Macri anunció el programa «empalme»

El clima era de fiesta y con un cotillón peronista que ninguno de los ministros de Mauricio Macri presente dejó de disfrutar. Nada estaba improvisado. Macri se había preocupado de citar a cada uno de sus ministros a ese convite para celebrar el 1 de mayo. La apuesta no será solo la participación de un acto junto al sindicalismo amigo liderado por Gerónimo “Momo” Venegas, sino directamente a quedarse con el protagonismo completo de este día del trabajador. Cuando Macri ingresó al estadio techado de Ferro ya sabía que el otro acto, el del triunvirato de la CGT había naufragado en medio de demoras, ausencias y falta de músculo. El festejo entonces se multiplicó y de ahí el disfrute evidente de Macri al citar a Juan Perón (reforzando el proceso de peronización que le viven recomendando frente a un PJ que no encuentra la brújula) con vistas a la campaña.

El presidente anunció allí un programa para comenzar a salir de la dependencia de cientos de miles de argentinos de los planes sociales e intentar reconvertirlos en puestos de trabajo real. La ecuación es simple: se entregará el monto del plan a la empresa que contrate a un desocupado beneficiario de ayuda social por un plazo de 24 meses. Si el trabajador es despedido vuelve a cobrar el plan social. En los papeles es simple; pero el gobierno deberá enfrentarse a la industria de piqueteros y organizaciones sociales que, incluso dentro del mismo peronismo, han basado su existencia precisamente en la necesidad de la gente de estar sometidos a ese cheque mensual que entrega el Estado por caminos diversos.

“Todos sabemos que después de la crisis 2001 quedó mucha gente excluida y estuvimos de acuerdo en que el Estado le tendiera una mano. Aquel que recibió un plan, lo pensó en términos de ´por un tiempo hasta que consiga trabajo´. Pero pasaron mucho años y siguen en la misma situación”, dijo Macri. Retomó con eso parte de su discurso de la campaña presidencial.

“Todos los que tengan esos planes puedan entrar a trabajar sin perder el plan y las empresas pueden incluir lo que perciban del plan en su salario y facilita que lo puedan contratar”, siguió.

Luego aportó para la liturgia: “Hay un elemento central que un señor nos dijo hace muchos años: que la estrella polar de un país tiene que ser la productividad y ese señor fue Juan Domingo Perón. Y también dijo que cada argentino tiene que producir al menos lo mismo que consume… ¿Nosotros lo podemos hacer no es cierto? ¡Podemos hacer mucho mas que eso!”. El peronismo que rodeaba en el estadio bramaba “Si podemos, si podemos”, como si se tratara de un acto puro del PRO. Ni los radiccales lo habrían vivado tanto.

Para el kirchnerismo tuvo mensajes que ya había emitido antes: “No va más el país de la ventajita, de la patota, de comportamientos mafiosos… No hay más dueños de la Argentina. La Argentina es de todos los argentinos y no me voy a bancar a ninguno que me quiera pasar por delante, no me voy a bancar ningún mafioso”.

Anoche Jorge Triaca, explicó que si una empresa contrata a un beneficiario de Argentina Trabaja con un sueldo neto de $ 12.000 durante dos años el Estado le pagará a esa firma el monto de ese plan, que hoy equivale a $ 4.030 por mes.

DETALLES

Macri explicó que el objetivo del programa denominado “Empalme” es “que todos aquellos que tengan algún plan puedan entrar a trabajar sin perderlo” y que las empresas puedan incluirlo como componente del salario para facilitar la incorporación de empleados.

Con el nuevo sistema, los beneficiarios de programas como Argentina Trabaja, Ellas Hacen y otros de alcance nacional podrán cobrar el dinero que perciben por esos planes a través de sus nuevos empleadores.

A modo de ejemplo, la cartera laboral que conduce Jorge Triaca indicó que si una empresa contrata a un beneficiario de Argentina Trabaja con un sueldo neto de 12.000 pesos durante dos años el Estado le pagará a esa firma el monto de ese plan, que hoy equivale a 4.030 pesos por mes.

La medida anunciada por el Gobierno beneficiará a más de 400.000 personas que forman parte de programas nacionales de empleo de los Ministerios de Trabajo (el primero en aplicarlo) y Desarrollo Social.

Para ingresar al sistema los empleadores y los nuevos trabajadores deberán adherirse al Programa de Inserción Laboral el Ministerio del Ministerio de Trabajo.

El plan es exclusivo para nuevos empleados o para la regularización de empleados preexistentes respecto del total de los declarados al 31 de diciembre de 2016.

La ayuda económica se mantendrá durante 24 meses y el trabajador podrá mantenerla aunque finalice la relación laboral.

AF

Comparte:

Noticias relacionadas