Nicolás Gadano: «Cada empresa pública tiene que explicar por qué pide más de 1 punto del PBI para 2023»

El exgerente general del Banco Central durante la última etapa del gobierno de Cambiemos es uno de los economistas de la oposición que trabaja en un plan económico para 2023. Propone una revisión exhaustiva de las empresas estatales.

Nicolás Gadano, exgerente general del Banco Central durante la última etapa del gobierno de Cambiemos, es uno de los economistas de la oposición que trabaja en un plan económico para 2023, en su caso, con foco en las empresas públicas. A contramano de un debate público simplista donde se abundan definiciones del estilo de “hay que cerrar Aerolíneas Argentinas”, Gadano plantea que “en ningún caso” hay una definición sobre si hay que cerrarlas o privatizarlas.

Si bien asegura que hay algunas bajo la lupa, que tienen “privilegios totalmente inaceptables” y fuertes ineficiencias, asegura que el camino es que cada una se presente en el Congreso a “dar explicaciones”, sobre todo en un contexto de “crisis fiscal”, y establecer un organismo estatal que esté por encima de todas para regularlas. En Argentina hay 34 empresas públicas que en 2023 requerirán transferencias del Tesoro por 1,1% del PBI, por encima de este año. Aunque asegura que YPF es el caso de “empresa pública modelo”, no considera que el Estado deba adentrarse en otros sectores, como el litio.

Periodista: ¿Qué criterio debería primar para pensar si una empresa debería ser pública?

Nicolás Gadano: Tiene que tener el objetivo lo más claro posible. Va a estar compitiendo probablemente con empresas privadas, entonces tiene que haber una definición de para qué, por qué y qué persigue. Eso no puede ser un slogan como “un modelo de desarrollo” o “empresa de bandera”. Desde lo presupuestario, que tenga objetivos mensurables, para saber cómo gasta la plata el Estado.

P: ¿Cuáles son los criterios para medir los resultados? ¿Es solo la eficiencia o rentabilidad?

N.G.: Hay un tema que ocurre actualmente y es que las empresas públicas están siendo un vehículo inadecuado para la aplicación de un subsidio. Por ejemplo, Enarsa, una energética que recibe miles de millones de pesos, alguno podría hablar del déficit de Enarsa, no digo que no tenga déficit de ineficiencia, pero en realidad el rojo es el resultado de que le subsidia el gas a los consumos hogareños, en muchos casos con un subsidio pro rico. Está todo mezclado, por eso es difícil evaluarlas por su déficit. Deberían dejar de ser un vehículo de transferencia fenomenal a consumidores. Pero yendo al punto, como usan fondos públicos, tienen la obligación de mostrar indicadores de eficiencia, una dotación de personal adecuada y, si tienen déficit, explicarle a la sociedad por qué es, ya sea que van a un lugar donde no van los privados, que justifiquen. Pero no lo explican, aunque tienen la obligación de hacerlo, presentan documentos tarde o documentación muy pobre de dos carillas con el plan de acción.

P: ¿Cómo debería darse esa discusión?

N.G.: En el Congreso, en el marco de la discusión presupuestaria, todos los años, empresa por empresa. Porque en el Presupuesto 2023 hay más de un punto del PBI de transferencias del Tesoro para las empresas públicas, es decir, no es parte del flujo de las empresas. Me gustaría que citen a Aerolíneas Argentinas, a los Ferrocarriles, al Correo Argentino, y que se les pregunte por qué no les alcanza con su propia plata, y qué piensan hacer en el futuro no te digo para ganar, sino para ser equilibradas. Encima las transferencias están en una jurisdicción muy particular, que es algo así como un ministerio virtual, se llama Obligaciones a cargo del Tesoro, que tiene una chequera mayor a otros Ministerios.

P: ¿Una empresa pública debe perseguir ser eficiente y rentable?

N.G.: Yo creo que sí. Un ejemplo, aunque se está deteriorando, pero que gana mucha plata y es una compañía estatal es YPF. Pero además, uno dice, «¿qué hace?». Bueno, fue la que dio el primer paso en el desembarco en Vaca Muerta, donde las privadas veían riesgo en empezar a perforar en un país como Argentina, y ahora lo está por hacer en pozos offshore, que podrían abrir una ventana de producción fenomenal. Es punta de lanza, se maneja profesionalmente, atiende objetivos de política y es rentable. Así deberían ser. Después hay un dilema a debatir por estos días, que es que las empresas que son públicas, como YPF, que en los actos administrativos se determina que tengan cláusulas que buscan que no sean alcanzadas por la normativa general de las empresas públicas, una idea que puede parecer razonable desde la gestión empresarial y le permite competir, pero no contribuye en términos de control y transparencia. Así, YPF tiene las herramientas para competir, pero no sabemos quiénes son sus empleados, como establece la Ley de Transparencia. Estoy seguro que no se sienten alcanzados por la norma de Massa de no sumar empleados, lo cual me parece una pavada, porque las empresas tienen que hacer una buena gestión, y eso implica nombrar gente y pagar salarios acordes al sector para que no se vayan a la competencia privada.

P: ¿En el armado de JxC en 2023 qué están pensando para las empresas públicas?

N.G.: Yo estoy participando en esos equipos, trabajo en eso, y la preocupación existe. Para mejorar las prácticas hay que tener como en Uruguay alguna agencia, organismo o ente descentralizado que fije estándares a todo el portafolio en materia de gobernanza, transparencia, control y difusión de información.

P: Hay dirigentes que plantean públicamente cerrar empresas como Aerolíneas o Télam. ¿Cree que hay alguna puntual que se debería cerrar, privatizar, entregar al sindicato u otra vía?

N.G.: No, en ningún caso diría que tiene que haber ese prejuicio, y para llegar a esas conclusiones hay que trabajar mucho, ver cada caso y cada sector, y eventualmente tomar una decisión y saber que detrás hay una compañía funcionando. Pero por ejemplo, hay dos radios en el conjunto de empresas públicas, por fuera de Radio Nacional que tiene presencia en todo el país. ¿Por qué? En este contexto de crisis fiscal que tiene la Argentina, no hay que asumir que tiene que seguir funcionando. No soy un experto en el mercado de aeronavegación, pero somos muchos los que pensamos que hay que tratar de que haya mayor cantidad de compañías, de vuelos, y no una presencia cuasi monopólica si queremos un país federal, y eso no significa que Aerolíneas no debería estar. Y revisar privilegios inaceptables, como que tripulantes que viajan cobren viáticos cash en dólares, en vuelos que ni bajan del avión, en un contexto de cepo y con un déficit sistémico, aunque ahora lo están bajando. El sector que tengo especialidad que es el energético, ¿qué explica que haya una empresa como Yacimientos Carboníferos Río Turbio, con el peor combustible fósil como es el carbón, que el mundo abandona. En el proceso de reducir el déficit fiscal hay que mirar las empresas públicas, y algunas no deberían estar más, pero no son las grandes esas.

P: ¿Qué se hace con la gente?

N.G.: Es un gran problema y hay que atenderlo con algún esquema. Un caso que conozco, cuando YPF se privatizó en los noventa, totalmente asfixiada ,con 50 mil empleados, con el sindicato metido, lo que se hizo fue tercerizar operaciones, para darle a los empleados la oportunidad de organizarse y tener un contrato durante algún tiempo, u otros armaron cooperativas. Seguramente va a haber que invertir plata durante un tiempo en hacer una transición, pero si estás convencido de que una empresa no tiene futuro, el problema de los empleados no puede ser algo que te detenga, porque si no se acumula el problema y vas creando en la economía nichos de baja productividad, que te tiran la economía para abajo, y así estamos.

P: Hacia adelante, ¿cree que debería conformarse una empresa estatal para un sector estratégico, como el litio?

N.G.: No. El Estado primero tiene que tener como prioridad bajar el déficit, entonces no tiene margen en este momento. Y aparte, porque hay un montón de capital privado, local e internacional que, sometido a reglas y regulaciones adecuadas, y a una macro que se estabilice, puede invertir. No puede ser que Argentina se menosprecie tanto que piense que no puede regular adecuadamente. ¿Si el Estado lo puede regular y hay capital privado por qué vas a crear una empresa estatal? No tiene sentido y tampoco tenés la plata. Encima lo quieren hacer vía YPF, que debería priorizar sus recursos para explorar y perforar más.

https://www.ambito.com/

Comparte:

Noticias relacionadas