Trump quiere blindar las tecnológicas y evalúa aranceles a productos chinos

Luego de decidir gravar las importaciones de acero y aluminio, el gobierno del presidente Donald Trump estudia imponer aranceles por u$s 60.000 millones a importaciones chinas y apuntará a los sectores de tecnología y telecomunicaciones.             

Según fuentes de la Casa Blanca consultadas por Reuters, los aranceles podrían anunciarse “en un futuro muy próximo” y, si bien a priori están orientados a la tecnología y la propiedad intelectual, podrían ser mucho más amplios y la lista eventualmente podría llegar a 100 productos.

La Casa Blanca no quiso comentar el tamaño o el momento de cualquier medida, pero trascendió que apunta a las empresas chinas de alta tecnología para castigarlas por obligar a las compañías estadounidenses a entregar secretos a cambio de que se les permita operar en el país.

China tiene un superávit comercial de u$s 375.000 millones con Estados Unidos y cuando el principal asesor económico del presidente Xi Xinping visitó Washington, recientemente, el gobierno lo presionó para que busque una manera de reducir la diferencia.

Trump llegó a la presidencia con una agenda proteccionista y su primera medida como presidente fue sacar a Estados Unidos del pacto comercial de 11 naciones del Pacífico conocido como  Asociación Transpacífico de Cooperación Económica (TPP).

El gobierno inició además conversaciones para renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y recientemente impuso aranceles a las importaciones de acero y aluminio.

Si bien los aranceles a los metales son considerados relativamente insignificantes en términos de importaciones y exportaciones, medidas dirigidas directamente contra China suponen el riesgo de una respuesta directa y dura por parte de Pekín.

Cronista


Related posts