Una estrategia para cubrirse y administrar el riesgo

La historia de los mercados financieros muestra que los eventos extremos no se pueden predecir, es decir, las grandes caídas de los distintos activos son difíciles de anticipar aunque el impacto en las carteras termina siendo significativo. En el armado de portafolios profesionales y en el ámbito de los negocios, el riesgo es la variable fundamental a administrar a la hora de elaborar estrategias de inversión que buscan alcanzar retornos esperados futuros.

Para eso es que las distintas plazas bursátiles desarrollaron activos financieros para permitirles a los inversores manejar los riegos y alcanzar retornos futuros mediante la compra o venta de derivados financieros o contratos de futuros.

Estos permiten fijar la compra (o venta) de una cantidad de activos subyacentes hoy a un determinado precio futuro y la concertación del contrato será al plazo del vencimiento del mismo. Muchos inversores tienden a utilizar este tipo de activos de manera especulativa aunque también están aquellos que se acercan a los contratos de futuros como herramienta de cobertura y que les permite hoy, fijar un precio futuro y de esa manera eliminar (o reducir) el riesgo de posibles variaciones de precios sobre el activo financiero subyacente.

En el ámbito local, se puede, mediante Rofex, operar contratos de futuros de materias primas, tipo de cambio, Lebacs, Merval, entre otros.

 Por ejemplo,con el desarrollo del contrato sobre Soja Chicago, ROFEX pone a disposición de inversores y participantes de la cadena comercial de la soja la posibilidad de negociar a nivel local un benchmark internacional para el precio de la soja. Este contrato brinda a los productores una herramienta adicional de cobertura, que es operada, negociada, liquidada y compensada en la Argentina.

De esta forma, el productor puede utilizar este activo como herramienta de cobertura para fijar un precio hoy a un periodo futuro y evitar sufrir las variaciones de precios, comprando la cantidad de contratos para cubrir el riesgo de variación de precios de la soja en la totalidad o parte de su producción. Si bien la soja puede cotizar al vencimiento por encima del precio fijado hoy, el resultado de dicha especulación es hoy incierta y justamente lo que busca el productor es reducir dicha incertidumbre. Para aquel que busque únicamente especular con la suba (o caída) del precio de la soja, podrá también comprar (o vender) contratos de futuros de soja esperando que el mismo cierre en el futuro por encima (o por debajo) del precio pactado en el contrato hoy.

Para operar los contratos de futuros de Rofex se debe hacer mediante un intermediario habilitado por Rofex y se necesita de contar con recursos financieros para hacer frente a la garantía y a las variaciones diarias, es decir, se entrega activos financieros aceptados por el mercado como garantía para asegurar el cumplimiento de la operación. Con la cancelación del contrato mediante el vencimiento o arbitraje del mismo, la garantía finalmente se devuelve. Luego, día a día se van compensando las variaciones diarias de los precios del subyacente.

El inversor en acciones también podrá utilizar contratos de futuros de Merval y el mismo permite replicar la cartera del índice a bajo costo, cubrir el portafolio del inversor ante la caída de los precios de las acciones a través de la venta de futuros y especular a la baja en el mercado accionario.

Aquellos inversores que busquen una cobertura ante movimientos en el tipo de cambio pueden acceder a la compra de contratos futuros de dólar utilizando como referencia el Tipo de Cambio calculado y publicado diariamente por el BCRA, conforme a lo dispuesto por la Comunicación ‘A‘ 3500 del 01/03/02, del día de vencimiento del contrato. Rofex también ofrece contratos de futuros sobre el precio del euro.

Otras materias primas que se pueden operar mediante los futuro de Rofex para ser utilizado como cobertura o a modo especulativo son el oro, Maiz, Trigo y Petróleo.

Desde el 17 de mayo pasado se comenzó a operar en Rofex el futuro de Lebac, permitiendo negociar la tasa futura que se espera para la Lebac en los distintos vencimientos mensuales. Como todo futuro, se podrán abrir y cerrar los contratos en cualquier momento o bien, mantener el mismo hasta su vencimiento. El comprador de un futuro de Lebac adquiere el compromiso de recibir, al vencimiento del contrato de futuros, Lebac con un plazo restante a vencimiento de uno, dos y tres meses ( según el futuro operado sea sobre una letra a uno, dos o tres meses), a un precio cierto. De esta manera, se asegura la colocación de fondos a partir de la fecha de liquidación del contrato de futuros por un plazo igual a la maturity de la Lebac recibida mediante la cancelación del futuro

Marcelo Comisso, Gerente de Investigación y Desarrollo de Mercados de Rofex remarca que la evolución del volumen promedio diario operado en futuros sobre índice Merval, hoy estamos en torno a 1.300 contratos por día, lo que equivale a unos $30 millones.

«El potencial para este producto es muy alto, que se corrobora por la tendencia de crecimiento que viene exhibiendo, también por su creciente utilización en la industria de fondos (ya hay varios importantes operándolo)».

Creemos que todavía hay mucho potencial que puede venir de la mano del crecimiento del mercado de capitales local.

Finalmente, haciendo referencia a los futuros de Lebac, Comisso agrega «como se trata de un producto de lanzamiento reciente y estamos en plena etapa de difusión y de contacto con los potenciales participantes todavía la operatoria es muy incipiente».

Cronista

Comparte:

Noticias relacionadas