Qué inversiones seguir de cerca durante la primera quincena de abril

Te acercamos el informe bimensual de PUENTE para conocer los activos que tienen que seguir de cerca los inversores dependiendo de dos tipos de perfil: conservador y agresivo. 

A la hora de construir un portafolio compuesto por activos internacionales se deben considerar múltiples cuestiones. Entre ellas, el ritmo con el que la Reserva Federal de EEUU continuará su ciclo de suba de la tasa de interés –actualmente en un rango de 0,75% y 1%-, en un contexto donde el crecimiento y la inflación se aceleran en el mundo desarrollado, dejando atrás las consecuencias de la crisis financiera de 2008. Ligado a ello, el impacto de las políticas económicas y comerciales que buscará aplicar Donald Trump durante su gestión en el gobierno, que en la última semana sufrió un revés en el Congreso al no poder aprobar la reforma del Obamacare. Asimismo, es relevante tener en cuenta el panorama electoral en Europa y la evolución de las economías emergentes.

Con varios focos de incertidumbre abiertos, aunque con perspectivas positivas hacia adelante, comienza a ser cada vez más significativo pensar en generar una cartera diversificada, donde el peso de cada una de las clases de activo dependerá del perfil del inversor.

Para inversores conservadores ponderamos activos de buena calificación crediticia y baja duración, con exposición a la inflación, teniendo en cuenta una expectativa alcista para los rendimientos de los Bonos del Tesoro norteamericano. En este sentido, proponemos que las carteras contengan un 20% de exposición a los TIPS – Bonos del Tesoro cuyo valor se indexa a la inflación de EEUU- junto con un 40% en bonos corporativos de Grado de Inversión en dólares. En tanto, para inversores con un perfil de riesgo más agresivo, incorporamos un 5% de TIPS y un 5% en los títulos de Grado de Inversión.

A la hora de buscar rendimientos seleccionamos los bonos de Argentina en dólares con duración media, que ofrecen retornos atractivos (entre 5% y 7% anual de acuerdo al tipo de emisor y el vencimiento de los mismos), teniendo en cuenta las perspectivas de cara al futuro y los bajos niveles de apalancamiento a nivel soberano, provincial y corporativo. En el caso de portfolios conservadores asignamos un 20% de la cartera, aumentando a 30% para inversores que busquen mayor exposición en el país. Paralelamente, concedemos una porción de entre 5% y 10%, según el perfil, a bonos de Alto Rendimiento (High Yield) de baja duración, prefiriendo exposición a riesgo crédito por sobre riesgo de tasa, en un contexto de tasas al alza.

En tanto, designamos entre un 5% y un 10% a bonos de Mercados Emergentes en moneda local, con exposición a bonos en pesos mexicanos y real brasileño. En el caso de los bonos en pesos mexicanos buscamos aprovechar los elevados rendimientos en moneda local (del orden del 7% anual) y la posible apreciación de su moneda, que se encuentra subvaluada tras la fuerte depreciación de los últimos meses. En cuanto a Brasil, los títulos ofrecen retornos del 10,2% anual, además de posibles ganancias de capital ante la baja esperado de la tasa Selic, que actualmente se encuentra en 12,25%.

A la hora de seleccionar activos de renta variable elegimos principalmente a las acciones estadounidenses, dadas las expectativas de crecimiento para el país. Favorecemos a las llamadas compañías de valor, beneficiándonos de los elevados dividendos y de la estabilidad de sus ingresos, en aquellos sectores que se verían beneficiados por las políticas del gobierno de Trump.

Entre ellos se encuentran el sector industrial, el financiero y el de tecnología. Asimismo, seleccionamos una pequeña porción a acciones de Japón y Europa, con valuaciones más atractivas. En el último caso, luce adecuado tomar posiciones con cobertura para los inversores más conservadores, teniendo en cuenta los riesgos políticos que podrían afectar al euro. En total, incorporamos un 10% de la cartera a acciones para perfiles que busquen rendimientos más estables, mientras que para inversores con mayor apetito por riesgo asignamos un 40% de los portafolios a esta clase de activos.

Apertura


Related posts