Mario Hernández: “Una tributación mayor no resuelve los problemas urgentes”

Mario Hernández, Presidente de la Cámara Minera de San Juan, estuvo presente en Creación Renovable, el programa radial de la entidad gremial. En la entrevista analizó el panorama asociado a las retenciones móviles al cobre, destacando la necesidad de poner en marcha nuevos emprendimientos que impliquen un mayor impacto económico y social. También refirió a las tareas realizadas por la Mesa de la Productividad y los cambios en el Gobierno Nacional.

¿En qué consiste la Mesa de la Productividad?

La Mesa de la Productividad es un grupo de trabajo compuesto por la Unión Industrial de San Juan, la Cámara de Exportadores de San Juan, la Cámara Argentina de la Construcción delegación San Juan y obviamente sumada la Cámara Minera de San Juan. Es un grupo de trabajo que busca puntos en común para las cuatro entidades gremiales empresarias en busca de la productividad de nuestra provincia, el desarrollo de San Juan, la generación de trabajo y de valor.

Este grupo de trabajo posee una agenda en común muy importante, muy rica, referida a la interacción con autoridades y representantes a nivel provincial y nacional. A ello le tenemos que sumar un buen representante en la Unión Industrial Argentina, que es con el que cuenta la UISJ en la Mesa Minera Nacional. Desde nuestro lugar hemos tratado de tomar posiciones estratégicas para que se sepa qué es San Juan en términos mineros, en términos de desarrollo, industriales y de construcción.

¿Existe una agenda de trabajo específica de parte de la Mesa de la Productividad para lo que queda del año y para 2023?

Estamos trabajando en muchos temas, pero quizás el más importante corresponde a los indicadores socioeconómicos de las cuatro cámaras que nuclean el 80% del empleo privado que posee San Juan, por lo que es un grupo de trabajo muy significativo. Entendemos que la palanca más poderosa o importante para seguir generando trabajo y desarrollo es la minería, porque esta industria moviliza la construcción, la exportación y al sector industrial. Deseamos contar con esos indicadores para ser un vocero más del sector privado para estimular a la Nación, no solo para que nos conozcan sino que tomen real dimensión de lo que significa la actividad minera para San Juan y para la Argentina.

La Mesa de la Productividad está muy pendiente no solo de la actividad minera, sino en la construcción y desarrollo de nuevos proyectos. Contamos con una agenda también enfocados en que las empresas locales participen en la construcción de Josemaría y los otros proyectos que están en camino. Llevamos a cabo reuniones mensuales y tenemos una gran tarea por delante; quizás la interacción más positiva fue durante el Acuerdo San Juan donde pudimos plasmar las ideas de la Mesa de la Productividad de aquí al 2030, y uno de esos ejes de desarrollo fundamentales es la minería.

La última vez que participaste en el programa Creación Renovable hablábamos de la salida del ex ministro Kulfas y la entrada de Scioli. En este momento, y con la salida de Guzmán y el ingreso de la nueva ministra Batakis, ¿cómo observas este cambio?

Evidentemente debemos que reconocer que tanto Kulfas como Guzmán habían tenido una fuerte interacción con el sector minero, y creo que va suceder lo mismo con Scioli y con la nueva ministra de economía Batakis. En este sentido, creo que vamos a buscar, a través de estas mesas que explicábamos, la interacción y el mejor conocimiento de nuevos funcionarios al desarrollo del país. Más allá de los nombres, considero que se debe identificar lo que debe ser la política nacional en términos a lo que significa la generación de divisas de valores genuinos, de dólares frescos para la economía argentina a través de la producción y exportación minera. Es una cuestión que el gobierno conoce, y que la política nacional comprende lo que significa la minería en términos de ser una industria que genera superávit comercial para el país en su propio rubro.

Considero que, más allá de los nombres, lo importante es entender que desde el sector minero importamos 1 para exportar 10, y esa balanza comercial tan positiva tiene que mantenerse fluida. Lo hemos explicado varias veces y creo que el gobierno nacional lo ha entendido. Creo que es una buena señal, más allá de las mayores restricciones a las importaciones y buscar por otra parte también nivelar el dólar hacia lo que significa un valor real y competitivo para la producción. Recordemos que las exportaciones que produce el país, obviamente dentro del cual está San Juan también, tendrán una liquidación al valor del dólar oficial, convirtiéndose en moneda nacional. Pero también existe un dólar que está elevando los costos: ojalá la política nacional, más allá de los funcionarios, logre equilibrar esos parámetros para que haya más inversiones, más producción y, por lo tanto, nuevas exportaciones.

La minería tiene mucho para dar, pero necesita primero generar mayores niveles de confianza para atraer las inversiones. La definición de retenciones por ahí no ha tenido el mejor matiz que esperábamos, pero es importante tener definiciones y ojalá no seamos sorprendidos por nuevos cambios o tributaciones; esa es un poco la esperanza del sector minero para el país.

En el marco de Historia Compartida, el encuentro mensual de la Cámara Minera de San Juan para periodistas, el asesor financiero Jorge Dávila utilizó la frase “Sumar tiempo no es sumar amor” en relación a las retenciones móviles del cobre propuestas por el gobierno nacional. ¿A qué refería concretamente?

El anuncio del ex ministro Guzmán por videoconferencia en el marco de la feria minera PDAC en Canadá fue para definir un marco que estaba indefinido y surgió esta propuesta de retenciones móviles al cobre en función del precio del metal. En relación a eso a veces se tiene la percepción de que cuando suben los metales se tienen mayores ganancias y un poco lo que explicaba Jorge es que cuando aumentan las materias primas, suben en este caso el cobre, también se incrementan el combustible, el acero y todos los costos. No hay mayor rentabilidad a mayor precio, lo que estamos observando es un nivel inflacionario.

Por lo tanto, no hay que tomar un aumento de los metales como algo que genera mayor rentabilidad; se debe realizar un análisis de mucha sensibilidad, justamente pensando cuál es el valor de tributación total sostenible para asegurar el desarrollo minero de acá a los próximos 30, 50 o 100 años. En este sentido, el periodo de retorno que tiene la inversión con la tributación total actual se va extendiendo, por eso se da esta frase “sumar tiempo no es sumar amor”.

Jorge Dávila refería a no extender tanto el tiempo de repago porque estamos en un mundo muy competitivo: los mismos niveles de inversión que está buscando Argentina lo están buscando otros países que tienen un nivel de tributación total más bajo. No pensemos que las ventajas competitivas le generan una mayor ganancia a las empresas.

En mi caso, en una conferencia en Catamarca, explicaba que el Estado recaudará 5,5 veces más que las ganancias netas de la empresa. Y, en término de salario probable, será 3,5 veces más de lo que la empresa pueda ganar, pero el riesgo es de la empresa. Y en la ponencia Dávila lo observa: en otros países hay mejores márgenes y hay que repensar eso, pero se debe hablar con las autoridades para que observen y entiendan estas cifras.

¿Cómo explicar a nivel nacional que la minería maneja plazos de 30 o 50 años, y no 4 u 8 años que es lo que dura una o dos gestiones de gobierno?

Es preciso informar que una tributación mayor no resuelve los problemas urgentes, por lo que se debe buscar no sacarle una porción más grande al pastel, sino tener muchos pasteles para sacar más porciones.

En términos mineros esto necesita muchos años, a diferencia de cuando uno decide qué sembrar: puedo pensar qué me conviene para cosechar el año próximo, pero en nuestro

caso, la minería tiene periodos de siembra y cosecha mucho más extensos, de 20 o 30 años, y eso marca la diferencia y a los niveles de riesgos. Por lo tanto, la idea es la de avanzar, generando más pasteles para tener más porciones y no le saquemos más porciones al pastel que ya tenemos.

Cámara Minera de San Juan

Comparte:

Noticias relacionadas