Sólo el 6% de las industrias siguen sin actividad y el sector textil es el más golpeado

El ente estadístico midió que hay «una menor proporción de locales manufactureros sin actividad con relación a mayo», aunque todavía un 54% de ellos «no pudo operar con normalidad». De este último grupo, el 48% lo hizo parcialmente y el 6% restante directamente no tuvo actividad.

Dentro de este 54%, un 39% de los locales declararon que no pudo operar normalmente por no contar con el personal necesario debido a la cuarentena, mientras que para el 29% la causa fue que no tuvieron pedidos.

Según el organismo, las ramas industriales menos afectadas fueron «Alimentos, bebidas y tabaco” (que operó al 78%), “Refinación del petróleo, químicos, productos de caucho y plástico” (que operó al 53%) y “Madera, papel, edición e impresión” (que operó al 50%).

En tanto, el 74% del rubro automotor operó parcialmente, porcentaje que llega al 61,1% en productos de metal, maquinaria y equipo y al 60,8% en minerales no metálicos y metálicas básicas.

En tanto, el sector con una mayor proporción con establecimientos que directamente no pudieron producir es el de textiles, prendas de vestir, cuero y calzado, con el 23,8% de las fábricas en esa situación, es decir, casi un cuarto.

Lo cierto es que este rubro «es el que mostró la mayor proporción de locales que debieron permanecer cerrados total o parcialmente por el aislamiento, ya que, entre los locales que operaron parcialmente o estuvieron sin actividad productiva en este sector, un 53% se encontró en esta situación en junio», precisó el Indec.

En ese sentido, los mayores problemas a los que se enfrentaron las industrias son la menor demanda interna por el aislamiento y las dificultades financieras, dado que el 60% de los encuestados le asignó a estas causas una importancia media-alta.

El sector textil aparece nuevamente como uno de los más golpeados por el aislamiento, ya que más del 80% consideró que la baja de la demanda fue el principal factor que afectó sus negocios.

Por su parte, «la mayoría de los locales manufactureros que manifestaron otro tipo de problemas, tales como escasez de insumos o inconvenientes en la cadena de distribución, les asignaron importancia media-baja«.

Baenegocios.com


Related posts