Mario Hernández asegura que «hay una falta de reconocimiento de lo que aporta la minería»

El presidente de la Cámara Minera de San Juan, Mario Hernández, sostiene que la minería es, verdaderamente, una revolución productiva “que nos tiene que nivelar a todos para arriba, aunque algunos estén tirando para abajo”. Reclama la falta de reconocimiento que hay de lo que hace la actividad minera, tanto desde lo social, económico y ambiental. “Nuestra función es transparentar, es lo mejor que podemos hacer. La transparencia de un solo lado no sirve”, sostuvo.

Hernández participó en el programa radial “Creación Renovable” que se emite todos los sábados de 12 a 14 horas por la CNN Radio San Juan. Llevó su guitarra como invitado al bloque musical y, entre canciones, dijo que “tenemos que reconocer lo que se hace, porque si también vamos a poner el dedo en las cosas negativas, tenemos que reconocer las cosas positivas que hacen las empresas mineras. Esa es la cuestión que a mí me pega mucho, porque la gente no hace el reconocimiento. Pasa en Catamarca también, te encontrás con gente que dice ‘acá la minería no hace nada’, y yo les pregunto: ¿el hospital quién lo hizo? ¿la sede del club quién la hizo? ¿y la mejora en la cancha? Entonces por qué dicen que no se hace nada, por eso no entiendo, me cuesta que la gente no reconozca las cosas que hace la minería”.

El presidente de la CMSJ preguntó si ¿acaso es políticamente incorrecto hacer un reconocimiento que es justo y todo el mundo lo sabe? “Lo que yo pido a toda la gente que habla con nosotros ya sea Cámara Minera, empresa o lo que sea, es que reconozcan que hacemos cosas fundamentales. Si eso no se reconoce, a mí me duele, porque más allá de mi posición minera, soy un jachallero al que le gusta que las cosas que se hagan bien se digan, así como también digo las cosas que se hacen mal?.

– ¿A qué atribuís la falta de reconocimiento?

 -Probablemente la gente crea que la minería está obligada a hacer estas obras y por eso no las comenta o no las reconoce. Pero cuando vas a Jáchal, la radio dice que son obras financiadas por el fideicomiso minero de Lama y Gualcamayo, donde Lama aportaba el 40% y Gualcamayo el 60%. También hemos dicho miles de veces que los fondos fiduciarios son fondos voluntarios destinados a infraestructura. Esto quiere decir que las empresas no están obligadas a aportarlo, no está establecido en ninguna Ley. Esta figura está buena, porque está administrada por las empresas o por las Cámaras y esas reuniones son interesantes, y a veces frustrantes porque uno ve que la obra se mueve bajo la Ley de Obra Pública, cosa que no tendría que ser, porque tiene plazos, demoras y finalmente no cambia nada, porque nunca he visto que se haya pedido redeterminación de precios que se pide cuando las obras se demoran, pero ese es otro tema. Lo más importante es que todas las obras visibles de Jáchal, Iglesia y Calingasta provienen de fondos mineros: la red de agua potable de Jáchal, la planta de residuos urbanos, el hospital, que esperamos se termine pronto porque tiene más anuncio que la despedida de los Chalchaleros. Pero sabemos que es una obra gigantesca, son 15.000 mil m2 cubiertos con una gran infraestructura que incluye casas para los profesionales que se van a ir a vivir a Jáchal. Entonces ¿por qué cuesta tanto reconocer que las empresas hemos hecho un esfuerzo grande? Y esa fue una figura que nace para darle visibilidad a la minería porque en las regalías no la tenía. Es más, el fondo fiduciario está abierto a que el Municipio pueda aportar con fondos adicionales de regalías o de donde sea para esas obras. Y solo pusieron plata Lama y Gualcamayo, nadie más.

En relación con esto se hicieron localmente muchas campañas, pero lo más importante siempre fue el cara a cara. Con quienes nos encontramos la primera vez nos decía, “yo no sabía esto”, o “pero si cuando lo inauguraron ustedes no estaban”. Eso es lo que estoy reclamando, reconocimiento, no solo de la gente sino de las autoridades, porque cuando la obra se termina, sobran los dueños, los genios que la diseñaron y los que la siguieron y los que la ejecutaron. Por eso me deben decir “pato”, porque digo las cosas frontalmente y eso puede resultar simpático o no. Pero reclamo desde la Cámara Minera de San Juan, el reconocimiento de toda la gestión social, ambiental y económica de los proyectos y minas en producción”.

Tras interpretar la canción El Necio, de Silvio Rodríguez, el titular de la entidad dijo que la eligió “porque creo que la minería es una revolución. Y creo que tenemos que vivirla de esa manera, una revolución del fin de la pobreza, de la infraestructura, etc. Esta canción tiene un mensaje muy lindo ‘…será que la necedad parió conmigo ‘y ‘dicen que me arrastrarán por sobre rocas’ y quienes estamos en esto venimos de abajo y la hemos remado mucho. Creo que tenemos que ver esto como un proceso donde hay que hacer muchas cosas bien y yo estoy abierto a las críticas, pero no a la agresión personal. Agradezco a la gente que nos manda mensajes por el trabajo que hacemos, yo no soy un tipo sentado en el piso 20 de una torre de Puerto Madero dando instrucciones, yo soy un geólogo de campo”.

Mario Hernández le dedicó también esa canción “a la gente de un lugar que visité hace poco y que me partió el alma, porque no tienen nada, o tienen muy poco. Ellos tenían un pozo acuífero hecho a mano que estaba en los niveles salinos del acuífero. Fuimos, hicimos un pozo, pusimos una bomba y paneles solares y ahora utilizan esa agua potable. Ese es el modelo que queremos compartir y mostrarle a la gente: el agua es fundamental para la gente, la calidad de agua no se negocia, pero para eso hay que hacer inversiones, como la que hicimos. Nadie reconoce eso, pero esas siete familias que conocimos sí lo reconocen, y eso nos ha pasado cada vez que íbamos a Huaco, Mogna, a la Escuela de Gualcamayo, en esos lugares la gente sí reconoce y es la más sabia que conocí en la vida, entonces esta canción es para ellos también. Es una revolución que nos tiene que nivelar a todos para arriba, aunque algunos estén tirando para abajo”.

“Nosotros bajamos del cerro todos los días, entonces me duele que una persona que no conoce de esto critique más allá del esfuerzo físico, el esfuerzo de la familia, etc. Yo soy un pésimo músico y cantante, pero lo más importante y creo en el mensaje que le llega a la gente. El primer encuentro de la comunidad es con el geólogo y ese encuentro es muy especial, de mucha sensibilidad, donde uno tiene que explicar qué hace ahí, cuales son las intenciones. Es por eso por lo que vengo, hace tiempo, promoviendo que se instale la materia de Geología Social en la carrera de Geología. Uno se encuentra con personas que quieren algo mejor para sus hijos, quieren educación, posibilidades, que sus hijos tengan la posibilidad de superar a sus padres, que no son las mismas posibilidades para las ciudades o las urbes, y la minería puede superar esa asimetría, soy un convencido de eso”, precisó ante los micrófonos de la radio.

Mario Hernández señaló que, en el fondo, la revolución “es para los pobres y los desprotegidos, no es una revolución socialista ni nada parecido, es una revolución productiva verdaderamente. La motivación me la da esa gente, no los que queman oficinas, los agresivos o los que queman cosas, esas personas sí acompañan porque saben que la superación y la mejora es posible y uno ve en esas comunidades los modelos más sostenibles. Nosotros no hacemos cosas que la gente no nos pida, siempre es mejor escuchar para ver cuál es el sueño de cada lugar. Esas son las conversaciones que tenemos con la gente, no tenemos conversaciones si quieren o no la actividad. Ellos quieren vivir ahí, es su lugar en el mundo. Esos son los verdaderos modelos sostenibles, porque no imaginan vivir en otro lugar, ellos quieren vivir ahí”.

Por último, el presidente de la Cámara Minera de San Juan preguntó “a cuánto equivale la aceptación de un lugar como el que describí recién donde viven 30 personas, ¿con respecto a 80 que tiran piedras? Más allá de la mayoría silenciosa que nos dice que sí. Nuestra función es transparentar, es lo mejor que podemos hacer. Pero el modelo de transparencia tiene que ser integral, no puede andar uno transparente y otros con sobretodo de amianto. La transparencia tiene que ser de todos los sectores. Si yo muestro de donde viene el dinero que ponen los inversionistas para explorar y desarrollar un proyecto, exijo saber de dónde provienen los fondos que usan las organizaciones antimineras. La transparencia de un solo lado no sirve”.

Cámara Minera de San Juan

Comparte:

Noticias relacionadas