Inversores guardan su oro en las montañas suizas

Existe un mito popular que asegura que Suiza no dispone de un ejército propio. Dejando a un lado las muchas peculiaridades de su milicia, el lector que crea en dicha leyenda se llevará una sorpresa al saber que el país neutral por antonomasia posee una intrincada red de miles de pequeñas fortificaciones militares conectadas entre sí por galerías subterráneas. Desplegado a lo largo de sus fronteras, este mecanismo de defensa comenzó a levantarse durante la Segunda Guerra Mundial con el fin de disuadir a las potencias extranjeras ante posibles invasiones. Laberintos de…

Read More