Litio, cobre y plata también aparecen en la mira de los inversores del sector minero

El Gobierno nacional lanzó a principios de noviembre su programa para el desarrollo minero a treinta años, un sector al que se apuesta en los despachos oficiales para dinamizar las exportaciones a partir de 2021. Con inversiones requeridas de gran escala y resistencia de parte de los grupos ambientalistas, una decena de proyectos aparecen en el horizonte: litio, oro, plata, y cobre, los principales productos que las empresas extranjeras buscarán extraer del suelo argentino.

El dato que más entusiasmó entre los operadores fue la primera producción de lingotes de oro en el yacimiento salteño de Lindero. Explotado por la canadiense Fortuna Silver Mines, se espera que ya entre durante el primer trimestre de 2021 en la etapa de funcionamiento a pleno a gran escala.

No corrió con la misma suerte Taca Taca, en esa misma provincia, con una inversión proyectada de más de USD3.000 millones para la explotación de cobre a cielo abierto: «parecía que avanzaba con todo, pero ahora está medio parada», resumió un representante del sector en diálogo con BAE Negocios.

Un sector favorecido

Lo cierto es que el rubro cuenta con estabilidad tributaria desde la sanción de la ley 24.196 en 1993, que incluyó beneficios impositivos que les permite desgravar gastos del impuesto a las Ganancias, amortizaciones aceleradas y exención en derechos de importación.

Por esta vía, el Presupuesto 2021 contempla un subsidio indirecto para la actividad de $7.700 millones. Sin embargo, las empresas plantean que como se trata de inversiones multimillonarias a largo plazo, necesitan garantías para poder girar sus utilidades al exterior, algo difícil de prometer con un duro cepo en el medio y una escasez estructural de dólares manifiesta.

Los que avanzan

Otro proyecto que «se empezó a mover un poco», según comentan en el sector, es El Pachón, en San Juan. Glencore apunta a extraer cobre a partir de una inversión esperada de unos USD3.000 millones. De una magnitud similar es el proyecto también cuprífero de Los Azules, en la misma provincia, aunque, al menos en el corto plazo, no hay demasiadas expectativas de que avance la iniciativa, en este caso propiedad de Mcewen Mining. Dentro de esa lista, también se encuentra el yacimiento Josemaría.

Otra inversión importante en danza es la de Agua Rica, en Catamarca, propiedad de un joint venture entre Yamana y Glencore, que apunta a extraer oro, plata y cobre, y utilizaría las instalaciones que dejó La Alumbrera.

En Lindero (Salta) ya produjeron el primer lingote de oro

Mientras tanto, los proyectos que sí parecen estar avanzando sin mayores dificultades (aunque de menor escala) son los relacionados al litio, que se concentran en los salares de mayor potencial de Jujuy, Salta y Catamarca. En esas tres provincias se ubican Caucharí y Caucharí-Olaroz, entre los más avanzados, mientras que Pastos Grandes aparece un poco más rezagado. De todas formas, también hay presencia de oro y plata como en Diablillos o en Chinchillas-Pirquitas, de Silver Standard.

El sur también existe

En la Patagonia, la mayor expectativa para extraer este último metal se concentra en el proyecto Navidad, de Chubut, que la administración de Mariano Arcioni busca impulsar, pese a la extensa resistencia social. Jaqueado por una severa crisis económica, el gobernador necesita como el agua de la inversión de como mínimo USD1.000 millones de Pan American Silver en el segundo reservorio de plata del mundo, aunque para ello deberá sortear los límites de la ley provincial 5.001 que prohíbe la megaminería, por lo que el oficialismo local apunta a una reglamentación por zonas.

En ese sentido, los grupos ambientalistas lograron frenar en Mendoza a principios de año una norma que daba marcha atrás con la protección de sus recursos hídricos, con la que buscaba desarrollar la explotación de Potasio Río Colorado y Hierro Indio, aunque al norte de la provincia se encuentra el yacimiento de cobre San Jorge, otro atractivo para los inversores.

En Neuquén, los problemas ambientales de Andacollo llevaron al gobierno local a hacerse cargo de esa histórica mina, de la que se extrae oro y plata.

En tanto, en Santa Cruz los proyectos más importantes son de oro y plata: el San José, el Cerro Vanguardia y el Cerro Moro, de Yamana.

Por su parte, en Río Negro se encuentra Calcatreu, de Patagonia Gold, que todavía está en su etapa inicial.

El planteo de los defensores de la actividad es que la Argentina quedó a la cola en la comparación regional. Es que teniendo como materia prima a la misma cordillera de los Andes que Chile o Perú, las exportaciones de nuestro país no llegan ni de lejos a los más de USD30.000 millones anuales que alcanzaron esas otras dos naciones.

Al mismo tiempo, la intención oficial de realizar una minería «sustentable», con cuidado del medio ambiente, no parece convencer a una parte importante de la población, que considera incompatibles cumplir con ambos objetivos en simultáneo.

Baenegocios.com


Related posts