Las noticias malas, son positivas para el oro

La sorprendente escalada del precio del oro se produjo a raíz de las declaraciones de Donald Trump en las que amenazaba a China con nuevas tarifas para sus exportaciones a EE.UU.  a primeros de agosto. El metal dorado pasó de cotizar a 1.413 dólares por onza troy el 31 de julio a los 1.510 el siete de agosto, una subida del 7%.

Este giro ha obligado a revisar el precio del oro a muchas casas de análisis porque inicialmente solo apoyaban sus alzas las bajadas de tipos de interés. El dólar estaba estable y el apetito por el riesgo permanecía, lo que quedaba remarcado por los máximos del índice S&P 500 a finales de julio.

Sin embargo, las amenazas de nuevas tarifas, la debilidad del renminbi por debajo de los 7 yuanes por dólar y la denominación de China como manipulador de divisas complicó un acuerdo comercial. Además, el aumento de las tensiones y la incertidumbre sobre el yuan han pesado en el apetito global por el riesgo. Todo ello, no hay duda, ha jugado a favor del oro en el más corto plazo.

La situación también favoreció al yen japonés y al franco suizo, pero sus bancos centrales pueden intervenir para reducir la apreciación de las monedas, algo que no sucede con el oro. Por otro lado, la demanda de oro aumenta a finales de año por el aumento de la demanda de las joyerías de India y China por una cuestión cultural. Si bien, la demanda desde la joyería no deja de ser un factor leve en el precio del metal dorado, explican.

Previsiones a medio y corto plazo positivas

A corto plazo, los analistas no ven el precio del oro tan atractivo aun descontando movimientos del Banco Central Europeo (BCE) en septiembre, que permanezcan las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos y que el renminbi no se deprecie más. Por el lado del riesgo, la corrección de los mercados ha sido parecida a la anterior del mes de mayo que también provocó Trump por el mismo motivo (amenazas de nuevas tarifas a China).

A medio plazo, las tensiones pesarán más en el crecimiento global, unido a una política monetaria más acomodaticia, la madurez del ciclo económico estadounidense y las incertidumbres sobre la economía global, por lo que el precio del oro tenderá al alza. Los analistas consultados por Vestle indican que el precio del metal dorado se establecerá en torno a los 1.440 dólares por onza troy a tres meses, en los 1.500 dólares a seis meses y que superará los 1.600 dólares en los próximos doce meses.

Vestlé


Related posts