Por la inflación, el BCRA subió aún más las tasas

La atención estuvo puesta, ayer, más en la cantidad de pesos que en la tasa de interés. El Banco Central resolvió subir levemente el rendimiento de sus letras deuda, en otros 15 puntos básicos, hasta el 25,5% anual. El esfuerzo estuvo concentrado en evitar generar una mayor expansión de pesos en el mercado y renovar casi el total (el 94%) del stock de vencimientos, que era de $476.000 millones (la mitad de todo el dinero que circula en la economía). De este modo, la inyección fue de $42.000 millones. El monto podría ser reabsorbido por el organismo en los próximos días, tanto mediante las colocaciones de pases, como en las intervenciones que hace con ventas de Lebac en el mercado secundario.

El Banco Central sabía, de antemano, que tendría poco margen para hacer concesiones. Según un reporte que la consultora Elypsis acercó ayer a los bancos, la inflación avanza todavía a un ritmo del 2,1% mensual en las últimas cuatro semanas. Las mediciones de alta frecuencia que también lleva adelante PriceStats muestran que la suba de precios no se desacelera y no logra quebrar aún el piso del 2% mensual en el que se sostiene desde febrero.

Las Lebac más cortas, que vencen en junio, ya habían llegado a cotizar el lunes a una tasa de hasta 25,35% anual en el mercado secundario. Pero, ayer, el comité de política monetaria decidió ajustar levemente la tasa hasta el 25,50%. Para el plazo de 63 días, el rendimiento quedó en 25,25%; y para los más largos, (280 días) en 23%. La mesa chica que tomó estas decisiones está integrada por el presidente de la institución, Federico Sturzenegger; el gerente general, Mariano Flores Vidal; el vicepresidente segundo, Demian Reidel; el responsable de la mesa de operaciones, Agustín Collazo; y el gerente de Investigaciones Económicas, Andrés Neumeyer.

El «ala dura» del comité está hoy representada por Sturzenegger y Flores Vidal. Son ellos dos, precisamente, quienes tomaron la decisión de dar un viraje en la política monetaria a partir del 2 de marzo pasado: salir a absorber pesos con fuertes ventas de LEBAC, ante la percepción de que el manejo de la tasa de interés no alcanzaba para mantener en equilibrio el mercado de dinero. Con estas intervenciones, que viene haciendo hasta hoy sostenidamente, el BCRA podría continuar en las próximas jornadas subiendo las tasas y absorbiendo pesos. Tanto Sturzenegger como Flores Vidal están dispuestos a ajustar el rendimiento al nivel más alto que sea necesario para evitar convalidar una mayor expansión de pesos y, con esto, un efecto sobre los precios en el largo plazo. Las últimas cifras conocidas hasta ahora, aportadas por las mediciones privadas, muestran que aún no hay motivos para alertar sobre una significativa caída de la inflación en este mes.

AF

Comparte:

Noticias relacionadas