Mineras aprovechan fondos extraordinarios para asegurar futuro de operaciones

Las mineras que operan en América Latina gozan de enormes fondos extraordinarios como resultado del aumento de los precios de los metales, el cual se relaciona en parte con las interrupciones provocadas por la pandemia.

Sin embargo, los niveles de gasto en el sector son moderados, ya que la cartera de proyectos de crecimiento se ve afectada por problemas para obtener permisos, mientras que las grandes inversiones que han logrado atravesar la tormenta están a punto de concretarse, señaló el director adjunto para el área corporativa en Latinoamérica de la calificadora Fitch, Joe Bormann.

En este contexto de precios altos y gasto limitado se monitorea a las empresas para garantizar que hagan un buen uso del exceso de fondos en efectivo para mejorar las operaciones y reforzar sus finanzas antes de una inevitable desaceleración, según el analista.

El cobre ha batido récords en 2021, el oro llegó a su punto más alto el año pasado, mientras que el zinc y el mineral de hierro se cotizan en torno a máximos multianuales.

BNamericas: ¿Cuáles son las perspectivas para las empresas mineras en Latinoamérica dados los precios actuales de los metales? ¿uál es la situación con respecto al gasto de capital?

Bormann: Solo desde la perspectiva del flujo de caja, el panorama para los próximos 12 a 24 meses es muy sólido para el sector. No hay muchos proyectos que planeen intensificar sus actividades productivas. Por tanto, los niveles de inversión en capital en general son bastante bajos. La obtención de permisos ha sido muy complicada, por lo que no ha habido muchos megaproyectos en desarrollo.

De los notables que están en ejecución, Minsur pondrá en funcionamiento su mina de cobre Mina Justa [en Perú]. Y luego Nexa Resources terminará su proyecto [polimetálico] Aripuanã en Brasil.

El panorama general es que las empresas o no tienen mucho gasto de capital o los proyectos en los que trabajan están a punto de estar listos. Se prevén ganancias extraordinarias en el flujo de caja para las empresas productoras de mineral de hierro como ValeCSNUsiminas, que permitirán mejorar sus estructuras de capital, en particular para CSN y Usiminas.

Por otro lado, éramos relativamente pesimistas sobre las perspectivas para el zinc hace 18-24 meses.

Ahora, debido a las interrupciones de las actividades mineras, las empresas de zinc han ganado bastante dinero, lo que es una buena oportunidad para que solidifiquen sus estructuras de capital y las mejoren, porque se estaban debilitando. Así que compañías como Volcan y Nexa van a disfrutar este momento y van a pasar de una estructura de capital débil a una moderada o fuerte.

También hay algunas empresas que son únicas, como Industrias Peñoles, que se vio bastante afectada a principios del año pasado y tuvo que cerrar algunas de sus minas de zinc o plata que no eran muy competitivas en términos costos.

Los elevados precios del oro y la plata les permitirán concentrarse realmente en mejorar sus operaciones y sus sitios mineros de manera que los ayuden a reducir sus costos a largo plazo.

Desde el punto de vista del crédito, las cosas están bastante bien, pero vamos a vigilar a las empresas para asegurarnos de que mantengan una gran cantidad de efectivo para realizar mejoras durante la parte superior del ciclo, tanto desde el punto de vista operativo como de la estructura de capital, de modo que cuando se produzca la inevitable desaceleración sean capaces de afrontarla.

No vamos a actualizar muchas empresas. No hacemos eso cuando estamos en la cima del ciclo, a menos que haya una mejora material real en su estructura de capital. Porque sabemos que las proporciones se ven muy mal cuando el oro vuelve a bajar a US$1300/oz, o la plata a US$13-15/oz.

Esos momentos estarán ahí en algún momento en el horizonte, por lo que tenemos muy claro con los emisores que están siendo monitoreados en términos de cómo usan la ganancia extraordinaria que obtendrán durante los próximos 12-24 meses.

BNamericas: ¿Entonces cree que estamos en el punto más alto del ciclo de precios ahora?

Bormann: Sí, es un muy buen momento del ciclo. Tenemos niveles de mineral de hierro y cobre impensables hace un par de años. Definitivamente estamos en un momento muy álgido.

BNamericas: ¿Qué impacto está teniendo el COVID-19 en las mineras?

Bormann: Está teniendo el impacto de mantener los precios elevados, porque las mineras no están optimizando su producción.

Por ejemplo, si usted es una minera peruana, el año pasado estuvo cerrada 10 semanas, lo que básicamente perjudicó los inventarios de concentrado.

Ahora probablemente va a operar al 85%-90% de su capacidad, aunque esté completamente abierta, solo por el hecho de que la pandemia ha afectado a las comunidades donde operan y debido a las luchas en la comunidad, no pueden traer nuevos trabajadores para capacitar.

No tiene su fuerza laboral a la máxima capacidad para ayudarlo a optimizar la producción, por lo que no será una recuperación muy rápida solo por el hecho de que no hay acceso al nivel de empleados que probablemente tenía en el sitio minero hace dos años, que luego está afectando la oferta, lo que a su vez está generando estos precios elevados. De alguna manera, se mantiene el metal en tierra, y el que se saca, se vende a un precio muy atractivo.

BNamericas: Usted señaló que monitorearán a las empresas para asegurarse de que el efectivo se utilice para mejoras operacionales y de estructura de capital. ¿Eso está ocurriendo?

Bormann: Yo diría que en Latinoamérica las empresas tienden a ser propiedad de tal vez una familia o un grupo, y no tienen el grado de presión para distribuir dividendos extraordinarios o ejecutar recompras de acciones tal vez a la manera de sus pares en otros mercados, como en Norteamérica.

Así que habrá empresas como CSN que reducirán su deuda materialmente este año, y otras como Gerdau que construirán saldo de caja. Luego, habrá otras empresas como Peñoles que podrán utilizar los flujos de caja para obtener más mejoras operativas. Realmente no esperamos que la mayoría de las empresas muevan ese dinero extra de manera material.

Algunas que ingresaron al ciclo con balances generales bastante sólidos, como Vale o Grupo México, no tienen muchas razones para acumular efectivo a niveles exorbitantes, por lo que habrá recompras de acciones o dividendos en algunas empresas, pero en general la mayoría de ellas van a aprovechar este momento fuerte para protegerse de debilidades en el futuro.


Related posts