Tras repunte de 50%, Southern ve perspectiva positiva para cobre

El cobre se ha recuperado en la pandemia, a pesar de que la demanda se contrajo más que la oferta. Esos fundamentos mejorarán a medida que la demanda asiática se recupere y las tensiones laborales amenacen las minas, según una importante productora.

Southern Copper Corp. estima que la demanda se reducirá en alrededor de 700.000 toneladas este año, mientras que la oferta se contraerá en aproximadamente la mitad de esa cantidad, dijo su director financiero Raúl Jacob en una llamada de ganancias. Las inyecciones de liquidez en todo el mundo, mientras las autoridades buscan amortiguar el golpe económico de los confinamientos, han enviado dinero de los inversores a los mercados de materias primas. Los futuros de cobre alcanzaron un máximo de dos años la semana pasada, después de subir alrededor de 50% desde un mínimo de finales de marzo.

Durante el próximo año, la demanda probablemente se recuperará de la mano de la recuperación económica en las naciones asiáticas, mientras que las conversaciones salariales en las minas que representan la mitad de la oferta en Chile aumentan el riesgo de interrupciones, asegura Jacob. Freeport-McMoRan Inc. agregó su peso a las proyecciones de que el cobre estará ajustado durante el próximo año, y un alto ejecutivo ha predicho que el mercado de minerales extraídos conocidos como concentrados permanecerá en déficit.

“Los precios del cobre parecen estar impulsados por dos factores importantes: expectativas de menor oferta proveniente de Chile –un gran productor– debido a las negociaciones laborales, y un aumento en la demanda de China y otras economías asiáticas en un escenario de recuperación económica”, afirma.

La compañía con sede en Lima está respaldando sus palabras con dinero en términos de perspectivas alcistas del metal, apuntando a inversiones que elevarían su capacidad anual a 1,8 millones de toneladas para 2028. Ese ascenso la vería desafiar a Codelco, con sede en Santiago, como el mayor productor del mundo.

Southern Copper se muestra optimista de finalmente obtener una licencia social para desarrollar el proyecto gigante Tía María en Perú, y está comprando terrenos en Baja California, México, con miras a desarrollar el depósito El Arco.

Las minas de la compañía han vuelto al 96% de su capacidad después de sufrir interrupciones por la pandemia. En México, el 97% de su fuerza laboral ya está trabajando. En Perú, la dotación de personal se encuentra en el 67% de los niveles previos al covid y se espera que vuelva a la normalidad en las próximas semanas, dice Jacob.

Bloomberg – Infobae


Related posts