Se reúne el Consejo del Salario y los gremios ya presionan por un sueldo mínimo de $ 10.000

Con más de la mitad de las paritarias ya resueltas y otro conjunto de negociaciones salariales encaminadas, el Gobierno formalizó ayer para el próximo 27 de junio la convocatoria al Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM), el órgano tripartito que deberá definir el piso de sueldo para los trabajadores fuera de convenio y que constituye la principal referencia para las remuneraciones en el sector informal de la economía.

La pretensión oficial es que el nuevo piso salarial replique el esquema de 20% consensuado en el primer tramo de las paritarias, pero desde el sindicalismo ya anticiparon que reclamarán un incremento mayor y deslizaron la posibilidad de que se termine acordando llevar el actual sueldo mínimo de $ 8060 a $ 10.000, lo que representa un aumento en torno al 25%.

La convocatoria a las deliberaciones del Consejo del Salario había sido convenida entre el ministro de Trabajo, Jorge Triaca; el coordinador de la Jefatura de Gabinete, Mario Quintana, y la denominada «mesa chica» de la CGT en un encuentro informal realizado a principios de mayo, casi un mes después del primer paro general de la central obrera contra la administración macrista. En esa charla, se acordó efectuar la reunión en la segunda quincena de este mes, debido a que desde mañana y hasta la próxima semana tanto Triaca como los principales referentes de la CGT y varios directivos de cámaras empresarias participarán en Ginebra de la asamblea anual de la OIT.

En ese contexto, la resolución 1/2017 de la cartera laboral publicada ayer en el Boletín Oficial estableció que el órgano tripartito que integran representantes del Ejecutivo, de las centrales gremiales y cámaras empresarias deliberará el martes 27 desde las 16:00 en la sede ministerial de Alem al 600.

 La apuesta de la administración macrista, según deslizaron fuentes oficiales, es intentar trasladar la pauta en torno al 20% acordada en un conjunto de paritarias, como Comercio, construcción, estacioneros y estatales nacionales, al aumento del piso salarial, lo que lo llevaría (en dos o tres tramos) a $ 9672.

Sin embargo, tanto desde la conducción cegetista como desde las dos CTA rechazaron la pretensión oficial e insistieron en la necesidad de que el salario mínimo se acerque lo más posible al valor de la canasta básica para una familia tipo, que en abril se ubicó en $ 14.761.

Mientras en las entidades que encabezan Hugo Yasky y Pablo Micheli ratificaron que esa será la posición que defenderán en el Consejo del salario, voceros de la conducción cegetista advirtieron que su aspiración mínima es que se garantice un piso de $ 10.000. «El sueldo mínimo actual está muy alejado de la realidad. Hay que conseguir por lo menos que se llegue a $ 10.000», indicó un dirigente de la entidad a la vez que recordó que las paritarias que se cerraron en las últimas semanas se ubicaron en torno a un 25%.

Por otra parte, durante las discusiones del Consejo del Salario también se definirá la actualización del monto del seguro de desempleo, fijado el año pasado en $ 3.000. El incremento –se prevé– redondeará un parámetro similar a la suba del haber mínimo.

AF


Related posts