Multinacionales mineras se unen para crear una asociación del litio

Ante la importancia que ha tomado el litio en el futuro de la transición energética global, cinco de las empresas mineras que en conjunto representan más de la mitad de la producción de este mineral en el mundo se aliaron para formar la primera asociación internacional en torno al llamado “oro blanco”.

Las empresas que han unido sus esfuerzos en la Asociación Internacional del Litio (ILiA por sus siglas en inglés) son: SQM (Chile), Ganfeng Lithium (China), AMG (Brasil), Orocobre (Australia) y Pilbara Minerals (Australia).

De las cinco mencionadas, sólo Ganfeng Lithium tiene operaciones en México mediante la sociedad con la inglesa Bacanora Lithium en el desarrollo del yacimiento de Sonora, el más importante del país hasta el momento.

La empresa china se encuentra en el proceso de adquirir a Bacanora, por lo que será la única administradora del yacimiento mexicano; no obstante, por el momento la operación se encuentra a la espera de la aprobación de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

Respecto a la asociación, que tendrá su sede en Londres, Inglaterra, Armando Alatorre Campos, presidente del Colegio de Ingenieros de Minas, Metalurgistas y Geólogos de México, manifestó que es una señal de hacia dónde va la transición energética global, por lo que no hay duda que “este será el siglo del litio”.

De acuerdo con las cinco mineras que se aliaron para impulsar el desarrollo del sector, de las muchas aplicaciones que tienen las baterías de litio, los vehículos eléctricos y las soluciones de almacenamiento de energía son, con diferencia, los sectores más importantes y de mayor crecimiento en el futuro.

Por lo tanto, dijeron, uno de sus objetivos será compartir conocimientos para convertirse en una fuente confiable sobre todo lo relacionado con el mineral.

De acuerdo con un estudio del Banco Mundial, hacia 2050 la demanda de litio en el mundo, así como del grafito y cobalto (elementos clave en la fabricación de baterías eléctricas y la transición energética global) se incrementará 50 por ciento, sobre todo como consecuencia del fuerte crecimiento que tendrán la fabricación y demanda de autos eléctricos.

Jornada.com.mx


Related posts