Una industria diversificada por la promoción y la minería

La industria surgida en San Juan a partir del agro y la explotación de minerales, experimentó un gran desarrollo y diversificación durante las últimas décadas, a partir del régimen de Promoción Industrial y luego, con la llegada de la nueva minería metalífera.

En San Juan, la segunda provincia vitivinícola del país, donde la cadena olivícola cobra gran importancia, existen en la actualidad unas 600 industrias, entre las de mayor envergadura y pequeños establecimientos, que generan alrededor de la mitad del valor agregado provincial. Estos sectores productores de bienes, demandan también alrededor del 50% del empleo privado formal, una proporción elevada si se la compara con la del resto del país.

En cuanto a la generación de mano de obra, se destaca la “Industria Manufacturera” que incluye la extracción y procesamiento de metales con alta concentración de oro y plata, que se exportan al exterior para su refinación. Siguen en importancia el comercio, la construcción en materia de ocupación privada formal y el sector agropecuario con el 10% de los puestos formales privados.

Según datos de cámaras empresariales, estas 600 industrias generan unos 16.000 puestos de trabajo registrado, cifra similar a la del comercio sanjuanino. Estas dos actividades, son las que mayor empleo privado generan, en nuestra provincia, por encima de la construcción y el agro.

Pero el perfil industrial sanjuanino, hoy es absolutamente variado ya que además del polo vinculado a la minería, existe otros rubros que sobresalen como el textil, uno de los más fuertes en la generación de empleo, junto a las industrias de alimentos, química, plásticos, textiles, aguas y bebidas y calzados, entre otras.

Esa diversificación que provocó la Promoción Industrial en San Juan fue sostenida e incrementada cuando apareció la minería metalífera.

Se estima que entre 80 y 90 empresas de aquellas que llegaron a radicarse en San Juan, en los años 80 atraídas por los beneficios impositivos del régimen promocional, aún siguen produciendo en nuestra provincia. Uno de los casos más conocidos, es la fábrica de galletitas de Albardón que durmió largos tras la quiebra de Sasetru, pero la recuperación de sus beneficios, permitió su funcionamiento hasta el día de la fecha.

De hecho, los industriales precisan que hoy la mitad del empleo industrial, que en SJ es una cifra elevada a nivel país, lo explica la promoción industrial. Otro caso es el de la fábrica de autopartes Taranto, la única en su rubro que sigue en SJ, a diferencia de otras firmas como TCA (mazos de cables) y Aros Daneri que cesaron su actividad en la provincia.

Desde el inicio de la pandemia, las industrias sanjuaninas tuvieron un nivel de supervivencia por encima a otras regiones de Argentina, lo cual se explica con un menor lapso de tiempo cerrado que las empresas locales tuvieron que atravesar.

Ante las medidas sanitarias, muchos sectores de la industria sanjuanina, pudieron permanecer activos, como textiles, químicos, entre otros. Si bien la industria no pudo evitar verse resentida, el nivel de demanda y el grado de apertura permitieron sobrevivir mejor que en otras partes.

Diario El Zonda


Related posts