Nuevos controles al dólar debutaron con suba del blue y baja en los financieros

Durante el fin de semana y poco antes de que empezara la final de la Copa América, la autoridad monetaria y la Comisión Nacional de Valores habían salido en conjunto con una serie de medidas para atajar a la divisa y desactivar los «desarbitrajes» entre los dos principales bonos utilizados para ese tipo de maniobras: el AL30 y el GD30, tal como le había advertido durante la semana pasada la CNV a las sociedades de Bolsa, según había anticipado BAE Negocios.

El organismo regulador redujo de 3 a 2 días el plazo de permanencia («parking») para la adquisición de dólares mediante el contado con liquidación, pero elevó de 0 a 2 días el período para el canje entre títulos nominados en moneda extranjera. Por otro lado, llevó de 100.000 a 50.000 dólares el monto nominal máximo por semana que pueden operar los inversores en la modalidad prioridad-precio-tiempo («pantalla») con bonos bajo jurisdicción local para hacerse de divisas, restricción que ahora también comenzó a correr para los papeles que tienen ley extranjera.

La medida está apuntada especialmente al Bonar 30 y Global 30, los más utilizados para hacer CCL y MEP, pero que con la intervención del BCRA mediante AL30, abría espacios para los operadores compraran más barato este último y luego vendían en GD30, su par de igual plazo pero que se rige por los tribunales norteamericanos.

Esto había generado que mientras el contado con liquidación medido a partir del AL30 estaba en torno a los 168, en el GD30 estaba por arriba de los $172. «La intervención no viene siendo eficaz ni siquiera para mantener nominalmente el precio del tipo de cambio CCL», evaluó un informe de Buenos Aires Valores (Bavsa) sobre las motivaciones de las nuevas regualciones.

«Este nuevo límite será efectivo en disminuir el volumen de operaciones a través del GD30, lo cual simplemente producirá un desplazamiento hacia otras plazas no reguladas como por ejemplo Ledes (donde creemos que habrá un aumento de volumen hacia adelante) y/o directamente un aumento de volumen en operaciones bilaterales», explicaron respecto a la nueva normativa, en referencia al segmento negociado en el Senebi, donde se concentra un mayor volumen de operaciones y no está alcanzado en la regulación, pero sí influído por las que se realizan vía «pantalla» y que es donde se realizan las intervenciones oficiales.

Lo concreto es que tanto el CCL como el MEP se movieron al alza sólo en la primera hora de la rueda, al llegar a más de $172 y casi $169, respectivamente, para luego comenzar a descender y finalizar el lunes con un retroceso del 0,3% a $166,73 y 0,2% a $166,05, en cada caso. Por el contrario, el blue se encareció $3 a $177.

Por su parte, el Central aprovechó la alta liquidación que aún mantiene el sector agropecuario y un menor volumen de importaciones que en junio para hacerse de USD200 millones.

Baenegocios.com


Related posts