Otro round con el mercado: Economía quiere cerrar enero con $30.000 millones netos

Los detalles de los instrumentos a ofrecer en la segunda y última subasta de instrumentos en pesos de enero serán comunicados el martes por el Ministerio de Economía. En la última operación, se reabrieron dos letras con vencimiento el 31 de marzo, una a descuento y otra atada a la tasa de pases a siete días, y una letra y bono ajustados por CER (inflación). Esa vez los títulos atados a la suba de precios representaron solo el 16,5% del total colocado, a diferencia de las dos últimas operaciones de 2020 que los tuvieron como protagonistas.

Al respecto, las fuentes de Finanzas señalaron que no existe un cambio de estrategia, sino que la composición del financiamiento por tipo de instrumentos se delinea y monitorea de acuerdo a la evolución de distintas variables del mercado. Y aseguraron que, más allá del mix de títulos ofrecidos, el foco siempre se pone en “la sostenibilidad del endeudamiento en moneda nacional”.

En este caso, ninguno de los instrumentos que vencen está atado a la inflación. Se trata de la Ledes S29E1 por la que este viernes el Tesoro deberá abonarle a los tenedores $141.370 millones en concepto de amortización y la Lepase SE291 por $50.359 millones entre capital e intereses. En conjunto, representan el 85,7% de los $223.543 millones de deuda en pesos que expiran en el mes.

Es por eso que será el primer gran desafío del año financiero del año. “Creemos que deberíamos poder renovar la totalidad de los vencimientos” y cerrar el mes con el financiamiento neto obtenido en la licitación del 14 de enero, confiaron a este diario en Hipólito Yrigoyen 250.

En el último bimestre de 2020 Finanzas cumplió con la meta autoimpuesta de conseguir al menos un roll over del 110% de los vencimientos del período en el marco de una serie de gestos del Gobierno hacia el mercado para intentar calmar la corrida contra el dólar. Finalmente, fue del 112%. En todo el año pasado la tasa de renovación fue del 119%, lo que permitió acumular $386.727 millones de fondeo neto del Tesoro en el mercado. Con esos recursos se cubrió el 22% del déficit primario del 6,5% del PBI ($1,7 billón), mientras que el 78% restante provino de la emisión monetaria del Banco Central.

Para 2021, la intención oficial es achicar el rojo al menos hasta el 4,5% del PBI a partir del rebote de la economía y de la eliminación del IFE y el ATP. Además, buscará cubrir un 40% de ese agujero con deuda en pesos, según planteó el propio Guzmán meses atrás, lo que implicaría captar cerca del doble de financiamiento neto en el mercado. En ese camino, enfrentará vencimientos en moneda local por alrededor de $2,2 billones este año.

Es parte del sendero hacia el “ordenamiento de las cuentas públicas” que elabora el ministro de cara al cierre de la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y que se plasmará en las metas del programa plurianual.

“Hay que ir poniendo las cuentas fiscales en orden. Esto significa que la economía o el sendero fiscal tiene que transitar por un corredor relativamente estrecho en el cual se impulsa a la demanda agregada mientras el aumento de la recaudación, que ocurre cuando la actividad económica aumenta, resulta en una reducción del déficit”, dijo el titular del Palacio de Hacienda el viernes durante su visita a Chaco. Y agregó: “También es importante ir reduciendo gradualmente, de una forma consistente, las necesidades de financiamiento del Banco Central al Tesoro. Todo el programa de estabilización macroeconómica plurianual va a tener esos principios en cuenta”.

En principio, el Presupuesto prevé que el 60% del rojo primario de 2021 se cubra con emisión monetaria. Sin embargo, como adelantó BAE Negocios, el Gobierno negocia con bancos multilaterales, como el Banco Mundial, el BID y la CAF, una ampliación del crédito para inversión en obra pública que, de concretarse, permitiría reducir la asistencia del BCRA al 40 o 45%.

Baenegocios.com


Related posts