Radiografía a los objetivos de emisiones cero de mineras en Chile

Los miembros del Consejo Internacional de Minería y Metales (ICMM) se comprometieron el martes a alcanzar cero emisiones netas de gases de efecto invernadero de alcance 1 y 2 para 2050 o antes, así como a establecer objetivos para el alcance 3 para fines de 2023.

Según la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU., el alcance 1 se refiere a las emisiones directas de fuentes propias o controladas; el alcance 2 a las emisiones provenientes de la electricidad, el vapor o la calefacción que consume la empresa, mientras que el alcance 3 implica todas las demás emisiones indirectas relacionadas con la cadena de valor.

Entre los integrantes del ICMM se encuentran empresas con activos en Chile. BNamericas revisó sus objetivos y cuánto han rebajado ya.

ANGLO AMERICAN

La compañía con sede en Londres planea ser carbono neutral 10 años antes de la meta establecida por el ICMM.

La minera –que controla el 50,1% de la mina de cobre Los Bronces en la Región Metropolitana; la mina El Soldado, en la Región de Valparaíso, y la cercana fundición Chagres; así como el 44,1% de la mina de cobre Collahuasi, en Tarapacá– trabaja actualmente para abastecerse únicamente de energía limpia en sus operaciones en Brasil, Chile y Perú.

ANTOFAGASTA MINERALS

La minera chilena de cobre ya tenía como meta 2050 para alcanzar la neutralidad de carbono en sus operaciones.

Según el informe de sostenibilidad de la compañía, sus compromisos de cambio climático se están alcanzando rápidamente, ya que a finales de 2020 casi duplicó los recortes de emisiones de CO2 previstos para 2022 en comparación con 2017. La minera planeó una reducción de 300.000t, pero llegó a 580.000t.

Para 2025, Antofagasta tiene como objetivo una rebaja de 30% en las emisiones directas e indirectas en comparación con 2020. Una contribución a eso será la energía renovable para todas las necesidades de electricidad de sus minas antes de fines de 2022.

En los próximos cuatro años, la minera también planea aumentar el uso de agua de mar para procesos productivos a 90% frente al 43% actual.

La compañía posee el 60% de la mina de cobre Los Pelambres en la Región de Coquimbo, así como el 70% del activo de cobre Centinela, el 70% de Antucoya y el 50% de la mina Zaldívar (en la foto), todas ubicadas en la Región de Antofagasta.

El año pasado, Zaldívar se convirtió en la primera mina de Chile en utilizar energía 100% renovable.

BARRICK

Barrick, con sede en Toronto, dueña del otro 50% de Zaldívar, dijo el martes que “tiene una hoja de ruta clara de reducción de emisiones con base científica que apunta a un recorte de 30% para 2030 con respecto a nuestra línea de base de 2018 y cero emisiones netas para 2050, en línea con el objetivo del ICMM».

BHP

El productor australiano de cobre también tenía 2050 como objetivo para lograr las cero emisiones netas para los alcances 1 y 2 en sus operaciones y planea reducir los niveles en al menos un 30% desde el nivel de 2020 para 2030.

Entre 2021 y 2025, la minera se centrará en pasar a la electricidad renovable, así como en realizar estudios de viabilidad para reemplazar el diésel en vehículos ligeros y equipos estacionarios.

«En la segunda fase (2026-2030), la atención se centrará en la aplicación de iniciativas de desplazamiento del diésel en nuestros activos operados, junto con la continuación del cambio a la electricidad renovable», consigna en su sitio web.

En Chile, BHP opera la mina de cobre más grande del mundo, Escondida, así como el activo de cobre Spence, que según el plan de acción de transición climática de la compañía está en camino de utilizar energía 100% renovable a mediados de la década de 2020.

CODELCO

La cuprera chilena se comprometió el año pasado a reducir el 70% de su huella de carbono para 2030 utilizando energía renovable, lo que incluye el reemplazo de los actuales equipos de combustibles fósiles que utiliza en sus minas subterráneas por eléctricos.

La minera también apuesta por el hidrógeno verde como aliado para alcanzar la meta de cero emisiones netas de carbono.

En cuanto al uso de agua, Codelco tiene como objetivo reducir en un 60% el uso de agua continental.

Para 2030, el mayor productor de cobre del mundo también tiene previsto reciclar el 65% de sus residuos industriales, así como el 100% de los neumáticos de sus vehículos mineros.

La compañía también tiene la intención de establecer un nuevo estándar con respecto al manejo de depósitos de relaves, enfocado en un sistema de monitoreo en línea.

FREEPORT-MCMORAN

La empresa con sede en Phoenix, que posee el 51% de la mina de cobre El Abra en la Región de Antofagasta, apunta a reducir las emisiones de carbono en un 15% para 2030 en comparación con 2019.

En sus operaciones en América, la minera evalúa camiones de acarreo diésel-eléctricos para integrarse potencialmente en su hoja de ruta de descarbonización para las minas a cielo abierto.

GLENCORE

La suiza Glencore también planea alcanzar cero emisiones netas en 2050, y apuesta por una reducción del 40% en las emisiones totales para 2035 desde los niveles de 2019.

La firma controla el 100% de la mina de cobre Lomas Bayas, en Antofagasta, y el 44% de Collahuasi.

TECK

Al igual que Antofagasta Minerals, BHP y Glencore, Teck Resources, con sede en Vancouver, planea alcanzar las cero emisiones netas en 2050.

La empresa, que controla el 90% de la mina de cobre Carmen de Andacollo, en la Región de Coquimbo, y el 60% de Quebrada Blanca, en Tarapacá, planea disminuir sus emisiones en un 33% para 2030 frente a 2019.

Se prevé que la demanda de electricidad en sus activos chilenos sea 50% de energía limpia para 2025 y 100% para 2030, según un informe reciente sobre cambio climático.

BNaméricas.com

Comparte:

Noticias relacionadas