La producción minera se dispara con el aumento de la demanda de energía limpia

Un nuevo informe del Banco Mundial revela que la producción de minerales como el grafito, el litio y el cobalto podrían incrementar alrededor de un 500% para el año 2050 como consecuencia del creciente interés por las energías limpias. Se estima que más de 3.000 millones de toneladas de minerales y metales serán necesarias para las instalaciones de energía eólica, solar y geotérmica, al igual que para el almacenamiento de la energía, todo ello necesario para no aumentar la temperatura del planeta en 2°C.

El informe, titulado “Minerales para la Acción Climática: El uso intensivo de los minerales en la transición hacia la energía limpia” indica también que, aunque las tecnologías para las energías limpias necesitarán más minerales, la huella de carbono de su producción supondrá solo el 6% de las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por las tecnologías de combustibles fósiles. Además, en el informe se subraya la importancia de reciclar y reutilizar los minerales para abarcar la demanda creciente de los mismos. También se señala que aunque se aumente el reciclaje de minerales como el cobre y el aluminio en un 100%, reciclar y reutilizar aún no serán suficientes para satisfacer la demanda de energías renovables y almacenaje de energía.

En el contexto actual del COVID-19 se está causando un fuerte trastorno a la industria minera en todo el mundo. Además, los países en vías de desarrollo que basan su economía en los minerales están perdiendo importantes ingresos fiscales y, a medida que sus economías comiencen a reabrir, necesitarán reforzar su compromiso con los principios de minería sostenibles y mitigar cualquier impacto negativo.

La idea de este informe es ayudar a los gobiernos, especialmente a los países en desarrollo ricos en recursos, al sector privado y a las organizaciones de la sociedad civil (CSOs por sus siglas en inglés), a entender cómo la transición hacia energías limpias impactará la demanda futura de minerales. Es parte de la iniciativa conjunta entre el Banco Mundial y IFC denominada “Minería Climáticamente Inteligente” y se basa en otro informe del Banco del año 2017 sobre “El creciente papel de los minerales y los metales  para un futuro bajo en carbono”.

Boletin multilateral.com


Related posts