Plazos fijos: qué tasa de interés ofrece cada banco y qué chances hay de ganarle a la inflación

Desde inicios de junio, el Banco Central le ordenó a las entidades que incrementen la tasa de interés que les ofrecen a los ahorristas en las colocaciones de plazos fijos, como instrumento para incentivar las inversiones en pesos y desalentar la compra de dólares.

En este aspecto, iProfesional relevó la ganancia que está ofreciendo cada banco para captar clientes, y allí surgieron algunas sorpresas.

Cabe recordar que el Banco Central, a través de la Comunicación «A» 7027, elevó el último día hábil de mayo de 70% a 79% de la tasa Leliq la remuneración de los plazos fijos.

«Significa para los ahorristas, sin importar el volumen o razón social, una Tasa Nominal Anual de 30,02% (TNA) y una Tasa Efectiva Anual de 35% (TEA)», informó la autoridad monetaria en un comunicado.

Esta suba en la tasa de interés mínima que paga el sistema financiero a los ahorristas por los plazos fijos, que comenzó a regir a principios de junio, representa un incremento de 3,4 puntos porcentuales respecto a lo que se abonaba hasta el último día hábil de mayo (26,6% anual).

Esta decisión oficial apunta a brindar un mayor incentivo de ahorro en pesos, para transformarse en un mecanismo de «defensa» frente a la inflación registrada, sobre todo por las proyecciones preocupantes de los economistas para el año en curso.

Es que la suba de precios puede llegar a ser en todo el 2020 de 46,3%, según determina el consenso realizado por FocusEconomics, entre unos 40 expertos nacionales y extranjeros. Un nivel que quedaría bastante por encima del actual 30% anual que ha ordenado ahora implementar el Banco Central para los plazos fijos.

Por lo tanto, los economistas estiman que si la inflación muestra una tendencia alcista, también las tasas de interés que ofrecen los bancos para captar depósitos tendrían que volver a subir, para acompañar el porcentaje de suba general de precios.

Otro de los motivos del Gobierno de tratar por darle un mayor atractivo a las colocaciones a plazo, es la ampliación de la brecha cambiaria entre el dólar oficial y el billete informal, que llega nominalmente al 80%.

Este hecho genera un mayor magnetismo de los ahorristas por comprar el permitido límite oficial de u$s200 al mes en bancos casas de cambio.

Es decir, las autoridades están observando que los pocos pesos disponibles para el ahorro que tiene una parte de la clase media, son destinados a la adquisición de moneda extranjera y no a colocaciones en pesos.

Las causas son simples: el dólar solidario (que tiene incluido el 30% de impuesto País) cuesta alrededor de $92, mientras que el blue se vende por encima de los $120 en las cuevas.

Por lo que la diferencia de ahorro en la compra de divisas en la plaza oficial es sustancialmente mayor, que acudir al dólar informal o a adquirir moneda extranjera en la Bolsa de Comercio, con las operaciones de dólar MEP contado con liquidación, cuyo valor es más cercano al blue.

Esto se debe, simplemente, porque se considera que en algún momento el precio va a converger en el más alto ofrecido por el mercado. O sea, en 120 pesos o más.

Banco por Banco: tasa de plazo fijo con sorpresa

A la hora de verificar la tasa de interés puntual que ofrece cada uno de los principales bancos, luego de la última normativa del Banco Central, resulta sorprendente la uniformidad en la oferta hacia sus clientes.

Es que, según propios datos del BCRA, en base a la información de las entidades, absolutamente todos los bancos líderes (los que manejan el mayor volumen de depósitos del sistema) ofrecen uniformemente el mínimo establecido en la reglamentación oficial que empezó a aplicarse en junio.

Es decir, otorgan 30,02%, ni un punto porcentual más, tanto para clientes como para no clientes. Por lo que quedó atrás lo que se evidenciaba en otros momentos del país, en el que los bancos prácticamente se «peleaban» entre sí por brindar algún puntito más para captar los pesos de los ahorristas.

A continuación el listado informado de las tasas de interés ofrecidas por los diez bancos que manejan el mayor volumen de depósitos en Argentina:

Los 10 bancos que manejan mayor volumen de depósitos ofrecen la misma tasa de interés para los plazos fijos

Los 10 bancos que manejan mayor volumen de depósitos ofrecen la misma tasa de interés para los plazos fijos

Y la sorpresa sigue en que ni siquiera los bancos más chicos, que son los que requieren captar pesos por el poco volumen de dinero que manejan por las acotadas carteras de clientes que poseen, brindan una tasa de interés superior a la de los líderes. O sea, también se «plantan» en ofrecer 30,02%.

En este sentido, la gran pregunta que surge es por qué todo el sistema financiero sólo se limitó a «hacer los deberes» y limitarse a brindar la tasa mínima sugerida por el Banco Central para los plazos fijos.

Al respecto, la respuesta la brinda uno de los actores: «Hay mucha liquidez en el mercado por la emisión monetaria. De no haber ese mínimo impuesto por el BCRA, probablemente la tasa de los plazos fijos estaría por debajo», dice a iProfesional Roberto Geretto, Economista Jefe del Banco CMF.

En resumen, con demasiados pesos en los bancos y la actividad económica en el freezer, en este momento a la entidades financieras «no les sirve» captar más billetes nacionales de los que disponen, ya que no tienen a qué clientes volcarlos mediante préstamos.

«Por el lado de los créditos, con la economía parada, no hay demasiada demanda, y la que hay, probablemente, no pueda ser de empresas aptas para recibir créditos dado el contexto que se vive», acota Geretto.

¿Conviene o no? 

Tal como detalló iProfesional, más allá de que los ahorristas están reaccionando de manera positiva a los incentivos de tasa, la pregunta es si conviene o no poner plata en un plazo fijo.

Teniendo en cuenta que la inflación en los próximos 12 meses estará en torno al 49%, la tasa de plazos fijos se quedaría casi 20 puntos por debajo.

Sin embargo, en términos mensuales, la remuneración puede llegar a ser mayor al índice de inflación relevado por el Indec.

En abril, el índice de precios al consumidos marcó 1,5%, con muchos problemas en la medición debido al aislamiento. Contra ese dato, la tasa mensual de 2,5% que paga un plazo fijo sería, a priori, positiva.

Si se mantiene la tendencia de abril, la remuneración mensual de los plazos fijos podría ganarle a la inflación de mayo

Si se mantiene la tendencia de abril, la remuneración mensual de los plazos fijos podría ganarle a la inflación

De todos modos, otras variables juegan en la decisión de constituir o no un plazo fijo. Una de ellas es la devaluación, en un marco de presión sobre la cotización oficial y, a la vez, restricciones cambiarias que entorpecen el acceso a las divisas.

La otra variable es el tiempo que se deben dejar los fondos inmovilizados. Los depósitos tienen un plazo mínimo de 30 días en los que no se puede disponer de capital, por lo que muchas veces, los analistas recomiendan invertir de forma indirecta en ellos.

El peso de las tasas de interés

Para entender más profundamente el significado de la tasa de interés que se paga en los plazos fijosLautaro Moschet, economista de Fundación Libertad y Progreso, indica que «es el instrumento que les permite a los agentes económicos transferir consumo presente en futuro».

«Dada la racionalidad de los mismos, uno espera que al depositar el dinero en un plazo fijo, el retorno eleve la capacidad de compra«, detalla.

La particularidad que hace diferente esto en Argentina, donde la inflación es un «problema agobiante», es que el «consumidor busca resguardarse de la pérdida del poder adquisitivo, esquivándole al peso«, subraya Moschet.

Esto se traduce en una caída de la demanda de dinero, que se vio reflejada en las últimas semanas mediante la suba del precio del dólar libre.

«Por supuesto que esto preocupa al Gobierno y lo llevó a tomar medidas que eviten una mayor depreciación del peso. En consecuencia, actuó endureciendo el cepo cambiario e imponiendo un piso a las tasas de interés de los plazos fijos en pesos del 30%», reflexiona Moschet.

De esta forma, acota que las autoridades intentan «seducir» a los ahorristas para que mantengan su posición en la moneda local.

Ahora bien, teniendo en cuenta que los sondeos de expectativas de inflación rondan el 50%, «parece insuficiente la medida propuesta por el Gobierno».

Sin embargo, restringiendo aún más la compra de dólares, «se crea un callejón sin salida, en el cual la opción del plazo fijo aparece como la alternativa más viable para evitar que la inflación evapore completamente el poder adquisitivo de los ahorros«, concluye a iProfesional Moschet.

Por el cepo cambiario, los plazos fijos en pesos se transforman en uno de los pocos instrumentos para seguir de cerca a la inflación

Por el cepo cambiario, los plazos fijos en pesos se transforman en uno de los pocos instrumentos para seguir de cerca a la inflación

Tasas de interés: cómo se fijan

Para analizar cómo los bancos determinan las tasas de interés a los minoristas, es necesario distinguir las tasas activas, que son aquellas donde las entidades prestan, de las tasas pasivas, que son las que otorgan los bancos para poder fondearse, como el caso de la de plazos fijos.

En esta relación entre oferta demanda de fondos, «es muy importante la determinación del spread entre ambas tasas«, afirma Geretto.

Es que, explica este economista, «las tasas deben remunerar la inflación esperada más un spread«.

Si bien hay momentos en que las tasas activas pasivas pueden estar por debajo de la inflación, «esto no es sustentable a lo largo del tiempo, ya que desincentiva el ahorro y posterior préstamos de los fondos», sentencia Geretto.

En cuanto a las tasas pasivas, que son las que les ofrecen los bancos a los ahorristas para captar el dinero, el factor fundamental que las determina es la oferta de fondeo y las necesidades de cada banco. Así, si una entidad recibe pagos de servicios públicos, va a tener menos necesidades de pesos, por lo que podrá ofrecer una menor tasa de plazo fijo.

En cambio, si un banco está necesitado de liquidez, naturalmente pagará más tasa en sus depósitos.

Por el lado de las tasas activas, son las que los bancos colocan para ofrecer préstamos o colocar el dinero. Cuanto más altas puedan ser las mismas, más encarecerán el crédito a los clientes.

«Naturalmente, existe una interacción entre las tasas activas y pasivas, donde unas influyen sobre otras. Así, si el sector bancario muestra un alto spread entre tasas y desea incrementar su cartera de préstamos, podrá ofrecer mejor tasa para los plazos fijos a efectos de obtener más fondeo y recursos para prestar», resume Geretto.

Al respecto, completa que el riesgo percibido por los distintos inversores «hará que aumenten respectivamente las tasas activas y pasivas, cada una por su lado. A modo de ejemplo, cuando hay desconfianza en el sistema financiero, los bancos tenderán a pagar mejor los depósitos para atraer a los mismos. Por el lado de las tasas activas, si los bancos perciben que un crédito es riesgoso (como los préstamos a sola firma), cargaran una mayor tasa de interés«.

Además, en el spread entre tasas activas y pasivas los encajes son un factor importante.

«Mientras más altos son los encajes, más se amplía el spread entre la tasa activa pasiva de los bancos. Es decir, mientras más fondos tengan que inmovilizar las entidades como encaje, tenderán a ofrecer menos tasas por los plazos fijos y solicitar más por los préstamos», detalla Geretto.

Por su parte, también indica que influye el grado de competencia del sector, ya que cuanto más competitiva sea la industria bancaria, «menos spread entre las tasas pasivas y activas habrá».

Y, finalmente, además pesan los impuestos, ya sean directos e indirectos, como pueden ser los costos administrativos adicionales que tienen los bancos por actuar como agentes de retención de impuestos o fiscalizar determinadas actividades.

«Esto hace que se amplíe el spread de tasas, ya que baja la pasiva y aumenta la activa», concluye Geretto.-

IProfesional.com


Related posts