, propone–, la UTEP también pone su acento a por qué marchar. Onorato habló de la búsqueda de un reconocimiento: “en la Patria, los trabajadores somos centrales para la construcción de una perspectiva de futuro, y sobre todo, para integrar al conjunto de nuestra sociedad con derechos en el siglo XXI”, señaló.

Más picado, el titular de la UTEP, Esteban Castro, hizo una alusión al malestar que existe dentro de los movimientos por la estigmatización que el gobierno y los grandes medios vienen haciendo de los beneficiarios del Plan Potenciar, que a mediados de este mes comenzarán a ser auditados. Es que los discursos oficiales sugieren que no trabajan, que no estudian, que el gobierno no sabe qué es lo que hacen, un enfoque que está a años luz de la época en que el presidente Alberto Fernández hablaba de la economía como “una hoja en blanco” que debía ser reescrita incluyendo a la economía popular. “Tienen mucho apuro para auditar a los que pasan hambre; ojalá algún día nos pongamos de acuerdo en auditar a los que se la llevan del País”, planteó Castro a este diario.

La Unidad Piquetera 

La Unidad Piquetera junto a gremios de izquierda y comisiones sindicales de base marcharán, el mismo miércoles, hasta la Casa Rosada. “La CGT hace una movilización para descomprimir la bronca popular. Van a dar una vueltita por el centro”, chuceó Eduardo Belliboni, titular del Polo Obrero a la central sindical. “Nosotros en cambio vamos a la Plaza de Mayo a levantar los reclamos que tienen que empezar por el salario, los reclamos de la clase obrera”.

Así, la manifestación tendrá entre sus demandas el llamado a “un paro general y un plan de lucha para enfrentar el ajuste de los Fernández y de su nuevo superministro”. Al gobierno le reclamará un aumento de salarios, de jubilaciones y de la ayuda social. “Hay que reclamarle al gobierno porque es el primer formador de precios. La inflación está destruyendo los ingresos de los trabajadores y jubilados”; agregó el dirigente.

La Unidad Piquetera viene de hacer un acampe en la Plaza de Mayo, en el que exigió ser recibida por Sergio Massa. El ministro de Economía no los atendió, aunque sí funcionarios de la tercera línea de la cartera y de Desarrollo Social, sin llegar a un acuerdo. El pedido piquetero consiste en un bono de 20 mil pesos, el aumento de los salarios y la apertura de las inscripciones en el Potenciar.

Al levantar el acampe, las organizaciones anunciaron que continuarán sosteniendo estas demandas con una nueva movilización el lunes 22, día en que se reunirá el Consejo del Salario.

https://www.pagina12.com.ar

Comparte:

Noticias relacionadas